El mito del ciudadano

0
Diario Español de la República Constitucional

Una de los mitos más engañosos de la revolución francesa es el del ciudadano. Lo sustantivo es el hombre libre y la ciudadanía es adjetiva. Si no hay hombres libres, con libertad política, ser ciudadano es una ficción. En la Unión Soviética por ejemplo todos eran ciudadanos pero no había hombres libres. La revolución hizo en cambio suyo el mítico ciudadano de Rousseau, una mezcolanza del polités (ciudadano) de las pequeñas ciudades griegas de la antigüedad clásica, y el creyente de la Iglesia calvinista -de la comunidad calvinista-, de su Ginebra natal, y la ciudadanía pasó a ser lo sustantivo en lugar de la libertad política.   En Grecia la ciudadanía era un derecho de la minoría de hombres libres que podían participar en la formación de la voluntad y la razón común de la ciudad, en los asuntos públicos, como electores y candidatos a las diversas magistraturas. El creyente calvinista era el miembro de una comunidad religiosa –las Iglesias cristianas son comunidades- en la que participaba por razón de fe, y en este sentido desinteresadamente y en conciencia, no por razón de intereses. El citoyen inventado por la revolución francesa anteponía desinteresadamente los intereses públicos de la Nación Política, concebida como una comunidad emocional, a los privados.   Esta forma de la nación, inventada por la revolución, sustituía a la Nación Histórica como un fetiche en torno al cual giraba todo y se agrupaban con fervor religioso los ciudadanos: el nacionalismo. La Nación Política, una creación de las oligarquías, sustituía así al monarca como titular de la soberanía. El soberano era ahora el pueblo como una masa de creyentes laicos –la voluntad general- dirigida por los oligarcas, que se organizaron en seguida en partidos. Fue la primera forma del consenso político oligárquico legitimado por los votos de los ciudadanos.   Esto ha creado un peligrosa mentalidad, que concibe la participación en las votaciones a la vez como un derecho, como en el caso griego, y como una obligación en conciencia, igual que en las iglesias. En Europa, la gente piensa que votar es una obligación moral como contrapartida del derecho a participar. Desmitificando: el ciudadano, agradecido a la oligarquía, se cree en el deber de votar para que aquella siga haciendo su juego. Así se vota, aunque no se sepa ni qué votar, ni porqué votar ni para qué votar ni a quien votar. Basta la formalidad de votar para tranquilizar la conciencia ciudadana, como si lo sustantivo fuese el ejercicio de la ciudadanía, y no la expresión de su libertad previa a cualquier organización política de la convivencia. La ciudadanía es solo el corolario de la libertad política. El hombre libre es lo sustantivo; el ciudadano es adjetivo. Cuando vota, el hombre  libre lo hace como un ejercicio de razón, una de cuyas opciones legítimas es la libertad de abstenerse. Abstenerse es una obligación en conciencia cuando no se tiene a quien votar o no se sabe qué votar.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios