Diversiones imitativas

0

(Foto: El Mundo) Es fenómeno universal. Los ricos de tradición no se divierten, vierten sus vidas en permanentes distracciones. Luchan, con imaginación cotidiana, contra el aburrimiento de hacer siempre lo mismo, sufrido por los pobres y los burgueses. Los ricos aristócratas ingleses inventaron todo lo distraído. Juegos, deportes, viajes turísticos a pueblos mediterráneos, caza del zorro, safaris en países exóticos, pesca de altura de lo pescado, y cualquier tipo de aventuras insólitas. Fueron emulados por el mundo snob y por los políticos de medio pelo que se ufanan y disfrutan de la lujosa riqueza de los palacios estatales como si fuera suya.   Quien imita admira y somete su inconsciente a lo admirado. Asumir odios ajenos es signo de servidumbre voluntaria. Pero aún más servilismo delata la admiración de la escasez a las extravagantes diversiones de la riqueza. Aquella servidumbre está limitada y controlada por la conciencia de su causa personal, este inconsciente servilismo a la clase social superior carece de limitaciones. Desde el punto de vista de la psicología individual, las corrupciones personales de los altos cargos del PP son menos explicables, o al menos tienen menos fundamento social, que las de los ocupantes de altas plazas estatales, adscritos al PSOE.   El safari del Sr. Bárcenas no tiene la trascendencia política de las cacerías de guarros del ministro de Justicia Bermejo, junto con un garzón y una fiscal, ni la de la pesca de un pez espada en aguas africanas por el Jefe de los servicios secretos, Alberto Saiz. El safari lo pagó una empresa del corruptor Correa. Pero si, como dice el Sr. Saiz, él pago su diversión pesquera, el trucaje de su cara en la foto demostraría que algo más grave quería ocultar. ¿Una investigación en Senegal? Eso no lo hace el jefe del Centro Nacional de Inteligencia. ¿Una frivolidad incompatible con la necesaria discreción del cargo? Es posible. Sería una irresponsabilidad susceptible de levantar algo más que indignación en sus subordinados, y comprometer la seguridad de sus funciones secretas. Tanto Bárcenas como Saiz deben ser destituidos, y no tanto a causa de su corrupción, probable pero no segura, como por el peligroso servilismo de sus di-versiones, reveladoras de una subordinación inconsciente, y en consecuencia ilimitada, al capital cuyas modas imitan.

0 0 voto
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Suscripción
Notificar si
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios