Consideraciones sobre la reforma laboral

1
Diario Español de la República Constitucional

Antes de abordar la reforma laboral en profundidad habría que hacer una consideración previa de carácter muy general. En España, por los motivos que sean, parece que el trabajo es un derecho. Yo creo que todo el mundo tiene derecho a trabajar y a prosperar pero, desde un punto de vista puramente económico, hay que dejar muy claro que la demanda de trabajo es una demanda derivada. Esto quiere decir que quien demanda trabajo es quien necesita los servicios laborales, es decir, la empresa.

En cambio quienes ofrecen trabajo son aquellas personas que tienen unas capacidades productivas que, puesto a contribución con el trabajo de otros, logran formar un producto, un servicio que se pone a disposición de la empresa a través de los mercados o de cualquier tipo de provisión que se establezca. Ofrece trabajo el trabajador y demanda trabajo la empresa. La empresa demanda trabajo porque lo necesita para generar los bienes y servicios que vende a sus clientes.

Desde un punto de vista económico púramente teórico, insisto, resulta entonces que quienes tienen necesidad de trabajo son las unidades de producción, son los interesados en disponer de forma abundante de bienes y servicios laborales adecuados al tipo de servicio que prestan. En un contexto de crisis generalizada, falta de competitividad, etc. si las empresas marchan mal van a tener poca necesidad de trabajadores. Esto hace que, si sobreabunda la oferta, hay una desproporción a la que llamamos desempleo. En estas condiciones poner barreras de entrada y/o salida en el mercado de trabajo dificulta enormemente la gestión, la flexibilidad y capacidad de adaptación de las empresas a entornos como el actual, que son tremendamente difíciles.

Evidentemente desde el punto de vista de la persona que se ve abocada al desempleo es preferible que le paguen 45 días que 20 pero, si poner estos 45 días supone una barrera de salida muy importante para las empresas, éstas -a la hora de planificar la contratación- van a tratar de externalizr servicios, eventualmente dejar de contratar, o buscar fórmulas que con bonificaciones le permitan navegar por el proceloso mar del mercado de trabajo en España.

(…) Sin embargo hay que hacer una matización. La demanda de trabajo es una demanda derivada, sí, pero esto no quiere decir que no deba haber una representación de los trabajadores. El trabajador no tiene la misma capcidad de negociación ni dispone de la misma información que la empresa. Es muy conveniente que los trabajadores se asocien para defender sus intereses dentro de la empresa y, eventualmente, dentro de un mismo sector.

Marx decía que el gran economísta de todos los tiempos -claro, de los tiempos que el vivió- era David Ricardo cuando dijo aquello de que “los trabajadores son igual que los sombreros” desde el punto de vista de la economía. Evidentemente no es lo mismo. No se pueden poner al mismo nivel. Digo esto porque los economistas más liberales piden que se negocie el precio del trabajo igual que se negocia el precio de cualquier otra cosa y eso es absurdo. Es importante dejarlo claro.

Tiene que haber sindicatos. Ahora bien: libres, pagados por sí mismos y que defiendan los derechos de los trabajadores teniendo en cuenta que una empresa es una sociedad humana y que los primeros interesados en que funcione adecuadamente son los propios trabajadores.

(…) [n.d.r.: La reforma laboral] es una oportunidad perdida ya que no se ha ido hacia una simplificación clara y drástica del mercado de trabajo: un contrato laboral único indefinido, una indemnización como en el resto de países europeos e ir ordenando el fragmentado mercado interno de este país. Se ha perdido la oportunidad de sentar las bases de un mercado de trabajo moderno y armónico con su entorno.

Intervención de Don Félix Fernado Gómez en Libertad Constituyente a 13 de febrero de 2012

Creative Commons License

Este trabajo de Felix Fernando Munoz está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
1 Comentario
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Pedro Javier

Estimado Felix:

Su articulo, aunque bien definido en su entorno socio-economico, no deja de ser un tanto desigual en su trato, respecto a la diferencia de enfoques, de una parte por el empresariado y otra para las clases más desigualmente afectada; los trabajadores.

No trato de hacer demagogia al respecto, ni ocultar mis preferencias sociales sobre la filosofia marxista – comprobará Vd. la sinceridad de mis intenciones -, pero no hay duda en ltodos los precedentes sociales, que el capital aprovecha este tipo de situaciones, cada vez más ciclícas y continuas, para ir menguando y reduciendo las ventajas sociales de los más desfavorecidos.

Insisto una vez más en no hacer una proclama clásica del pasticha que alardean los falsos partidos de la llamada izquierda, pero ante la clarividencia de su articulo, he de decirle, en contraposición, que quizá en una verdadera Democracia, un Presidente elegido directa y democráticamente por los electores, que haya prometido no instalar el despido libre en su programa electoral, dudo mucho, y hasta podría afirmar, de no cumplir sus promesas, directamente debería dimitir y dar cuentas a sus electores.

En otro orden de cosas, quizá una salida justa a la crisis, no estaria, como se tanto se empeñan este Gobierno y el anterior, en disminuir las ventajas sociales e incidir en reducir los presupuestos públicos. Quizá el error está en la fuerte dependencia del Banco Central Europeo, con las condiciones draconianas que nos impusieron con los tratados de Maastrich, y no poder tener la independencia de contar con nuestro propio Banco Central para en un momento dado devaluar nuestra moneda para aumentar las exportaciones, y en caso extremo hasta poder decidir si a España interesa estar dentro de la influencia del euro, aún siendo costosa esta opción, bien podría ser una solución más benigna que la injusta Reforma Laboral y Fiscal que se avecina.

Reciba un cordial y repúblico saludo.