Grecia pone en evidencia a la clase política

4
Antonio García-Trevijano
Antonio García-Trevijano

Lo que ha sucedido en Grecia es de extrema gravedad. Se ha producido una novedad que confirma la teoría política que vengo defendiendo en España desde hace 30 años y que en Estados Unidos defendió mediante la teoría de las tres ces: coordinacion, coherencia y conspiración. Esta teoría demuestra la existencia de una clase política -no son palabras retóricas para criticar a los partidos políticos- sino una verdadera clase política con unión de intereses y solidaridad entre sus miembros. Una clase más fuerte que la clase obrera, la clase burguesa y la clase financiera.

Hoy la existencia de la clase política se puede demostrar científicamente. La prueba palpable acaba de proporcionárnosla Grecia: nada menos que el 25 por ciento de los diputados griegos votaron en contra de las medidas de la troika financiera europea para conceder la segunda parte del rescate económico. En Grecia ha habido coordinación, coherencia y conspiración de la cúpula de los partidos políticos para expulsar a los diputados que no obedecían la disciplina de voto.

¿Por qué conspiración? La teoría de las tres ces sirvió para negar que en EEUU existiese una clase política tal y como existía en Europa, con intereses de clase superiores al interés de cada partido. La palabra conspiración era muy fuerte para utilizarla en EEUU pero no en Europa. Además esta teoría sirvió para que prosperara la tesis de Robert Dahl donde, en lugar de hablar de oligarquía, hablaba de poliarquía. Maravillosa palabra que en seguida hizo suya la socialdemocracia europea para afirmar que en Europa no había oligarquía y defender lo que para ellos era la nueva forma de la democracia: una con multitud de centros de poder. Falso. Era mentira.

Grecia ha probado que existe una conspiración total de la clase política. Sin embargo no ha sido la clase política la que ha incorporado a la clase financiera sino al revés. La conspiración se ha producido por la aspiración de la clase financiera, que ha aspirado como si fuese basura a toda la clase política y la ha incorporado dentro de sí misma. Hoy no hay más que una clase de intereses: la clase financiera que ha asumido dentro de ella a la clase política y la clase sindical. Esto además dota de un nuevo sentido a la palabra conspiración y la devuelve a sus orígenes, porque la palabra conspirar viene del verbo respirar, que significa respirar y soplar: conspirar significa “respirar juntos”.

En el diccionario español la conspiración es “la unión de muchos, generalmente en secreto, para revelarse contra el soberano”. Como ellos creen que el soberano, en las democracias europeas, es el pueblo -cosa que no es verdad- en Grecia estamos asistiendo a una conspiración verdadera. La conspiración de la clase política integrada dentro de la clase financiera contra el pueblo.

Intervención de Don Antonio García-Trevijano Forte en Libertad Constituyente a 13 de febrero de 2012

Creative Commons License

Este trabajo de Antonio García-Trevijano está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
4 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
J.Martin (J.Sánchez)

Buen artículo, Sr. Trevijano, nada que añadir. Decirle que soy seguidor de su página desde hace dos días, aunque le sigo desde hace meses, espero que con mis visitas, consiga un buen patrocinador.

Reciba un cordial saludo.

Jay

Estimado Sr García-Trevijano

Un artículo muy interesante que como es costumbre en Vd, analiza los acontecimientos políticos hasta el fondo del asunto. Es muy de agradecer leer sus artículos y comentarios (y los este diario en general), dado el carácter tendencioso de la prensa en España. Además, me ha resultado muy curiosa su referencia a Meisel (las tres c’s) pues me encuentro leyendo precisamente el libro de este autor: El mito de la clase dirigente: Gaetano Mosca y la élite.

Un punto (incidental al fondo de su artículo) al que pongo una objeción es cuando dice que:

…“Como ellos creen [la clase financiera, política y sindical] que el soberano, en las democracias europeas, es el pueblo -cosa que no es verdad-“….

Pues a la afirmación de que el pueblo – a pesar de las afirmaciones de los medios y de los políticos, etc- no posee la soberanía, se podría malinterpretar que sugiere que el pueblo DEBERIA tenerla. Aunque me parece que esta afirmación no es su intención (que el pueblo debería ser soberano), le agradecería si pudiera aclararme la postura del MCRC al respecto, (punto que a veces encuentro explícitamente en algunos otros artículos o comentarios de este diario). Y es que entiendo que el concepto de soberanía popular no solo no es necesario sino incluso peligroso para fundamentar un sistema democrático, pues supondría poner al pueblo en el papel de un nuevo y colectivo monarca absoluto y por tanto situándolo por encima de la ley.

Atentamente con todos los respetos y gran admiración hacia Vd

Jay

DANIEL CASTRILLO TEJERINA

De nuevo una vez mas, agradecer a Don Antonio, la magna clase sobre lo político.

ASPIRADOR/RA: Máquina para limpiar, aspira casi toda la basura.

POLITICO/A: BASURA, MUGRE, LODO. En mi pueblo les llamam; MIERDA DE POLITICOS/AS.

SINDICA LISTA/O: Especie parecida a los/as políticos/as. La clase financiera usurera (banqueros) los soporta como los parientes pobres de los políticos/as, no se les puede aspirar, son pegajosos y no los traga el aspirador/ra, En mi pueblo les llaman; VAGOS DE MIERDA.

Saludos y RC

Luis Sanchez de Rojas

Estimado Jay, tal vez le ayude este enlace: http://youtu.be/w1IEXfzVbuk, para conocer algo sobre el ” mito de la Soberanía popular”
República y lealtad.