Claro

Oscuro

“Mire vuestra merced, respondió Sancho, que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que volteadas del viento hacen andar la piedra del molino. Bien parece, respondió Don Quijote, que no estás cursado en esto de las aventuras; ellos son gigantes, y si tienes miedo quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla. Y diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que sin duda alguna eran molinos de viento, y no gigantes aquellos que iba a acometer”. El resultado de aquel desigual combate con que Cervantes describe la idiosincrasia española es el que cabe esperar entre el Rey Juan Carlos, al que hoy ERC del Senado ha pedido desvestir de su cargo de jefe supremo de las Fuerzas Armadas, contra la imagen gigante de Isabel II en el Peñón de Gibraltar. La semana que viene, como si de una nueva cacería de elefantes se tratara, el monarca visitará Algeciras para acometer la imagen virtual de Isabel II. Un desatino más del ministro de Asuntos Exteriores, García Margallo, si es que el desaguisado no parte del propio presidente Mariano Rajoy alentado por los aires marciales y berlanguianamente escopeteros que siempre han fascinado a Juan Carlos.

 

El Rey se desplazará la semana próxima a Cádiz para apoyar la labor que la Guardia Civil efectúa en las aguas del Estrecho de Gibraltar y que van desde la protección de los pescadores gaditanos que faenan en el área en torno al Peñón. Sin sonrojo alguno, la Casa Real no ha ocultado que este viaje se enmarca tras la visita del hijo menor de la reina Isabel II, Eduardo de Inglaterra, y de su esposa, Sophie Rhys-Jones, para celebrar con la colonia británica el 60 aniversario de la coronación de su madre. Es lo que vulgarmente se llama “entrar al trapo”.

 

Un portavoz de la Casa del Rey ha confirmado que don Juan Carlos se desplazará la semana próxima a Algeciras con el fin de visualizar el respaldo de la Corona a la labor que la Guardia Civil realiza en la zona. Guerra de imágenes, pues. Pero la reina inglesa lo hace virtualmente y el monarca español, a bombo y platillo y con pólvora de rey.
Entre las tareas que habitualmente realiza la Benemérita en las aguas del Estrecho, normalmente centradas en la lucha contra los tráficos ilícitos y la inmigración, la Guardia Civil ha tenido últimamente que escoltar a los barcos gaditanos que faenan en las aguas que rodean al Peñón y que, desde marzo, sufren el acoso de la policía de Gibraltar, apoyada en algunos casos por la Royal Navy, según el relato dantesco que realiza el ministro Margallo.
El conflicto radica en que el Gobierno de Gibraltar, que dirige Fabián Picardo, rompió unilateralmente en marzo el acuerdo vigente desde 1999 con los pescadores gaditanos, a quienes se les permitía pescar sin restricciones dentro de las tres millas que Reino Unido y Gibraltar reclaman como aguas de su jurisdicción, pero que España no les reconoce, siempre y cuando no se acercaran a menos de 225 metros de la costa. Ahora el Gobierno gibraltareño les quiere imponer nuevas condiciones para poder pescar en las aguas en disputa.

 

Lo que nunca debió pasar de una intranscendente disputa entre pescadores, se envenenó debido a que el Gobierno del PP dio por muerto el Foro de Diálogo sobre Gibraltar que formaban los Ejecutivos de España, Reino Unido y el Peñón. Las negociaciones para buscar una solución a los impedimentos a los pescadores se están llevando directamente entre los propios afectados y el Gobierno de la roca, sin que por el momento se haya alcanzado una arreglo, a pesar de los llamamientos al diálogo tanto de Madrid como de Londres.
El conflicto entre Gibraltar y los pescadores gaditanos empujó incluso al Gobierno a aconsejar a la Reina que se abstuviera de viajar a Londres para celebrar con el resto de monarquías el 60 aniversario del reinado de Isabel II, en el colmo del paroxismo y el ridículo diplomático.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
1 Comentario
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios