Situación Pre-Revolucionaria

5
Antonio García-Trevijano
Antonio García-Trevijano

El blog de Antonio García Trevijano vuelve con nuevos bríos. A este fin, Fernando Gómez introducirá la entrada al mismo que él estime más acorde con la actualidad informativa, con objeto de poder esclarecerla con los escritos del maestro. Tras el 15-M, el 25-S y lo que venga después, parece que lo más pertinente es recordar el artículo titulado “Situación Pre-Revolucionaria” y que comienza así.

“Al principio, la acampada de jóvenes indignados en la Puerta del Sol, solicitando a los partidos mayoritarios que fueran buenos y pidiendo el voto para los partidos pequeños, tenía carácter reaccionario. En nombre de la democracia material inmediata, ese agregado de individuos impacientes de utopía no quería dialogar siquiera con quienes anteponemos la meta de la Libertad política colectiva a cualquiera otra reivindicación social. En menos de una semana, esa agregación de mentalidades individuales heterogéneas ha cambiado la naturaleza de la suma. La cantidad ha creado una nueva calidad que no estaba en los sumandos. El rápido crecimiento de los reunidos en contigüidad ha transformado su estado individual en estado de masa, su mentalidad personal en mentalidad colectiva. Lo delataba el cartelito que todos portaban el sábado. “Estamos reflexionando”. Un acto tan personalísimo como el de reflexionar, pasa a ser consigna de grupo. Este fenómeno sucedió varias veces durante la Revolución Francesa. Me remito a las páginas 55 y 56 de mi Teoría Pura de la República.

La potencia del M-15 de mayo es ahora infinitamente superior. El estado de masa del colectivo, aunque todavía no tenga conciencia de ello, tiende a la revolución política de la libertad y no a una imposible revolución social de la igualdad. Lo que hace tan solo seis días no era imaginable, un diálogo entre fines y medios, es decir, entre el MCRC y la Democracia real ya, ahora sí lo es. La concordia y el entendimiento lo facilita el hecho de que el MCRC puede asumir algunas de las reivindicaciones de los indignados (estatalizar las entidades de crédito rescatadas con dinero de los contribuyentes, suprimir las rentas vitalicias de los políticos, prohibir las subvenciones a partidos, sindicatos, creaciones artísticas, expediciones militares), sin desvirtuar su carácter estrictamente político.

Tenemos lo que las masas acampadas por toda España no tienen. Una teoría política de la libertad colectiva, una estrategia y una táctica especialmente concebidas para conquistarla, mediante la apertura de un período de libertad constituyente. Y las masas acampadas tienen lo que a nosotros aún nos falta: energía social y disposición para la acción colectiva inmediata. El MCRC debe tomar conciencia de que la historia lo ha colocado en la posición de vanguardia inteligente del Movimiento 15 de Mayo. El momento no lo hemos elegido. La situación, tampoco. Los líderes políticos no aspiran a jefaturas de cargos futuros. Eso lo desprecian. Sienten la necesidad de guiar el movimiento de las masas hacia objetivos alcanzables de modo pacífico. Así como antes era imprudente unir nuestro nombre con el de M-15 de mayo, ahora la imprudencia está en dejar de intentarlo. Nada podría justificar que dejemos de orientar al M-15 mayo.

Creative Commons License

Este trabajo de Antonio García-Trevijano está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Si desea realizar un pequeño donativo para contribuir al mantenimiento del Diario Español de la República Constitucional y los gastos de alojamiento, puede hacerlo pulsando el siguiente botón:

Donar

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
5 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
KRISTINA

Totalmente de acuerdo con el Sr. Garcia Trevijano. Es el momento, el 15M ha madurado, ha crecido, ha profundizado en los problemas de la sociedad y ha hecho un gran trabajo en asambleas de barrio que poco a poco van concretandose en algo mas tangible y susceptible de organizase y planificarse para pasar a la accion, no se puede ignorar esa gran fuerza social que ha sido catalizadora de un proceso de concienciacion politica y social en el “pueblo durmiente” Aunque en un principio pudiera parecer un movimiento excesivamente “light” era solo aparentemente, estaba en plena metamorfosis. El 15M ha calado y ha sabido llegar y concienciar y alugtinar fuerzas, con el impulso revolucionario de la juventud , inclusivo para todos y el apoyo en la sombra de personas maduras concienciadas hace mucho y silentes. Un saludo Sr. Garcia Trevijano.

Diego G

Desde el MCRC se desprecia todo lo que no sea MCRC he incluso se insulta a los moviemintos que surgieron desde el 15 de Mayo. La soberbia y arrogancia de sus mienbros lo han dejado al margen de los movimientos sociales que están tomando fuerza en estos momentos.

Pedro M. González

Estimada Kristina:
Debe tener en cuenta la fecha de cuando se escribió el artículo, el 23/05/11, es decir a los días del estallido del 15M cuando aún se pensaba que podía ser un movimiento que pudiera asumir los rpincipos de la libertad politica, lo que el tiempo desmintió en su definitiva asunción de la infantil democracia asamblearia como en ulteriores artículos AGT desgrana. Le recomiendo oiga el audio del programa que tiene al margen derecho “El regreso de Radio Libertad Consituyente” donde D. Antonio disecciona la cuestión o en possteiores artículos donde desmarca al MCRC tanto del 15M como de su actual versión.

KRISTINA

Estimado Sr. Gonzalez, le ruego y le agradecería que elimine mi comentario en este contexto.
Muchas gracias, un saludo

Pedro M. González

D. Diego, Vd. ha marcado claramente la diferencia. El MCRC no es un movimiento social, sino político. Soberbia y arrogancia (fatal) o algo peor es la de quienes creen en la revolución social sin democracia.