El despropósito de la izquierda

13
Antonio García-Trevijano
Antonio García-Trevijano

ANTONIO GARCÍA TREVIJANO.

NADA, en la historia de España, ha sido democrático. Ni de acción ni de pensamiento. Nuestra cultura política, como todas las que provienen de la Revolución legada por los historiadores del XIX, no contiene un solo atisbo de propósito democrático. Pero tiene por dogma que el moderno parlamentarismo, aunque no represente a los electores, es la forma política que define a la democracia.

Una fe de carbonero nos hace comulgar con la pétrea idea de que el régimen de partidos, instalado en el Estado, es la genuina democracia. Sin embargo, se trata de un dogma falso que no puede resistir su confrontación con la realidad o con la idea que pretende encarnar. El régimen que santifica está tan alejado de la democracia, corno pueda estarlo de la dictadura que sustituyó. Y si hablamos con rigor, desde el punto de vista de la constitución y ejercicio del poder (de arriba a abajo y sin control efectivo), está mas cerca de la dictadura. Y no estamos hablando de una democracia ideal (participativa, directa), ni de la que tendría una sociedad altamente civilizada (auténtica), sino de la democracia formal, mal llamada burguesa, a la que todo pueblo adulto puede aspirar, porque consiste en unas simples reglas de juego para que los gobernados designen, controlen y depongan a sus gobernantes.

Si la izquierda considera que la libertad sólo puede estar garantizada por una oligarquía de partidos, que explique entonces por qué nos da gato liberal por liebre democrática. Una izquierda que participa en tal engaño, sabiendo que el pueblo está excluido de la soberanía (reside en los jefes de partido), no es izquierda genuina. El engaño está en hacer creer que donde hay libertad hay democracia, confundiendo la condición de una relación horizontal entre iguales con el régimen de poder de una relación vertical entre desiguales; una regla de autonomía personal con una forma de gobierno y de Estado. De este modo se echa sobre los electores una responsabilidad que pertenece, en exclusiva, a los partidos.

La libertad es condición necesaria, pero no suficiente, de la democracia. La monarquía constitucional fue ideada para que la libertad fuera compatible con la ausencia de democracia en el poder ejecutivo. Y por eso se creyó que la República traería la democracia. Error que costó caro en ambos lados del Atlántico. Pero los gobernantes de allá tuvieron la grandeza moral de saber rectificar, cambiando su Constitución parlamentaria por otra democrática, que introdujo la división del poder como garantía efectiva de la sociedad y de los individuos, contra el abuso de autoridad. Mientras que en Europa ha persistido la confusión revolucionaria de parlamentarismo y democracia, pese a la precoz advertencia de Miranda: «Dad al cuerpo legislativo el derecho de nombrar los miembros del poder ejecutivo y la libertad política dejará de existir».

La clandestinidad y la cárcel, el fracaso de la izquierda tampoco le enseñó nada. Lo único que se le ocurrió fue ocupar, junto con la derecha, el Estado dejado vacante por los dictadores que la vencieron. Los partidos se han convertido así en elementos constitutivos del Estado, de una organización que cada generación recibe en herencia forzosa y transmite a la siguiente con nuevos medios de dominación, y donde el poder se transforma en un tipo de autoridad que la sociedad no puede rechazar. En ese Estado involuntario, que trae en sus entrañas la tradición absolutista y totalitaria que lo hizo moderno, en ese Estado inconsciente, que sincretiza toda autoridad, se han instalado los partidos voluntarios de la izquierda para darle su voluntad y conciencia. Han abandonado la razón de su eminencia representativa de la sociedad, asumiendo como razón vital la del Estado que los financia.

No es posible un mayor despropósito. La izquierda murió cuando se hizo estatal. En el Este y el Oeste. La música de su discurso disonante es la de sus funerales. Pero el propósito de civilizar el Estado, desde la sociedad, es tarea democrática que puede y debe acometerse con ideas y acciones liberadas de los prejuicios y utopías izquierdistas que han dado el triunfo a la reacción.

Creative Commons License

Este trabajo de Antonio García-Trevijano está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

13 COMENTARIOS

  1. Artículo preciso y conciso. La falsa idea de libertad como “poder hacer” nos retrotrae (nos hace regresar, en un constante despliegue reaccionario) a la libertad del Emperador Justiniano “Libertad es la facultad natural de ‘hacer’ cada uno lo que quiere, salvo que se lo impida la fuerza o el derecho”. Esta noción EXTRA-POLÍTICA (de un individuo abstracto, egotista dentro del “universo” nacionalista) de la libertad se incrustó, como era de esperar, en las Constituciones “infectadas” por la Revolución Francesa (empezando por la propia Declaración ¿Universal? de Derechos de “l’Homme”). Las personas quedan, así, “atomizadas” (aisladas y recluidas en sí) de modo que, en lugar surgir entre ellas la COHERENCIA DE LA LIBERTAD (MUTUA INTERACCIÓN), de ser natural, humana y VERDADERAMENTE cooperativas, surge entre ellas la INDIFERENCIA O LA REPULSIÓN (contra esto el Poder responde FORZANDO LA LLAMADA “COHESIÓN” SOCIAL, como si de átomos o moléculas inertes se tratara). El Poder llega al extremo de invadirlo todo burocráticamente (SOCIAL-€-BUROCRACIA DE ESTADO), la peor y más “despersonalizadora de las tiranías”. La libertad es contrapoder y evolución. El Poder descontrolado del Estado burocrático: CONTRALIBERTAD E INVOLUCIÓN (falso progreso; retroceso). LA IZQUIERDA ES REACCIONARIA.

  2. Antonio, cuando escribe:
    Pero los gobernantes de allá tuvieron la grandeza moral de saber rectificar, cambiando su Constitución parlamentaria por otra democrática, que introdujo la división del poder como garantía efectiva de la sociedad y de los individuos, contra el abuso de autoridad.
    Me deja perplejo si se refiere a los USA. Explíquese por favor.

    • Amigo Francisco, disculpa que conteste por D. Antonio. Tu suposición es correcta, se refiere a los USA. La primera propuesta presentada (Plan Virginia) había sido elaborada por James Madison, y, entre otros errores, no separaba los Poderes Ejecutivo y Legislativo; éste último tenía una preponderancia absoluta, pues nombraba al Ejecutivo. Este es el contenido fundamental de ese Plan que refleja (wikipedia):
      Una legislatura bicameral
      Los miembros de ambas Cámaras determinados proporcionalmente
      La cámara baja sería elegida por la población de varios estados
      La Cámara Alta sería elegida por la cámara baja nombrada por las legislaturas estatales
      La legislatura sería muy poderosa
      Se planeó un ejecutivo, pero existiría para asegurar que se realizara la voluntad de la legislatura, y elegida por la legislatura
      Formación de una judicatura, con duración de por vida
      Un Consejo de Revisión consistente en el ejecutivo y algunas judicaturas nacionales y tendría el poder de vetar y revisar la legislación nacional
      La legislatura nacional sería capaz de vetar leyes estatales

      Finalmente, tras arduas deliberaciones, se llegó al llamado GRAN COMPROMISO. Los integrantes de las distintas delegaciones reconocían que ninguno estaba totalmente satisfecho, pero imperó la conveniencia del compromiso conjunto frente a las aspiraciones particulares.

      Esta bella frase de Benjamin Franklin ilustra el carácter del Compromiso: “hay varias partes de esta Constitución que no apruebo actualmente, pero no estoy seguro de que nunca las aprobaría…. Dudo también si alguna otra Convención/Compromiso que podiéramos alcanzar sería capaz de hacer una Constitución mejor…. Por lo tanto me sorprende, Señor, encontrar un sistema que se acerca tanto la perfección como éste; y creo que esto sorprenderá a nuestros enemigos…”

    • Gracias por la respuesta, pero…convendrás conmigo en que tras bellas palabras e intenciones se enmascara el hecho de que la República norteamericana se ha convertido en un inmenso lodazal donde se revuelcan juntos y divertidos los tres poderes del Estado más la prensa y los lobbys del complejo militar industrial. Como suele suceder en todo lo humano una cosa es la teoría y otra la práctica.
      No dudo que Antonio, que merece todos mis respetos por su límpida trayectoria, tenga razón en líneas generales-especialmente cuando se refiere a España- y además lo dice de buena fe y convencido, mas insisto en que tocar el poder corrompe y corroe inevitablemente cual si de ácido se tratare.
      Frente a lo anterior sigo preguntándome desde hace tiempo: ¿qué hacer y cómo?

      Salud

    • El planteamiento que haces del poder es correcto pero está invertido. La LIBERTAD CONSTITUYENTE (periodo de debate en libertad donde la Comunidad Política se encuentra consigo misma como tal y que nunca hemos tenido), primero DESINTEGRA EL PODER (como CONTRAPODER QUE ES) y, después, lo NEUTRALIZA mediante una Constitución REPUBLICANO-DEMOCRÁTICA: con una Cámara de Representantes compuesta por Diputados elegidos en distritos uninominales por mayoría a doble vuelta, pagados por el distrito y con mandato revocable por ese distrito. En elecciones separadas, elección uninominal del Presidente del Gobierno. Los representantes podrán revocarlo por mayoría cualificada en cualquier momento. Judicatura con presupuesto y autonomía orgánica; con órganos de gobierno elegidos por el propio mundo jurídico.
      ¿CÓMO ACTUAR? Difundiendo la GRAN MENTIRA DEL ACTUAL RÉGIMEN DE PODER y propagando incesantemente la CONCIENCIA DE LIBERTAD POLÍTICA, y promoviendo la ABSTENCIÓN ACTIVA EN TODA ELECCIÓN (en realidad Plebiscito) convocada por el RÉGIMEN.
      El sistema americano fue EXCEPCIONAL PARA SU ÉPOCA. UNA NOVEDAD ABSOLUTA. La previa Declaración de Independencia es UN MONUMENTO A LA LIBERTAD HUMANA FRENTE AL PODER COMO NO HA HABIDO NINGUNO EN LA HISTORIA.
      El excepcional desarrollo económico estadounidense y su Potencia como Estado frente al exterior han originado serios desequilibrios e inadecuaciones en su sistema electoral, la financiación de las campañas y la hipostasía de la repugnante RAZÓN DE ESTADO. Por otra parte, te pregunto, ¿crees que los más de 300 millones de americanos, con su arraigada conciencia de libertad, y una Declaración de Independencia sagrada en que se explicita el derecho y el deber de derrocar un gobierno despótico, son estúpidos?
      Todos esas inadecuaciones sobrevenidas son corregibles. Te recomiendo que adquieras el libro Teoría Pura de la República o el opúsculo Libertad Constituyente. Ahí D. Antonio expresa con claridad y precisión la forma de ACTUAR.

  3. Don Antonio, me permitirá introducir a este gran artículo de filosofía política mi modesta reflexión, por si Ud juzgara conveniente decir algo sobre ella. Y es que la izquierda estalisnista, aunque puedea cobijarse en un régimen político parlamentario , jamás ha perseguido, como objetivo político, la democracia, la democracia burguesa como dirían cualquiera de sus seguidores en la época de los partidos comunistas de las ” democracias ” occidentales. Nunca han creido ni han luchado por una auténtica democracia. Ellos siempre han perseguido el establecimiento del partido único en el poder para acabar con las libertades y cualquier forma de control del poder. Por eso, la izquierda nunca podrá salir de su negqción mientras no se encaje en una República Democrática. Pero eso, en la llamada izquierda española, incluido Julio Anguita , estámuy lejos de suceder.

    • Amigo José. Si el Sistema de Poder no lo impide y permite, como en el Régimen de Partidos, que estos se incrusten y vivan del Estado y ocupen proporcionalmente butacas del Parlamento con diputados elegidos y pagados por sus jefes, resulta que TODOS LOS PARTIDOS SON POTENCIALMENTE TOTALITARIOS (es el caso actual del PP: los tres poderes se encierran en uno: el Ejecutivo ostentado temporalmente por Rajoy). Si la Cámara de Representantes no se divide en Diputados de distrito uninominal y se permite al Partido como tal (que tiene carácter impersonal y nunca puede ser democrático -esto vulnera el mandato constitucional) “OCUPAR PODER” en proporción a sus votos resulta que lo que tenemos en España es una OLIGARQUÍA DE PARTIDOS, ESTADO DE PARTIDOS O PARTIDOCRACIA. El mismo régimen que encumbro a HITLER y que habría encumbrado también a STALIN si los comunistas no hubiesen tenido tanta “prisa”. El totalitarismo nacionalista o imperialista procede directamente de fracaso de la Revolución Francesa y su idolatrado ESTADO-NACIÓN. Los actuales ESTADOS DE PARTIDOS SOCIAL-BURÓCRATAS son su último engendro.

  4. Amigo Corraliza, estoy completamente de acuerdo con todo el análisis que haces para discriminar lo que es democrácia de lo que es oligarquía, pero lo que yo quiero dejar claro es que lo que se ha entendido como izquierda, no socialdemocracia , jamás se ha interesado por la conquista de una verdadera democracia puesto que su objetivo ha sido la instauración de la Dictadura del Proletariado,cercenando cualquier asomo de democracia ,como ocurrió con los marineros de Kronstad,auténtica vanguardia de la Revolución de Octubre. Los demás partidos de una oligarquía partidocracia sí se creen y defienden haber llegado con el Parllamentarismo a la democracia.La izquierda estaliinista sólo pretendía utilizar ese régimen como un momento para . llegar al Estado Totalitario de Partido único. Ese resabio permanece en el inconsciente de lo que se presenta como izquierda radical , para la que la diivisión de Poderes y la elección directa de los Diputados en distritos uninominales es algo secundario y ” liberal “.

  5. Efectivamente, Don Trevijano, el despropósito de la izquierda política es que al hacerse monárquica y estatal, se hizo reaccionaria: enemiga precisamante de esa izquierda social a la que cínicamente dicen representar. Retórica nauseabunda de una izquierda política vil y traidora.

  6. Resultado: hoy en día la izquierda social debe entender lo que dice Trevijano:
    1.- No votar a esta izquierda política reaccionaria. Abstención.
    2.- Porque la abstención es lo progresista, la única manera de acabar con un Régimen, el del 78, que niega la libertad de esa izquierda social para ser representada políticamente.
    3.- Si los electores pudieran elegir directamente a sus representantes y estos representantes estuvieran obligados a dar cuenta de su actuación ante sus electores, la izquierda social podría llevar a cabo su programa sin temor a ser vilmente traicionada por unos dirigentes políticos amorales y sin control.
    4.- Por supuesto, como defendía Alexander Hamilton en los papeles del Federalista, por encima de todo e, las minorias no pueden ser aplastadas por la mayoría y una Constitución democrática debe garantizarlo (cómparese con las declaraciones canallescas que hizo Rajoy a tenor de lo del 25-S felicitando a la mayoría silenciosa)

  7. Por cierto, mi felicitación total y sin pero alguno a la actuación lúcida y valiente de Don Antonio Trevijano en la radio, televisión y en sus ensayos. Es ud el faro de la libertad política en toda Europa, y no exagero. Tiene muchos seguidores que llevamos en nuestra cabeza y corazón sus palabras.

    Un abrazo