Administración de injusticia

5

PEDRO M. GONZÁLEZ.

Las atrocidades indultadoras del Ministro Ruiz-Gallardón han causado notable revuelo en la prensa oficialista. Siendo gravísima la excepcionalidad del indulto como atentado al principio de monopolio jurisdiccional de hacer cumplir lo juzgado, la miopía del estado de partidos centra su atención una vez más en el detalle en lugar de acudir a la raíz del problema. Esa cuestión nuclear es la propia existencia del Ministerio de Justicia, que no por casualidad se llama también de Gracia. No se trata de disculpar la acción del titular de la cartera ministerial, que sin duda es reprochable, sino denunciar claramente que la propia existencia de su cargo impide la separación de poderes.

Lo verdaderamente escandaloso es que la organización Administrativa de la Justicia, la provisión de sus plazas y cargos, y lo que es más importante, su presupuesto, se encuentren en manos del comisario político que elija el partido gobernante de turno. No puede existir separación de poderes sin independencia administrativa y económica de la Justicia. Tal axioma básico y fácilmente comprensible nos lleva a afirmar sin ningún género de dudas que en este estado de poderes inseparados la Administración de Justicia es desde luego Administración, pero nunca será Justicia.

La inseparación de poderes resulta agravada por la organización territorial del Estado de las Autonomías, que multiplica exponencialmente la imposibilidad de la separación de poderes. Y es que, lejos de aportar cercanía en el ejercicio de la función jurisdiccional,  ata la Justicia al poder político con un segundo lazo de dependencia, esta vez al ejecutivo autonómico convertido en segundo filtro de prebendas y sinecuras.

La solución sólo puede ser radical. La eliminación del Ministerio de Justicia y trasvase de sus competencias a un Órgano de Gobierno de los Jueces elegido por y entre los operadores jurídicos como cuerpo electoral propio y separado. García-Trevijano pone nombre a esa institución en su magistral “Teoría Pura de la República: Consejo de Justicia. La elección de los vocales del CGPJ por parte del Parlamento tras la reforma de 1985 supone un reparto de cuotas de poder inadmisible y contrario a la independencia judicial agravando una situación ya viciada de origen.

Ya lo dijo Pedro Díaz de Toledo en el Siglo XV, si la justicia es eliminada o neutralizada “no son otra cosa los reinos, sino grandes compañías de ladrones”.

0 0 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
5 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Carlos Valle

¿La independencia económica no se podría conseguir con una Caja, a semejanza de la Seguridad Social?

Con Respecto a las comunidades, Cataluña prácticamente ha asumido la Independencia Judicial, y siempre que puede actúa como tal.
Base de hacer un Estatut nuevo y no reforma el existente, mientras nos hacían mirar para la denominación de Nación, todo su interés estaba concentrado en la Independencia Judicial total de España. controlar todavía mas la Justicia de la que la controlan, y evitar que desde Madrid si sigan abriendo causas.

Nos quieren hacer ver que la condena de Garzón fue una imposición del PP, si Gobernaba ZP, ¿No fue una Razón de Estado, pues se admitió 3 querellas de golpe (principal filtro de la Justicia), como 3 fueron las querellas archivadas por el caso Couso, también Razón de Estado, yo me inclinaba por que Garzón abrió el Caso PRETORIA, (punta del iceberg, de la corrupción en Cataluña), pero resulto que en el caso Gurtel hay implicado un alto dirigente socialista.

Veremos como acaba esto, con tanto adicto a nuestro dinero publico, reclamando y amenazando de tirar de la manta.

Gonzalo

La lógica de la leyes está en la reflexión de legisladores independiente,escogidos por los que han de cumplirlas,por lo que no son decentes,aunque se obedezca,las leyes que proceden de Parlamentos dependientes del Gobierno o de partidos colocados en el Estado.La causa de la justicia legal se encuentra en el conocimiento técnico de una judicatura libre del gobierno y del parlamento,por lo que no pueden ser imparciales ni adecuadas las decisiones de una organización judicial subordinada de los dos poderes.Para que la justicia sea libre ha de prevalecer la verdad instructora antes que la prudencia sentenciadora del juez.