LCTV: La Vejez (III), Síntomas de la vejez

2

La tercera parte del programa dedicado a la vejez. Interviene Antonio Garcia-Trevijano, que considera el comienzo de la vejez cuando deja de interesar el pensamiento ajeno, porque es el primer síntoma de la falta de curiosidad, considerando la curiosidad  como una característica de la juventud. No hay nadie comparable a una persona dedicada al pensamiento para analizar una situación compleja. Por ejemplo, hay jóvenes que se hacen llamar tecnócratas y se creen muy preparados, sin embargo cualquier agricultor viejo, sabe más que ellos por sentido común  y por la conservación de los valores adquiridos. Concluye nombrando otros síntomas que considera de la vejez: retardo de la memoria en los nombres propios y por último el cansancio mental. A continuación el Doctor Palacios aporta el punto de vista médico de la vejez. Añade que somos producto de la subcultura de la biología en el viejo. Explica la teoría de los telómeros descubierta recientemente y que permite saber con exactitud el tiempo que queda por vivir para cada persona. Esto nos trae la reflexión sobre la cantidad de problemas sociales que puede traer este fenómeno.  Coincide con Antonio en que en la vejez se puede desarrollar una vida intelectual plena, o incluso mayor que en la fase previa de la vida.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=-OT29uxs6oo[/youtube]

0 0 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ricardo

El Torquemada ese con tantos cargos y tantas “saniduría” no era más que un cretino que reconoció que su fe ni siquiera lo era.

Despues de declarar su fe en la existencia del alma y su creador Dios, en el tono que un juez dicta la sentencia de muerte, resulta que su fe era la consecuencia de un evidencia científica que por lo visto se la guarda para si mismo pues nunca la había visto publicada.

So ceporro, si tan evidente y demostrable es la existencia de Dios ¿Para que coño necesitamos la Fe).

Con curas como este, se explica como está la Iglesia.

Don Antonio, debiera haberle dicho que empezara él por definir y describir la otra existencia que tan clara la tenía.
Reply ↓

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ramona Santiago

Muy importante este tema, lo cual nos compete a todos. gracias