Capitalismo y Socialismo Vs. Liberalismo

7

RAFAEL MARTÍN RIVERA.

Si algo identifica al hombre de hoy –en sentido puramente antropológico, y pese al día internacional de la mujer– es el culto al «poderoso caballero don dinero», que de «caballero» ha pasado a elevarse a las alturas de la mística y de la ascética para devenir deidad de la humanidad entera. Lo espiritual y lo virtuoso –no digamos ya lo profesional o científico– es hoy puramente material, y ha de expresarse en moneda corriente o en divisa, hasta el punto que habrá de resultar sospechoso aquel que piense o actúe guiado por mera inquietud intelectual o de otro tipo sin recibir retribución alguna por ello. En ese devenir pagano e idólatra de adoración primitiva al becerro de oro –búsqueda de la riqueza– nos hemos convertido al más beneficioso culto del oro del becerro –búsqueda del enriquecimiento– que dijera ya hace años algún poeta maldito y que no es menester ya citar aquí.

Es lo que se ha venido a llamar «capitalismo». Nueva religión que no distingue entre progresistas o conservadores, pobres o ricos, empresarios u obreros, profesionales o políticos, funcionarios o artistas, fundaciones o sociedades, y que a todos abraza por igual en la persecución de un enriquecimiento material inagotable, para cuyo fin todo medio es válido, incluso el pillaje o el engaño.

Mas curiosamente son aquellos falsos profetas y fariseos «anticapitalistas» del socialismo solidario, más entregados al culto de lo material que nadie, quienes han adjudicado a la economía de libre mercado el fomento de dicho culto, y tras pasarla oportunamente por el filtro de la terminología marxista la han rebautizado de «economía capitalista». No es menos cierto, que hoy la economía de libre mercado no existe como tal –ni la de mercado a secas–, y que, contaminados todos por el espectro «neomarxista», hasta el «liberal» haya de autocalificarse de «capitalista», sin detenerse realmente en el alcance del término, acatando, sin más discusión, la equivalencia de ambos conceptos. Sin embargo, es difícil entrever en el término capitalismo nada que tenga que ver con la libertad ni con el mercado, pues aquél es sinónimo de planificación, acumulación y control de bienes de producción y recursos, y ordenación de éstos hacia un fin determinado; nada espontáneo ni libre hay en él. Bien al contrario, el capitalismo tiene tendencias monopolísticas, oligopolísticas, de control del mercado, de la oferta y de la demanda. Así las cosas, dando un giro inesperado ¿no sería el «socialista», cualquiera que fuera su origen filosófico o intelectual –si lo hubiere–, quien con más razón habría de autoproclamarse «capitalista»? No se pretende con esto, un burdo juego de palabras o una distorsión conceptual demagógica y torticera, sino bona fides intentar desvelar la esencia del tan ambiguo concepto que nos ocupa y que con tanta profusión se emplea.

El capitalismo, por mucho que nos pueda despistar el nominalismo, el materialismo histórico y el origen historicista del término, realmente no distingue tampoco si el capital ha de estar en manos privadas, públicas o colectivas. El Estado social –transformado en Estado de bienestar– es buena prueba de ello. Nuestro sistema económico «estatal» es claramente capitalista y la propiedad privada queda legalmente supeditada –secuestrada– a los fines públicos y/o colectivos, bajo esa terrible expresión del «interés general» que todo aglutina para destruir la libertad. Así el Estado acapara y/o permite a otros acaparar para sí cualesquiera recursos, con el «alibi» del interés general o la utilidad pública, cuya ilusión oportunamente alimenta bajo la exacción de impuestos y una falsa distribución de las rentas. «No son muchas las cosas buenas que vemos ejecutadas por aquellos que presumen de servir sólo el interés publico», según la famosa máxima de Smith.

El capitalismo en esencia es antiliberal, en política y en economía, y no entiende de democracia ni de derechos ni libertades. Aborrece de la política pura. El espíritu y la ética le molestan, y gusta sólo de lo material, propugnando como únicas virtudes la envidia, la codicia y la avaricia. No es puro azar así que, en su idolatría, haya anidado con facilidad tanto en regímenes socializantes, ya fueran totalitarios y personalistas, de signo fascista, nacionalsocialista o comunista, como en regímenes parlamentarios formalmente democráticos.

El viejo y olvidado Estado liberal nada tenía que ver con el capitalismo, aunque las doctrinas marxistas así lo hayan querido hacer ver, y hoy se dé por cierto hasta por los autocalificados de liberales; no pudo sobrevivir intacto a «El Diluvio» de 1848, y los despojos de sus ideales y valores fueron poco a poco devorados en la persecución social del oro del becerro.

0 0 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Rafael Martín Rivera está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
7 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
José María Alonso

Magnífico artículo, Rafael. Gracias por hacernos ver la diferencia, porque a la gente se le llena la boca con los términos y no saben ni lo que significa. Abrazos.

Juanjo

Me va a disculpar, pero tiene usted un serio lío intelectual con el asunto. El capitalismo no se opone al liberalismo, sino que es la base de un sistema económico que descansa sobre el respeto a la propiedad privada, incluso, de los medios de producción. Y aunque sea cierto que el intervencionismo estatista (de cualquier signo) distorsiona el mercado, la propiedad privada y ciertos ambitos de mercado libre existen. Hoy en día el capitalismo es indiscutible. Lo que se discute entre liberales y colectivistas es cual debe ser el tamaño del estado y sus funciones, es decir, el ambito de la intervención.

José Mª Gálvez

Contestaré con este otro texto, creo que es más que suficiente. Exactamente, a los ‘liberales’ no se les critica aquí por ser neoconservadores, sino por ser unos ingenuos que, en última instancia, les acaban haciendo el juego a los neoliberales. Pero si de verdad los que se dicen liberales no están tan podridos como los neoliberales, me gustaría saber por qué no veo propaganda y lucha desde sectores liberales contra los monopolios que se encargan de demostrar que su ‘mercado perfecto’ no es más que una ingenua simplificación. En un mercado perfecto, la porción de mercado que cada agente ocupa en relación con el volumen total, debería tender al infinitésimo, de tal manera que, visto desde el plano macro, no se distinguieran agentes económicos. ¿Sucede esto en la realidad? NO. Desde el plano macro se observan claramente grandes agentes. Ahora bien, si consideramos que, en su mundo liberal, el poder es exactamente la porción de mercado que cada uno maneja (más o menos así sucede de hecho en el capitalismo actual), ¿cómo esperan los autonominados liberales que el capitalismo tienda a su liberalismo, si existen grandes agentes poderosos, que lo impedirán a toda costa? Para que eso sucediera, tal como escribí dos párrafos arriba, los liberales tendrían que estar llevando a cabo ingentes esfuerzos por luchar contra los monopolios y los grandes agentes económicos que echan por tierra la viabilidad de sus ideas. La realidad, sin embargo, nos dice que todo liberal espera llegar algún día a donde se encuentra ahora el monopolista. La realidad nos dice que la justificación liberal de que el poder debe ir asociado al trabajo de las personas (contra la concepción más puramente democrática que asocia directamente poder a persona) no es más que una estratagema del poderoso y algo que suena bien a las orejas liberales, ignorantes, de la calle. Porque si de verdad quieren los liberales que el poder vaya asociado al tamaño del bolsillo, no pueden permitir que haya entes con un poder infinitamente superior al suyo y al de cualquier otro (les recuerdo que una cantidad notable, dividida por un infinitésimo, tiende al infinito), si a la vez, tal como dicen, son amantes de la libertad. Y yo lo único que sé que los liberales han hecho es hundir el sector público, ahora sí, por monopolista. Porque el sector público es monopolista, pero por si los liberales no se habían percatado,… Leer más »

Pedro M. González

Además de faltón, este Sr. Pardinus no sabe lo que es el monopolio. Lo define como una situación estática cuando en relaidad es un privilegio político. Partiendo de esa premisa axiomática, no es de extrañar que todo lo que de ella deduzca sea diarrea mental.

Diego

Ea, despachado

José Mª Gálvez

Pra nada, ríome. Sobradete.

RMR

Sinceramente, pensaba que este artículo levantaría mayor revuelo, especialmente entre los sectores de izquierdas pero también entre algún conservador.
Pedro, José María Alonso y Diego, gracias por vuestros comentarios. Un abrazo.
Y feliz día de San José y del Padre, pese a Rajoy.