Fantasmas políticos

2
Antonio García-Trevijano
Antonio García-Trevijano

Bien extraña debe ser esta columna «lunática» cuando el propio director del aquelarre confunde el espíritu democrático, que «fantasea» en ella, con la materia oligárquica donde se soporta. En un bello artículo «dominical» sobre la inconsistencia de la oposición, Pedro J. Ramírez evoca la fundada sospecha de un pacto caciquil como en la Restauración. Pero ahí detiene su especulación, «porque (sin datos mayores) los peores fantasmas que sobre los males intrínsecos al Estado de partidos concita cada lunes en estas páginas Garcia-Trevijano, estarían a punto de materializarse». ¡Qué más quisiéramos! Esos fantasmas ya se materializaron hace dieciséis años. El miedo a continuar el juicio de la razón hasta su conclusión es ilusorio cuando se describe la realidad. Lo feo está en ella. Y hace falta una razón onírica, como la de Don Quijote ante Dulcinea, para no verlo.

No tenemos una democracia que defender contra fantasmas oligárquicos a punto de materializarse, sino una real oligarquía que reconvertir en democracia formal. La ilusión de la mente (ideología) llama en su auxilio a la ilusión de los sentidos (fantasmagoría), cuando el realismo de la razón crítica está a punto de disolver los sueños de la razón especulativa. Como el de la democracia en el Estado de partidos. Mientras no se cambie por completo la ley electoral, para establecer un sistema mayoritario-representivo, en lugar del proporcional-integrador, y no se reforme también la Constitución, para introducir la división de poderes mediante unas elecciones separadas del Ejecutivo y del Legislativo, en lugar del sistema parlamentario, no habrá democracia formal en España. Y el impulso democrático, de ser algo, será agua de borrajas. Sólo la guerra fría ha podido mantener la falsedad democrática del Estado de partidos.

Esta justa expresión no fue acuñada con ánimo crítico ni despectivo, como ocurrió con la de «partitocracia». Los juristas alemanes, que la crearon en la década de los cincuenta, designaron con ella la nueva realidad de poder instaurada en la Europa liberada por EE.UU. Y desde entonces, la ciencia política utiliza la expresión «Estado de partidos» para describir lo que de manera inespecífica o vulgar se denomina Estado democrático, social y de derecho. La única originalidad – que se me puede atribuir es la de utilizar en sentido crítico, y no apologético como los demás, la misma denominación «Estado de partidos», porque la considero más expresiva de la realidad oligárquica que de su ficción democrática. Incluso los sociólogos de mayor prestigio mundial, aunque defiendan con cinismo al Estado de partidos, ya no se atreven a calificarlo de democrático, como sigue haciendo la incultura politica de los intelectuales españoles. Y para no reconocer que se trata de una pura oligarquía, esos talentos de la ciencia del poder han tenido que recurrir a palabras tan poco usuales como «poliarquía» o «policracia». Estas denominaciones serían adecuadas si, en lugar de describir la sociedad política, controlada por unos pocos dirigentes de partido, indicaran la multiplicidad de centros de poder en la sociedad global.

Sin negar el valor potencial de la extensión horizontal de la democracia a otras esferas sociales tradicionalmente autoritarias, ni la diferente calidad de la competencia entre élites «impuestas» o élites «propuestas», plantear esos objetivos sería un lujo sentimental en un país, como España, que carece de democracia vertical para designar o destituir a sus Gobiernos. El sistema de listas y el oligopolio legal de partidos estatales, junto a la indivisión de un sólo poder con funciones separadas, hacen inevitables los pactos secretos, el reparto prebendario, la corrupción institucional, la violación de derechos, la incompetencia de los gobiernos y la apatía de los ciudadanos. Aunque voten, ellos sí, a fantasmas políticos listados

EL MUNDO 12/11/1993


Blog de Antonio García-Trevijano

Creative Commons License

Este trabajo de Antonio García-Trevijano está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Si desea realizar un pequeño donativo para contribuir al mantenimiento del Diario Español de la República Constitucional y los gastos de alojamiento, puede hacerlo pulsando el siguiente botón:

Donar

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Gonzalo

El motivo del elegido se encuentra en el mandato imperativo,revocable y unipersonal de los que contribuyen a la cosa pública,por lo que es un engañabobos el sistema electoral proporcional de listas de diputados de partido,que únicamente representa a los jefecillos de partido.

321dmr

Se trata ésta de una de tantas y tan brillantes columnas que Don Antonio escribió en el 93 (y 93-16= 76), y a través de las cuales le conocí y aprecié como el mejor análista político español en vida.
Lo estremecedor de la relectura es percibir la actualidad del análisis, que conserva su validez. Es quizás una invitación al pesimismo, porque muchas naves han ardido desde entonces, en estos 19 años.