Razones de injusticia

1

PEDRO M. GONZÁLEZ.

La estabilidad de gobierno tras el reparto del poder político encumbrado como bien supremo, da sentido al pacto pseudoconstitucional de 1.978 sacrificando la libertad política y convirtiéndose en la primera Razón de Estado de la fundación de esta partidocracia. La irrepresentación y la corrupción conceptual de la nación, subjetivizando su significado como hecho dependiente de la voluntad, tuvieron reflejo práctico en la organización territorial de las autonomías como natural consecuencia de ese consenso.  El sometimiento voluntario de la Justicia al poder político asumiendo el rol de simple ejecutor de sus decisiones y renunciando a ser facultad estatal autónoma, constituye la Segunda Razón de Estado. Así lo reconoció de forma expresa quien, por designación de ese mismo poder político ostentó de forma infame la jefatura máxima de lo Judicial. 

Conviene recordar sobre esta importante cuestión el discurso en el acto de toma de posesión del Presidente de la Audiencia Nacional de quien era en ese momento Presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Excmo. Sr. D. Carlos Dívar, señalando que “la Audiencia Nacional debe regirse por algo tan fundamental como es la Razón de Estado, porque el verdadero Estado es el justo y el de derecho”. Ante tales palabras parece revolucionario pretender que simplemente sea la Ley la que guíe las actuaciones tanto de ese Órgano Jurisdiccional como de los restantes del mal llamado Poder Judicial. La dignidad judicial desaparece a la misma velocidad en que se acepta el papel ejecutor de esa infame Razón de Estado a la que se deja la función arbitral de determinar lo Justo en una concentración de poderes incompatible con la Democracia. La vacuidad del concepto de Estado de Derecho sólo es un adorno dialéctico, edulcorante de tan manifiesta expresión de pleitesía. 

Por si quedara alguna duda, en ese discurso el en ese momento Presidente del CGPJ se dirigió a los diputados del Congreso presentes en el acto, pertenecientes a la Comisión de Justicia, a los que expresaba su deseo de que en el futuro pudieran incorporarse, como finalmente ocurrió, a los grupos de trabajo integrados por los vocales del órgano de gobierno de los jueces, el Ministerio de Justicia y las Comunidades Autónomas con competencia en materia de Justicia “en aras a una mayor colaboración, con el fin de alcanzar un acuerdo social por la Justicia”. El círculo de la inseparación se cerraba de nuevo con el broche del consenso y la invocación una vez más de “lo social”, Tercera Razón de Estado y excusa última para ofrecer los servicios de una Justicia sólo separada nominalmente del poder político. Es la praxis del estado social, antidemocrático y de derecho que se traza en el Artículo 1 del texto llamado constitucional.

0 0 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
1 Comentario
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Gonzalo

La justicia social es un retórico e insincero suspiro romántico.La ley fundamental de esta Monarquía borbónica y de partidos es un ENGAÑABOBOS DEMOCRATICO:unidad de poder con separación de funciones y nombramiento del Poder Ejecutivo,del Poder Legislativo y del Poder Judicial por los jefecillos de la maquinaria de los partidos políticos instalados en el Estado. Y también es un ENGAÑABOBOS POLITICO:ley del consenso,en lugar de ley de mayoría con respeto del derecho de las minorías.Donde hay consenso no hay liberad política ni libertad de pensamiento.El consenso obstruye la inteligencia,el disenso la facilita.