Sin retorno

1

JUAN SEOANE.

Como es imposible hacerlo peor, y tras las declaraciones de ese inútil ministro, llamado Montoro sobre las “trasnmutadas” fincas de la Infanta, este País ha tocado fondo. Pero un fondo cenagoso, frente al cual el ciudadano no puede hacer absolutamente nada. Tan solo ver correr el tiempo, y si es consciente de la situación a la que le han llevado, deslegitimar a estos adictos a la mentira en una Abstención General en próximo comicios electorales.

En tan solo año y medio de periplo pepero capitaneado por un inútil y desorientado gallego, se están batiendo todos los records de incompetencia, de fraude y de mentiras colosales, ante una ciudadanía sumida en la más absoluta servidumbre voluntaria.

Los fenómenos de regeneración o son procesos reales y profundos de cambio, o no dejan de ser meros propósitos de buenas intenciones que no conducen más que a nuevas desilusiones. Esperar de este gobierno algo positivo, es creer en utopías irrealizables. No se puede proponer una regeneración de lo irregenerable. Entre reforma y regeneración, hay la misma distancia que entre medios y fines.

En el terreno de la moralidad publica, Rajoy profesa las mismas ideas espiritualistas del quietismo religioso; Pecad, pero sin conciencia de estar pecando. Y este pontevedrés de cara poliédrica, esta apuntalando el sistema antidemocrático del Estado de  partidos, alimentando las reglas oligárquicas que lo elevaron al gobierno.

Sin visión del pasado todo se torna estéril y, en consecuencia, sin virtualidad de regenerar absolutamente nada. En esta inacabada transición política, el pasado es tan oculto como el porvenir. Olvidar lo vivido es participar en un futuro sin esperanza. Por eso Shakespeare llamó al olvido “monstruo de la ingratitud”. La pasión de olvidar, genera una ley social del olvido que obliga a olvidar la aplicación de la ley a los propios promulgadores  que las infringen día tras día. Pues esas leyes tuvieron que recoger,  de manera demagógica, los ideales que fueron traicionados. Si la ley se aplicase en los términos que proclaman los voceros del régimen, igualdad del ciudadano ante la ley,  el sistema se regeneraría con independencia de la voluntad del gobernante. La ley del olvido conduce al olvido de la ley. Como sentenciaría el magistral  Nietzsche; a los iguales igualdad, a los desiguales, desigualdad-así habla la justicia para nosotros en este Estado en descomposición, donde no existe ni estado de derecho.

0 0 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Juan Seoane está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Si desea realizar un pequeño donativo para contribuir al mantenimiento del Diario Español de la República Constitucional y los gastos de alojamiento, puede hacerlo pulsando el siguiente botón:

Donar

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
1 Comentario
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
e. sánchez

Sr. Seoane
el sr. Montoro, bien pudiera pasar por propio derecho a la galería de personajes mitológicos.
se puede comprobar que su cuerpo es de economista, pero su cabeza no.
agradecido
e. sánchez