Claro

Oscuro

Hablemos de principios y valores. ¿A qué llamamos principios? Según la RAE, son la “base, origen y razón fundamental sobre la cual se procede discurriendo en cualquier materia” o “cada una de las primeras proposiciones o verdades fundamentales por donde se empiezan a estudiar las ciencias o las artes”. El principio del hombre, compartido además con cualquier otro ser vivo de la tierra, es la vida, la supervivencia. Pero además, en el caso de los seres humanos, es nuestra inteligencia la que nos permite el acceso a una realidad superior, nuestra existencia, así como la de todo aquello que nos rodea y que podemos percibir gracias a nuestros sentidos. Para interpretar lo que nuestros sentidos nos muestran, necesitamos de la razón y de la lógica. Mediante la razón somos capaces de distinguir cada particular, mientras que la lógica nos sirve para conocer y construir lo plural y lo complejo. Vida, existencia, realidad, razón y lógica, estos serían los principios originales del hombre, el derecho a la vida y al aprendizaje, el derecho al desarrollo de tu vida garantizando el derecho a la propiedad. Sin propiedad no hay libertad individual, lo que tiene que ver a su vez con la razón; pero tampoco libertad colectiva, que parte de la lógica. Ambas son inseparables y necesarias para que el hombre pueda vivir y desarrollarse como le corresponde por su naturaleza humana.

Vida, aprendizaje, libertad y propiedad. No he mencionado aquí falsos derechos o derechos utópicos, no he tratado aquí de colectividades, porque los derechos colectivos no existen, el derecho lo es para uso y disfrute personal, lo colectivo se establece para garantizar que a nadie se le arrebate ese derecho del que como individuo goza. ¿Dónde se encajan los valores en este puzzle que acabamos de construir? Los valores debemos interpretarlos como el fin que requiere todo principio. A través de nuestra vida podemos aprender en libertad para alcanzar valores como el honor, la justicia, el éxito, la caridad, la bondad, la sabiduría… Todo hombre tiene derecho a intentar adoptar para sí esos valores formales o materiales, pero de ninguna manera el derecho a disfrutarlos por su mera condición humana, porque es un hecho que no hay ningún hombre igual a otro. La igualdad es un valor colectivo, somos iguales ante la vida (carácter natural), podemos ser iguales ante la ley (carácter social). La igualdad natural la dictan la vida y la muerte, mientras que la igualdad social se consigue con la república, principio formal de la política y estructura de lo colectivo. La política es la rama de la filosofía que sirve para tratar los elementos que siendo por su condición comunes a todos, afectan además de manera particular y directa a cada individuo. Para equilibrar esa lucha de intereses que se produce entre nuestra naturaleza colectiva y nuestra existencia y fin particulares, se funda la democracia como forma de gobierno de la república, levantada sobre tres pilares: la separación de poderes, la elección de representantes de forma uninominal y por sufragio universal directo (mayoría-minoría), y la independencia del estamento judicial. ¿Es la patria un principio o un fin? Júzguelo usted mismo. Comprenderá el verdadero calado de la palabra patriotismo.

Creative Commons License

Este trabajo de Paco Bono está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios