Lo sincrético

2
Antonio García-Trevijano
Antonio García-Trevijano

La Constitución no constituye la realidad ni la idea unificadora de la soberanía. La divide en cuatro: la personal del Soberano, la nacional, la popular y la parlamentaria. La Constitución puede calificarse, por ello, de analítica o separatista. Cada una de esas soberanías tiene su propia dimensión y su propio dinamismo. La del Soberano tiende a la superficial unidad de lo expuesto a la intemperie, que cubre la diversidad natural bajo una misma costra protectora. La nacional se muestra proclive a dividirse en nacionalidades, por acumulación de competencias territoriales. La popular, como no tiene institución donde expresarse, propende a la secesión y la distribución de la demagogia por sectores o categorías sociales. La parlamentaria, o sea, la de los aparatos dirigentes de los grupos partidistas, oscila entre movimientos de unión en clase política o de enfrentamiento partidista. Dado el carácter fragmentario y fragmentador de la Constitución, la realidad recurre al consenso extraconstitucional para mantener unido lo que la norma separa. El soberanismo vasco, en la senda del pluralismo constitucional de la soberanía, atenta contra el consenso de partidos.

Por ser analítica o separatista, la Constitución no puede ser conocida por intuición de la sensibilidad ni por las categorías sintéticas del entendimiento. Si la jurisprudencia alemana ha podido definirla, como constitutiva del Estado de Partidos, es porque en el consenso de estos grupos estatales está el único principio de síntesis que hace posible su conocimiento.

Resulta paradójico que la definición científica de la Constitución se tenga que basar en algo que está fuera de ella. Pero no tan extraño si pensamos que lo unido en su texto es de naturaleza heterogénea. Por un lado, se juntan definiciones, adscripciones y prescripciones. Por otro, se yuxtaponen capítulos de poderes estatales y competencias territoriales sobre otros capítulos de derechos, libertades o deberes del ciudadano, e incluso sobre principios programáticos en materia social, económica, fiscal, electoral y de administración local. Y se sabe desde los griegos que estos agregados no son productos naturales de una síntesis compositiva, sino uniones ocasionales de síncresis sumativas.

El significado etimológico de la palabra «síncresis», unión de todos los cretenses contra un adversario exterior, se conservó en la tradición cultural que llegó a nosotros, a través de la unión sincrética del cristianismo con el platonismo y elementos religiosos egipcios, realizada por la gnosis y de modo especial por el Corpus Hermeticum de Hermes Trismegisto. Esta es la clase de unión procurada con nuestra Constitución. Mixtura ocasional y oportunista de elementos de poder monárquico, oligárquico y democrático, donde prevalece el tono vital del poder oligárquico. La unión se mantiene por el extraconstitucional consenso de los partidos contra su temido adversario común, la libertad política y la democracia formal. Esta síncresis política explica bien el espantoso sincretismo cultural de la Transición, que ha otorgado validez a todas las opiniones, incluso a las criterios de selección. En eso se diferencia del eclecticismo.

La selección ecléctica domina el pensamiento y el arte cuando falta una síntesis cultural creadora, pero al decir de Brucker representa la luz en comparación con la oscuridad sincretista. Un fenómeno que, si no es religioso, convierte el misterio de la oscuridad en diáfana vulgaridad, como ha pasado en la mediocre y bastarda cultura intelectual y artística de la Transición.

La iconoclasia de la «Fiera literaria», certeramente incorporada a la libertad crítica de este periódico único, responde al afán de la juventud inquieta de escapar, en un torbellino de sinceridad, de la miseria y escoria sincretista que se vende en el mercado editorial como cultura.

 LA RAZÓN. JUEVES 11 DE ENERO DE 2001

Creative Commons License

Este trabajo de Antonio García-Trevijano está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Gonzalo

Hay dos premisas fundamentales que encabezan la veracidad constitucional de todo Estado que pretende ser democrático.Donde no hay separación de poderes,no hay Constitución.Donde no hay control del poder,no hay democracia.La separación de poderes no es compaginable con la intromisión institucional del Poder ejecutivo en el Poder legislativo,éste es un añadido decorativo de las mayorias gubernamentales de cada vez y de las oligarquías asociadas a las mismas.España está sufriendo una gran mentira política:la ley del consenso.Donde hay consenso no hay política.El consenso tapona la inteligencia,el disenso la hace fluir.

Ricardo García Nieto

EL “FACTOR CRUSOE” Y EL MUNDO VENIDERO. Llamaré “factor Crusoe” a toda propensión a una crisis personal o colectiva que conlleve, en su solución, un cambio en el entorno y en la mentalidad de quienes lo habitan. Esta propensión es un factor psicoide, que podría ser equivalente al concepto de arquetipo junguiano. Me explicaré: Robinson Crusoe se escapa de casa, se embarca, naufraga, vuelve a embarcarse, es capturado por unos piratas en cuyo barco pasa dos años y de quienes huye en un bote, llega a Brasil en un buque portugués, se hace plantador, se embarca de nuevo para Guinea y naufraga en una isla desierta. Es el único superviviente. Misión cumplida. Su propensión a la crisis (naufragar adrede) lo ha puesto a solas con la Creación del Altísimo, con el entorno que ha de cambiar, donde sobrevivirá domesticando animales y convirtiendo la tierra baldía en productiva. Y donde colonizará a Viernes, nativo de ese entorno, al que hará a su semejanza. La propensión en el ser humano a una crisis personal (caída de Adán o naufragio de Robinson Crusoe) surge en nosotros como una fuerza inconsciente en busca de sentido para nuestras vidas. Una existencia acomodada y consumista, por ejemplo, en la que cada compra supone una forma engañosa de tapar el vacío, estará condenada a esa crisis. El naufragio personal, la caída o expulsión del territorio psicológico conocido, traerá consigo un cambio de mentalidad. El “factor Crusoe” se completará cuando ese cambio afecte al entorno (domicilio, por ejemplo) y se aleccione y seduzca a quienes han de compartirlo (familiares, hijos) con una actitud diferente ante el mundo. EN EL INCONSCIENTE COLECTIVO, también surge de lo profundo esa fuerza. Nuestro naufragio como sociedad nos obliga a un cambio de paradigma que ya estamos experimentando. La crisis, económica y espiritual, nos empuja a otra forma de ver el mundo. Nuestros políticos, que hasta ahora han sido nuestros colonizadores, sienten bajo sus pies de barro que el suelo se les mueve, que el sistema tiende al colapso, que una democracia más directa es ineludible al tiempo que la deuda, la “burbuja de deuda” que padece el planeta, no puede crecer permanentemente. El “factor Crusoe” empieza a completarse con un cambio en el entorno, un regreso paulatino a la vida sencilla en el campo, por ejemplo, un mayor respeto ante el medio ambiente y un imparable uso de las energías renovables, tanto… Leer más »