RLC (28-11-2013) Economía: Auditoría a España – Sindicatos

3

Programa dedicado a temas económicos, con la presencia de nuestro amigo Roberto Centeno. Hablamos de la próxima visita a España, de unos inspectores de Unión Europea para auditar los datos económicos que el gobierno de Mariano Rajoy presenta ante Europa. Evidentemente, la primera impresión de todo el mundo es que estos datos son falsos o están manipulados. De los once indicadores exigidos, España no cumple seis: Paro, Deuda Pública, Deuda Privada, Posición Neta de las inversiones Internacionales, Tipo de Cambio Real y las Exportaciones. El Sr. Centeno, como siempre, da las cifras que demuestran y justifican las dudas que tiene Europa de nosotros.

Mencionamos a los sindicatos, especialmente a UGT, sindicato al que no se le vio el pelo durante la dictadura de Franco y que, al morir el dictador, enseguida se puso en primera fila y exigió que se le devolviera su patrimonio. El régimen de partidos se lo ha devuelto cuatro veces. No contentos con esto, sus dirigentes no han parado de robar y expoliar los recursos que el estado da a los trabajadores. La juez Alaya parece ser la única que tiene claro lo que hay que hacer con estos supuestos sindicalistas.

Ha conducido el programa Baldomero Castilla con la intervención de Roberto Centeno y D. Antonio García Trevijano, con la colaboración técnica de Pedro Gómez y Manu Ramos.

0 0 voto
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Suscripción
Notificar si
3 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Sopmac Leunam

Espeluznante la situación.

Ricardo García Nieto

30–11-2029. Hace frío. Mucho frío. Tengo 76 años y me acaban de dar “la salvadora”, una píldora que esta noche me llevará al otro lado a cambio de un subsidio familiar para mis hijos y nietos. Estas son mis últimas palabras antes de que me venza el sueño y me incineren. La experiencia es rápida e indolora. No se permiten los duelos. No se permite sufrir. Todo empezó con la “década de los bobos”, la de esos dos presidentes… ¿Cómo se llamaban? Sí, hombre, sí… El de las cejas… El de la barba… Ya ni me acuerdo… Todo comenzó cuando la falsa crisis, cuando la estafa global se cebó con los países cuyos gobernantes se la creyeron… Cuyos gobernantes fueron obedientes con los estafadores… Eso que después conocimos con más indignación de la que padecimos durante el engaño… Es lo que tiene la verdad: o te llena de cólera o te sume en la paz más profunda. Pero no hubo paz, nuestras mentes y nuestros corazones habían olvidado durante aquellos años el asidero de la serenidad… Ahora, en cambio, todo es suave y sutil. Hasta la muerte. Los nuevos derechos humanos nos eximen del dolor. La ciencia, la farmacopea, es la garante de la normalidad. En algo hemos avanzado. ¿O no? No lo sé. Ya sé muy pocas cosas… Y no quiero dormirme sin dejar testimonio. Recuerdo que todo estaba en manos de los bancos. Hasta nuestras vidas. Los partidos políticos se quedaban sin créditos, que después se condonaban, si iban contra la banca. Las televisiones y radios, la prensa en general, lo mismo. La banca y las grandes fortunas vivían de la gente corriente, los que pagaban por existir y se empobrecían por existir… Muy pocos protestaron. Y se les criminalizó… Hubo una oportunidad para torcer el rumbo de esta infamia. ¿Cómo fue aquello? Cuando nos quisieron convertir en máquinas… Las máquinas eran mas rentables porque ni pensaban ni se quejaban. Las máquinas eran el trabajador perfecto. El neoliberalismo lo quiso… Teníamos los derechos de las máquinas. Función y reparación… ¿Quiénes lo decidieron? Aquella nueva sangre azul… Azul, como la de los ofidios… Corría por las monedas. Sus corazones bombeaban réditos… Sus mentes no distinguían entre la hectárea de maíz, la oveja, el barril de petróleo o el equipo de obreros… Tengo sueño, mucho sueño… La teología de las finanzas tenía su catecismo… ¿Qué estoy diciendo? Su catecismo… Esto… Leer más »

Tornegro

Eres el ejemplo de la evolución de la socialdemocracia; que si neoliberalismo, que si los bancos, que si…(Estáis en contra de los recortes pero luego os quejáis de que los bancos manden).Como tus ideas socialistas sobre la sociedad y el estado son indefendibles en la práctica, y afortunadamente también en la teoría, ahora os dedicáis a inventaros cuentos futuristas apocalipticos sobre lo que le ocurrirá al mundo sin vuestro estado del bienestar socialista. Es extraño que no hayas hablado de las consecuencias del cambio climatico.