Europa no es Humanista

2

ANTONIO GARCÍA TREVIJANO

Europa no ha sido la patria del humanismo ni suelo propicio para su arraigo. El humanismo europeo ha sido asunto de eruditos y filólogos.  Grecia no tuvo conciencia de su humanismo, a no ser que confundamos cultura y civilización. En todo caso, lo agotaron los sofistas. En Roma, una familia aristocrática lo importó de Grecia para escándalo de la cultura republicana tradicional. El cristianismo, como las demás religiones reveladas, no puede  ser humanista sin contradecirse. El espíritu europeo, con su dualismo cartesiano, dejó cojos los andares humanos. La pierna derecha, con botas de siete leguas, avanza  sobre las cosas extensas de la  técnica. La izquierda, de zocos en colodros, se arrastra, adelante y atrás, cargada con las cosas intensas del alma, sin moverlas una pulgada.

El humanismo nació en China como “armonía del ritmo de la hora física con el ritmo de la hora moral”. La  conciencia del tiempo se crea en Asia con simultaneidad o duración. Por eso el brahamanismo, no siendo humanista, puede explicar el humanismo budista, donde la ternura de Buda, equivalente a la caridad de Cristo, permitió prescindir del sacerdocio. La diferencia del humanismo hindú con el chino consiste en que aquél es una religión y una moral sin historia,  mientras que éste es una política, una historia y  una ética. Ghandi introdujo la política y la historia con un ardid humanista. No el de su resistencia pasiva y boicot a las manufacturas inglesas, eso concernía a la acción práctica, sino el de una acción espiritual acorde con la religiosidad india. Convenció a las masas de que la Independencia era cuestión de dignidad y lealtad consigo mismo, de honorabilidad con los demás, antes que un asunto político o de logro material. La no violencia hizo protagonista de la historia a masas hasta entonces despreciables. En la misma época, Europa experimentó lo peor de la humanidad, y Asia, lo mejor del humanismo.

AHORA, 4 DE MAYO DE 2005

0 0 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Antonio García-Trevijano está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Si desea realizar un pequeño donativo para contribuir al mantenimiento del Diario Español de la República Constitucional y los gastos de alojamiento, puede hacerlo pulsando el siguiente botón:

Donar

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Gonzalo Alvarez

La catolocidad es una de las cuatro variedades del cristianismo.No se puede omitir de la formación del espíritu europeo la cristiandad,la catolicidad romana,el ortodoxismo y el protestantismo.Ninguna causa ha sido más concluyente de la unidad del espíritu europeo que las convicciones cristianas.

Pedro Ortigosa goñi

D. Antonio, de nosotros depende que esa hora suene, se haga presente. Por la marcha de conciencia cívica, no llegará nunca sin una acción valiente y decisiva. Así como Leónidas y sus heroicos trescientos espartanos salvaron a Gracia de la barbarie persa, en mi opinión, con 300 valientes ciudadanos decididos a todo, con una huelga de hambre en el Congreso, exigiendo la libertad política (representación por mónadas y separación de poderes), sería la espoleta que haría saltar este miserable régimen neofranquista por los aires, antes de que nos lleve a la ruina total de la nación.
Desde luego, yo me apunto, decidido a todo por la libertad política, y creo que se podrían conseguir
300 voluntarios con esa firme resolución. Porque, esperar a esa masa crítica, según usted, 50 o 100mil militantes, hoy por hoy, lo veo utópico.
¿Qué piensa usted al respecto?
Un abrazo república!