ESPAÑA, 1714, ESPAÑA

2

PACO BONO SANZ

¿Pueden unos locos ser conscientes de sí mismos? Niegan la existencia de su sombra, no salen a la luz para no verla, sufren la paranoia de creerse perseguidos por ella. Y en la oscuridad, donde el ojo humano no es capaz de distinguir lo real de lo irreal, fraguan una historia inspirada en el rencor a un enemigo inexistente: España. Ahora me acuerdo del perro que se intentaba morder el rabo. ¡Le ponía negro su impertinencia! Tal vez sea este el dibujo del nacionalista en España. Desprecian lo que son ante el mundo, y no se dan cuenta de que se desprecian a sí mismos. Porque los hechos de la historia, por más que sean tergiversados y escritos mil veces por mil generaciones distintas, son los que son.

Hacía referencia Nicolás de Maquiavelo, en su magnífica obra “El Príncipe”, escrita en 1513, al hecho de que Fernando, el rey de España, hubiera ayudado al papa Julio prestándole sus tropas auxiliares. Así lo dijo en su libro. No hablaba de Fernando II de Aragón, sino de Fernando de España. Porque España ya era un hecho en 1513. El matrimonio de los Reyes Católicos, fruto del azar y de la voluntad, así como la conquista posterior de Granada, acababan de fundar uno de los primeros estados modernos. La Nación española, que llevaba fraguándose desde principios del Siglo XV, desde que Fernando de Antequera se convirtiera en Rey de la Corona de Aragón tras la celebración del Compromiso de Caspe, pasaba a tener sujeto jurídico.

¿Cuánta gente española corriente conoce estos detalles? ¡Pero si niegan a Fernando su derecho a ser reconocido como el primer rey de España! Si levantara la cabeza… Estoy haciendo referencia a acontecimientos acaecidos antes del descubrimiento de América, que no determinó a España, como cree erróneamente Ortega y Gasset al considerar las colonias como la empresa común que supone la razón de ser de España y de su unidad nacional. En resumen, los hechos fundadores de España fueron: “El Compromiso de Caspe”, celebrado el 29 de marzo de 1412 (aunque ni los compromisarios, ni el rey electo de Aragón, abuelo del Rey Católico, tenían la menor idea de que su acción se convertía en un hecho fundador de una nación), el matrimonio de Isabel y Fernando el 19 de octubre de 1469, la Conquista de Granada el dos de enero de 1492 y la anexión del reino de Navarra el verano de 1512.

Todo esto acaeció doscientos años antes de la famosa fecha de 1714, ésa que utilizan los nacionalistas de España para justificar su acción suicida. No fue la Guerra de Sucesión a la Corona de España, que duró casi una década, un acontecimiento de carácter regional, sino un enfrentamiento político, es decir, de poder, entre las casas reales europeas. Cuando Felipe V asume la corona de España, lo primero que hace es emprender medidas que garanticen su nueva posición de poder, ni más ni menos. Se encuentra un país en decadencia económica, cultural y política, ingobernable si no se realizan reformas. Su ejemplo era Francia, la cuna de donde procedía. ¿Y no eran los catalanes tan españoles como los vallisoletanos? 1714 supone el fin de una guerra por el poder entre las potencias hegemónicas de Europa. Unos pocos fueron los vencedores y otros pocos los vencidos, pero el resto, como hoy, eran todos súbditos. Por entonces, igual que ahora, nos súbditos no gozaban de representantes que redactaran las leyes en las cortes que se consideran usurpadas. Las cortes eran órganos legislativos en manos de los estamentos más influyentes y más próximos al poder. El rey castigó a los oligarcas por su infidelidad, porque apostaron por otro rey para España. ¿Qué tiene que ver el pueblo español con esto?

0 0 voto
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Paco Bono está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Gonzalo

En estos momentos es muy oportuno iniciar el pensamiento sobre nuestra nación considerando la limitada función que ha ejercido la libertad política de los administrados españoles en el origen y conservación de España,y de los riesgos que conlleva el juego liberal de la oligarquía política con las existencias nacionales.Tiene que hablar la historia y el sentir originario de la patria contra el Estado de las Comunidades Autónomas,que imaginado por esta Monarquía borbónica ,está despedazando la percepción de la unidad nacional de España.Hay que polemizar sobre la eficacia de conceptos políticos tales como la autodeterminación de las nacionalidades lingüísticas y la exclusiva del poder por los partidos del consenso.