Demagogia Punitiva

3
Diario Español de la República Constitucional

PEDRO M. GONZÁLEZ

Debería causar vergüenza a todo jurista mínimamente prudente y recto oír como la clase política utiliza la vara de atizar del estado como instrumento recaudador de votos. Al fin y al cabo se trata de algo tan importante como configurar los límites del castigo, de la intensidad y extensión del monopolio estatal de la violencia. La alegría con que se oye formular y contestar a cualquier propuesta sin un mínimo rigor técnico es escandalosa.

Si Dña. Esperanza Aguirre o el Sr. Gallardón se levantan por la mañana con una ocurrencia sobre la instauración de la “cadena perpetua revisable” (¿?) – concepto que recuerda en su ilógica interna al de “alto el fuego permanente” – el portavoz de Justicia de la bandería contraria se despacha con otra estupidez, como es su negación en base a una inexistente preponderancia del principio de rehabilitación del reo.

 

Tan contraria es la boutade de quien curiosamente se autotitula como liberal al mínimo principio de seguridad jurídica e incoherente con el de cumplimiento íntegro y efectivo de las penas, como simple, bruto y antisocial el razonamiento de quien se dice socialista, olvidando el importante componente punitivo de la condena, disuasorio, y retributivo en lo moral para la víctima. Valorando la polémica, el Consejo General de la Abogacía Española ya expresó su sorpresa ante la discusión subrayando como paradójicamente, en los países donde se ha introducido la mal llamada “cadena perpetua revisable”, el promedio de encarcelamiento por esta pena ha sido de veinte años, inferior al tope máximo vigente en nuestro país.

 

La descoordinación entre ciudadanía, legisladores, encargados de dar cumplimiento a las leyes y quienes han de aplicarlas juzgando a su conciudadanos, fruto de este sistema de irrepresentación, poderes inseparados y dependencia judicial, consigue la cuadratura del círculo: Promover la cadena perpetua y su revisión a la vez, excusando para ello la levedad de las penas privativas de libertad actuales, cuando mientras tanto articula un código penal que permite la acumulación de penas que pueden superar el milenio en situaciones de concurso delictual, pero cuyo cumplimiento depende de una legislación penitenciaria que facilita que esos mismos reos alcancen situaciones de semilibertad en menos de quince años.

Control penitenciario de privilegios, régimen de cumplimiento y progresión en grado que, no olvidemos, queda en manos de la administración estatal o autonómica y sólo cuenta con el control judicial ex post por el Juez de Vigilancia Penitenciaria de esas previas decisiones burocráticas, dictadas al fin y al cabo por la misma clase política que promueve estas “brillantes” iniciativas.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Si desea realizar un pequeño donativo para contribuir al mantenimiento del Diario Español de la República Constitucional y los gastos de alojamiento, puede hacerlo pulsando el siguiente botón:

Donar

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
3 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
pablo

Al respecto de la cadena perpetua revisable no sé qué se entiende comunmente por ello, pero se me ocurre que podría tener sentido de la siguiente manera: Para ciertos delitos se establece que el condenado no abandonará la cárcel hasta que haya cumplido un mínimo de prisión, haya hecho todo lo posible por resarcir con creces el daño causado y se le juzgue apto para volver a vivir en sociedad sin ser un peligro para los demás.

¿Tiene esto sentido?

EncargadoBCM

Como dice D. Antonio es que todo está en un estado de confusión de algarabía y de caos, donde el lenguaje está demolido y nadie habla o piensa con precisión. En este contexto, no es de extrañar que al final nadie acabe enterándose de nada y algunos acaben obteniendo réditos: un código penal duro; por unos motivos claramente ideológicos.