El Silencioso Camino hacia el Totalitarismo

2

PEDRO M. GONZÁLEZ

La descripción de los procesos de concentración de poder, auténtica sociología de la inseparación y de la corrupción, es tan importante como la propia denuncia de la variada casuística que define la indivisión de poderes y la dependencia judicial. El estudio de esos mecanismos del continuo camino de inseparación, además de servir de eficaz vacuna ante cada acto destinado a restringir aún más la independencia judicial, hace pedagógica razón de experiencia constatable por cualquier iluso que aún piense que en España hay separación de poderes, independencia judicial, y en suma, Constitución.

Esa sociología de la reducción de la Justicia a mero departamento estanco del poder político único que caracteriza nuestro ordenamiento estatal, demuestra como en ese paulatino proceso de concentración juegan un imprescindible papel catalizador las instituciones de control político insertas en el mal denominado poder judicial, sirviendo de Caballo de Troya al totalitarismo de partidos.

Sin la apacible indignidad de la colaboración personal de quienes voluntariamente se integran en esos resortes de control, favoreciendo los continuos procesos de reforma y burocratización hacia la más absoluta densidad dependiente de lo judicial, resultaría imposible su pacífica materialización. El camino de inseparación se sirve así como solución meramente técnica, con el visto bueno o promovida desde dentro, como mejora en el funcionamiento en el que el beneficiario último es el ciudadano quien con su aquiescencia sacrifica sus garantías a favor de tal agilidad. “Los expertos“ han hablado.

La intención política de desjudicializar los Registros Civiles, quedando de forma residual y nominal la figura del Juez Encargado del Registro Civil es buena muestra de ello. Oportunamente a tal propuesta siguió la publicación de la Memoria Anual de la Unidad de Atención Ciudadana del Consejo General del Poder Judicial, en la que se exponían las áreas en las que se centraban las quejas de los usuarios de la Administración de Justicia. ¿Y saben ustedes qué órganos acapararon la mayoría de tales quejas?. Aciertan, los Registros Civiles, con más de la mitad de las reclamaciones presentadas.

El camino está allanado para la tropelía. La administrativización de la función jurisdiccional justificada de nuevo en cuestiones de eficiencia técnica, ofreciéndola como mejora para la  reducción de tiempos de espera y atención ciudadana.

0 0 voto
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
EncargadoBCM

En Andalucia se ha creado ya un Tribunal Administrativo para lo que era antes contencioso:

http://www.juntadeandalucia.es/economiayhacienda/contratacion/tribunal_adm/tribunal.htm

El camino esta claro.

Luis "er Maki"

Gracias D. Pedro, la cuestión judicial se entiende mejor con su aportación, es inquietante el futuro, si nadie abre las ventanas informativas, estas noticias pasan desapercibidas en cualquier esquina de un periódico o se pierden en la maraña ocupando un espacio residual en las ondas hertzianas. Salú2.