Libertades Concedidas

3
Diario Español de la República Constitucional

PEDRO M. GONZÁLEZ

Constante la tramitación de la nueva Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, conviene poner las cosas en su sitio. En España no hay nada nuevo en la relación de poder entre gobernantes y gobernados desde el año 1.936. El abanico de libertades individuales otorgadas con la carta del 78 vanaglorian la izquierda social transaccionante, y ahora protestan por su recorte. Pero sin libertad de pensamiento, la libertad de expresión es un espejismo.

Nada nuevo bajo el sol de la ausencia de Libertad Política sin la cual cada reforma será siempre reductora de las libertades personales. La nueva Ley sólo es otra vuelta de tuerca.

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ya emitió un informe el año 2.004 sobre el Sistema Integral de Interceptación de las Telecomunicaciones (SITEL) en el que pedía que en todo momento fuera la autoridad judicial la que controlara las intervenciones, así como que no hubiera indefinición en cuanto quien tenía que hacerlo. Como contrapunto, el vicesecretario de comunicación del Partido Popular (PP) D. Esteban González Pons, acusaba al entonces Ministro del Interior  Sr.  Pérez Rubalcaba de ser el responsable de que la española “sea una sociedad vigilada” por el empleo de un sistema que, además, había sido contratado por el gobierno del PP.

Como de costumbre, la voz de los partidos políticos y sus representantes en el CGPJ no se hizo oír para salvaguardar los elementales derechos de los ciudadanos. Todavía antes, las escuchas “aleatorias” del CESID dirigido por D. Emilio Alonso Manglano espiaban ya antes y también “aleatoriamente” a ciudadanos tan anónimos como el Rey, José María Ruiz Mateos, Pablo Castellano, Pedro J. Ramírez, o a Antonio García-Trevijano.

Por muy poco liberal que se sea, parece indiscutible que el principio de excepcionalidad en la intervención de las comunicaciones privadas por orden judicial, precisa de una autorización concreta de un juez determinado responsable de la interceptación con finalidad persecutoria de una actividad criminal específica que indiciariamente se esté produciendo, y durante un tiempo prefijado, con observancia de un control o seguimiento regular durante su ejecución.

Ello no era posible ya antes de este Proyecto de Ley con el sistema SITEL, cuya verificación judicial prevista en su  regulación legal y protocolos se establece a través de un control genérico y centralizado sobre el funcionamiento global del sistema mediante una autoridad judicial despersonalizada y difusamente establecida, efectuando revisiones periódicas de la ejecución del programa, sin entrar a analizar cada una de sus operaciones de forma particularizada.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Si desea realizar un pequeño donativo para contribuir al mantenimiento del Diario Español de la República Constitucional y los gastos de alojamiento, puede hacerlo pulsando el siguiente botón:

Donar

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
3 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Diego O. E.

Sí, poco ha cambiado en la relación de poder entre gobernantes y gobernados desde 1936, es verdad. Pero al menos se ha respetado la propiedad privada desde entonces, garantía constitucional que no se respetó junto con otras antes de 1936 mientras se desarrollaba la revolución social del Frente Popular en esa maldita Segunda República sin Estado que no se conquistó sino que advino, superada por la lucha de clases que trajo la Guerra Civil con la que usted tanto se identifica pues adopta sus símbolos y musiquillas para su Club Tercera República (muy significativo su defensa de una tercera república en lugar de una primera constitucional) Está claro de donde saca usted su motivación.
Esta cuestión, la interceptación de las telecomunicaciones trasciende el ámbito nacional, es verdad que se interceptan nuestras comunicaciones por agencias españolas, pero además se hace por otros países, todo lo que hacemos en internet queda registrado por el GCHQ y la NSA. Y no sólo se limitan a almacenar datos sino que actúan para influir y desacreditar a objetivos.

EncargadoBCM

Una vez vi un reportaje de uno que habia hecho incluso un ‘oraculo’ de resultados politicos, cientificamente, y que lo usaba el gobierno americano. Con tres o cuatro millones de euros se puede montar un sistema de simulacion politica o de data mining que te dice hasta cuando va el Evole a reirse en el minuto 13 de la entrevista a uno de los amigos.

EncargadoBCM

Lo realmente ‘malo’ de la ‘Republica’ es que trae cientos de ‘connotaciones dogmaticas’. Claro, en un pais, donde todos tenemos uno o dos dogmas __sagrados__ eso implica hacer pupa a quienes profesan dogmas ‘incompatibles’.

El dogma de AGT es muy bueno, superior a muchos otros, desde luego fundamentado e incluso con criterio _casi siempre_. Por ejemplo, decir que no tenemos constitucion porque lo dice la Carta de Derechos del Ciudadano o del Hombre de 1789 es atribuir caracteres _autoritativos_ y dogmaticos a dicha carta. Yo puedo argumentar que no, que Constitucion es lo que hicieron los ingleses con la Carta Magna. Y nada en el mundo podria dirimir cual dogma(1789 o 1212 ( o lo que sea)) es el que _debe_ predominar.

Las ‘ciencias sociales’ son mas dogmas que ciencias, y lo minimo que se les puede pedir es erudiccion y contrastacion, en eso AGT gana por goleada.

La gran tragedia española (y humana) es el apego al dogma y el desapego a la razon. El dogma suele ser dulce, mientras que la razon es arisca y fria. El dogma da el calorcito del grupo, del clan. La razon produce ( y necesita de) el aislamiento del sabio. El dogma crea el grupo humano. La razon crea al Hombre, como individuo.