Doble Amenaza para España

11

PACO BONO SANZ

Don Cosme y Don Damián

  • Le hablo de la doble amenaza, ¡de la doble amenaza! De ese caballo de Troya que se ha adentrado hasta el tuétano de la Nación. ¡Nacionalistas, nacionalistas! ¡Nacionalistas españoles!, ¡nacionalistas periféricos!

 

  •  ¡Qué razón tiene! ¿Qué quiere que le diga? Estoy en casa, me preparo un café y pongo la radio. PODEMOS, PODEMOS hasta en la sopa, debates ideológicos. ¡La televisión se ha convertido en un circo de la política para idiotas! Este régimen quiere idiotas, quiere voces que le sirvan, necesita servidores que idioticen sin que se note. Ya ni el idiota se da cuenta de que es idiota, la gente habla por hablar, como en las tertulias, no piensa si lo que dice es cierto o no.

 

  • ¿No lo ve? A nadie le importa la conciencia de unidad de España. España es un concepto discutido y discutible.

 

  • ¡Frase idiota!

 

  • ¡Para idiotas!

 

  • Los herederos del nacionalismo español, los sucesores de Franco, los neofranquistas, traidores, corrompidos, han querido borrar su mal de conciencia siendo tolerantes con los otros nacionalistas, los periféricos. El Nacionalismo español contuvo al nacionalismo periférico. Desaparecido Franco, el nacionalismo periférico se vio reforzado con su victimismo y por la debilidad de los herederos del Estado, todopoderosos sin una gota de moralidad; un enemigo fácil de batir, puesto que ya habían sido expulsados del Paraíso.

 

  • ¿Cree usted que alguna vez mordieron la manzana?

 

  • No hizo falta. Directamente arrancaron el árbol, impidieron la libertad política, prefirieron el poder, la riqueza rápida y fácil que les ofrecía Suárez, ese falangista convertido por la gracia del régimen en el Kennedy español. ¡No se ría, no se ría! ¡Es para llorar!

 

  • La tolerancia para con los traidores, para con los enemigos de la Nación Española y de su Estado. La tolerancia que se funda en la falta total de respeto a uno mismo, de respeto a la identidad personal y no digamos a la colectiva, esa tolerancia está grabada a fuego en este régimen de partidos donde el Estado es un Dios ateo. ¿Posible contradicción? El Estado se niega a sí mismo, se despedaza para satisfacer las ambiciones personales de los partidos. Y ahora llega PODEMOS, la nueva amenaza para España, un partido vinculado con el gobierno de Venezuela, declarado enemigo de España.

 

  • ¡Y los tertulianos entretenidos con las diferencias ideológicas! ¡Cuando lo que está en juego es su espíritu colectivo! ¡España no depende de la voluntad, ha sido creada por los hechos de la historia! ¡Cuántas veces lo ha repetido Trevijano! Ni nuestros padres, ni nuestros abuelos, ni ninguno de nuestros antepasados pudo decidir entre ser o no ser español como pueblo. ¿Por qué habría de ser esta generación y no otra la que hubiera de gozar de tal privilegio suicida? No olvidemos que la creación de un nuevo Estado Catalán conllevaría la destrucción del Estado Español y, con él, la destrucción de la Nación. Porque ¿acaso puede haber hoy de hecho una Nación sin personalidad jurídica?

 

  • Sólo la libertad política puede salvarnos. Nos encontramos frente a un escenario de autodestrucción que requiere de la ruptura como única forma de extirpar esta gravísima enfermedad de la mentira, de la traición, de la corrupción, de la deslealtad… Los pueblos tienen la religión y las costumbres de sus reyes. Ha llegado la hora de cortarle la cabeza al régimen de partidos. Nuestra guillotina es la abstención. ¡Abstención!
0 0 voto
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Paco Bono está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Suscripción
Notificar si
11 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
EstudiantedeDerecho

Abstención, una guillotina oxidada que no corre, se atranca entre los siglos… AGT lleva 60 años esperando que esa guillotina funcione.
Saludos

EstudiantedeDerecho

Sr Paco Bono:
Nadie pone en duda que AGT ha sido un hombre coherente, leal y sobre todo sabio. Tanto, que es seguro su puesto en la Historia de España. Pero ¿no cree que sería sano, que sus seguidores fueran menos dogmáticos?
¿Sabe Ud que, mientras sus fieles seguidores esperan a que la guillotina suba y baje, hay quién se dedica a destrozar discos duros, a sustraer sumarios de los juzgados o a pagar primas a jueces? ¿Hasta cuándo..? ¿Otro puñado de décadas..?
Saludos

Giuseppe Pinelli

Somos dogmáticos y presumimos de ello cuando defendemos la verdad frente a la mentira que vomitan
un día sí y otro también todos los lameculos de seta degenerada oligarquía.

D

A la guillotina con ellos. Ni un voto a la Monarquía de partidos. Abstención por la libertad.
Como siempre Paco dando en el clavo.

Joaquín Arroyo

Buenas tardes sr. Bono,
Como siempre totalmente de acuerdo con usted, y como es costumbre poniendo el dedo en la llaga, señalando el origen del gran mal de nuestra España: la ausencia de Libertad, que hace que todo en la política actual, pasada y la inmediata futura esté anegada por la Mentira, mentira que necesita de la idiotez, de la ignorancia, de la cobarde conformidad de los españolitos de a pie que se creen libres, modernos, ciudadanos del primer mundo aún cuando los hechos certifican cada día lo contrario. Mentira creada por los traidores neofranquistas y mantenida por la Socialdemocracia, traidora y carente de Valores o cuyo único Valor es no tener ninguno. Socialdemocracia, el monstruo hegemónico disfrazado con ropajes de democracia “como si” viviéramos en un carnaval eterno, todo lo basa en el “como si”, así, sin valores, y quitando además el valor del significado de las palabras, todo puede significar cualquier cosa incluso su contraria, promociona la tolerancia como algo bueno cuando es síntoma de superioridad para el que tolera y de inferioridad para el tolerado, ya lo decía D. Antonio en Teoria Pura de la República, yo no quiero tolerar ni ser tolerado! existe lo que se llama Respeto. Socialdemocracia! no puedo imaginar nada peor, consenso y hervidero de nacionalismos. Efectivamente, a los españoles que queden con algo de dignidad, de lealtad, solo nos queda el camino de la Abstención como inicio a la lucha por la Libertad, no hay otro!
Saludos y gracias por su labor.

Mendieta

No acabo de entender la íntima conexión que establece entre libertad política y la integridad territorial o conceptual de España . ¿No debería estar aquella por encima de éstas tras asumir cualquier consecuencia de su ejercicio?

Personalmente creo que caen ustedes en la trampa de ese debate nacionalista que ha implementado el propio régimen -en unos términos ficticios, por esquizoides, como tantos otros- para llenar de contenidos histéricos el mátrix partidocrático.

Joaquín Arroyo

Buenas tardes,
Me atrevo a contestarle solo con el animo de expresar mi pensamiento sobre la relación que establece aquí el Sr. Bono sobre la libertad colectiva y la integridad nacional puesta en peligro por los nacionalismos. La libertad colectiva, como establece D. Antonio Garcia Trevijano en uno de sus grandes descubrimientos, es igual a la Verdad, sin libertad colectiva todo en política, y lo demuestran los hechos es Mentira, pues, como se ve en España, todos los políticos parten de la Mentira que en España hay Representación (Libertad colectiva o política como prefiera) y Separación de Poderes, afirmando que en España hay Democracia, por lo que partiendo de esa premisa todo lo que sigue será asimismo Mentira. De hecho, estoy seguro, que si a cualquiera de los actuales políticos se les preguntara qué es la Democracia, aparte de miles definiciones diferentes para una misma cosa ninguno, aún sabiendo tal definición, que lo dudo, diría su definición correcta. Los nacionalismos, y en particular, el catalán, aduce que Democracia es derecho a decidir que siendo falsa esta afirmación ya de entrada, habría que preguntarles acto seguido derecho a decidir sobre qué, puesto que no tenemos derecho a decidir sobre todas las cosas, como en lo referente a hechos de existencia ni de ciencia y lo que ellos plantean es claramente un hecho de existencia, la existencia de España más allá de la voluntad de los propios españoles, es algo que nos viene dado al nacer, fruto de la historia. Por lo tanto con la libertad colectiva, con la Verdad los nacionalismos no tendrían ningún futuro, los catalanes como los demás españoles estarían preocupados de que su Representación dentro de España fuera la mejor posible.
Saludos

Mendieta

Gracias, aunque la libertad colectiva, más que la “Verdad”, consistiría en el ejercicio de su búsqueda bajo condiciones favorables; algo parecido al llamado método científico, que en sí no es ninguna verdad sino la definicion de un proceso que nos garantice un resultado lo más cercano a ella. Cuando dichos mecanismos garantistas no se dan, sólo quedarían luchas personales y tribales por el poder disfrazadas de debate por la verdad, mentiras para vestir la realidad (verdad) con el traje del bien común y para provecho de oligarquías caciquiles.

Pero las naciones son hechos de existencia sobre voluntades sociales, no al margen de ellas. Otra cuestión es el virus identitario que transversalmente recorre todos los aspectos de la vida social y política española, y que consiste en hacer de la identidad un objeto de transformación y no una herramienta transformadora, creyendo en la superchería que se cambia la realidad redefiniendo las identidades (sexual, cultural, generacional, regional, nacional, internacional, laboral, económica…) y no acometiéndola adecuadamente tras un análisis correcto. Se trata del percicioso virus narcisista que viene implementado con todos los paquetes ideologistas sobre los que se construye la ficción política participativa en la acción del Estado, última finaldad de los ideologismos que nos regaló el XX. Saludos.

Joaquín Arroyo

Buenas tardes,
No logro comprender su visión de la libertad colectiva como ejercicio de búsqueda, yo la veo como un hecho que nos permite elegir a nuestros representantes que lealmente defiendan nuestros intereses so pena de ser depuestos por medio del mandato imperativo y consecuentemente aprueben una legislación que derivada de esta representación sea la que en definitiva la Nación acuerde cumplir, así aparecerá la Verdad en política. Esta Verdad haría que los partidos y los representantes de los ciudadanos estén completamente fuera del Estado, es decir, pertenecientes a la sociedad civil, de donde nunca debieron salir, puesto que desde hace siglos se estableció algo que parece olvidado en la actualidad, el Estado no somos todos, el Estado es nuestro enemigo, enemigo de la sociedad civil, por lo tanto los ciudadanos necesitamos que la sociedad civil este presente en el Estado y que mediante una Constitución le separe los poderes en origen.
Tampoco comprendo muy bien cuando se refiere a que las naciones sean hechos de existencia sobre voluntades sociales, no sé si ese “sobre” quiere decir que es un hecho de existencia por encima o mas alla de voluntades sociales en lo que estaría de acuerdo o que significa que se fundamenta en ellas y ahí no estaría de acuerdo puesto que no creo que las guerras o los matrimonios entre reyes sean fruto de voluntades sociales. En cuanto a su reflexión sobre el virus identitario no puedo estar mas de acuerdo si bien yo le llamo Socialdemocracia, tanto a los nacionalismos como las bioideologías frutos ambos de ella.
Saludos

Luis "er Maki"

Sabias reflexiones D. Paco. Somos un pueblo “Carlista, cantonal, cismático…”. Con el estatuto de Bayona 1809, La Constitución de Cádiz 1812, El Estatuto Real de 1834 y las otras 7 Constituciones que le suceden y ahora con la (8ª) de 1978, los españoles no hemos conseguido crear una estructura de Estado Moderno, esta tarea SI la hizo el régimen en dictadura de Franco, pero bajo un sistema totalitario y huérfano de libertades. Es a la muerte del General, cuando la Sociedad Civil tuvo la oportunidad de lograr esa tarea “mantener la estructura de Estado Moderno y con libertades”. Desgraciadamente, la izquierda por rencores, los separatistas por intereses y la derecha por incapacidad, sentimientos de culpa y complejos, están desmontando y demoliendo esa estructura y lo peor acompañado de inseguridad económica, sin separación de los Poderes del Estado, ausencia de representación política y para mas “recochineo” sumisión al poder político de los medios de comunicación. pena penita.