Ser repúblico: verdad, lealtad y libertad colectiva

2

CARLOS VILLAESCUSA

Estados y gobiernos son el mercado del mundo al que se llevan los productos de las ciencias y de las fábricas. A él se van a buscar los objetos de deseo de los saberes, y a él son llevadas las caravanas de historias y noticias. Todo encuentra en él fácil salida, y por ello, si una dinastía evita la tiranía, la apatía, la debilidad y la villanía, y sigue el camino recto sin desviarse del que lleva a la meta, lo que se vende en él es oro acrisolado y plata pura. Pero si actúa con bajas miras y envidias, y se mueve entre los traficantes de la injusticia y la mentira, lo que en él se encuentra es mercancía estropeada y moneda falsa. El observador agudo debe sopesar lo que ve y ser la balanza de su búsqueda y de su indagación [1].

Más que la fidelidad, la lealtad, según Emerson, es la virtud madre de todas las virtudes. Se es leal a una causa y se es fiel a una persona. Para ser fiel tienes que creer o depositar tu fe en algo, mientras que en la lealtad no: la lealtad es un principio de la naturaleza, y, como dijo Emerson, no hay rincón de la naturaleza por ínfimo que sea, que no sea leal a toda la naturaleza y al Universo [2]. “Hay motivos suficientes para creer que la lealtad a la especie, fundamento de la ecología y la vida, ocupa el primer rango en los lazos sociales…” [3], y ese principio de la lealtad física del átomo, de las moléculas y de las partículas elementales, que son leales a su propio movimiento o a su naturaleza, se ha comunicado también a la naturaleza humana porque nosotros estamos hechos del mismo polvo de las estrellas.

Lo que se pretende con esta traslación a la ciencia política, es enunciar un principio ético de aplicación universal, a saber: la imposibilidad de ser libre si los demás no lo son y alcanzar el verdadero valor de la justicia en ambos sentidos de esta palabra, el moral individual y el social, en la esfera de sus relaciones humanas conforme a un sistema gubernativo de verdad y de justicia, en el sentido pleno y más absoluto de estos términos: la República Constitucional. Debe tenerse presente que el término libertad colectiva implica la responsabilidad del hombre ante él: porque no ha sido otorgado, el concepto susodicho comprende, en la fórmula más concisa que pueda imaginarse, la totalidad de las órdenes y prohibiciones éticas, y representa la base y la fuente de toda la moralidad y también el mensaje central e inmutable de toda Constitución y libertad verdadera.

Ser repúblico pide toda acción de una forma leal y sincera y como libertad colectiva, una fuerza de apoyo. Llegada esta verdad, se desvanece la demagogia política y cualquier ofensa consciente contra una verdad fundamental es un vicio. Por ende, logra una intuición más profunda del mundo, de las verdades elementales y una comunicación con todo lo que es sagrado.

El MCRC, a diario, restituye la salud política y resuelve dudas a quienes somos sus asociados, mientras que a los oligarcas del régimen no hace sino ponerlos en evidencia por sus defectos.

“El observador agudo debe sopesar lo que ve y ser balanza de su búsqueda y de su indagación.”

 

Referencias:

[1] Ibn Jaldún, Introducción a la Historia Universal, Almuzara (2008), pp. 35-36.

[2] Radio LC, passim.

[3] A. García-Trevijano, Teoría Pura de la República, El buey mudo (2010), pp. 160 y 221.

Creative Commons License

Este trabajo de Carlos Villaescusa está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Carlos Villaescusa
Carlos Villaescusa es profesor sustituto de Economía Financiera en la Universidad de Almería. Es autor del artículo “Autroliberalismo en Ibn Jaldún” en la revista Procesos de Mercado. Es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales; cuenta con máster en Economía de la Escuela Austríaca y Doctorando en Economía Escuela Austríaca por la Universidad Rey Juan Carlos, España.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Quintus F.

Excelente artículo Sr. Villaescusa. Su tono didáctico, sin caer en el exceso, es absolutamente imprescindible.

Muchas gracias.

Luis Ángel Calvo Pascual

enhorabuena Carlos, muy buen artículo.