La ceremonia (Lovecraft siempre resucita en campaña)

2
Diario Español de la República Constitucional

Fueron mis estudios sobre las costumbres políticas de lejanas tierras los que me trajeron hasta aquí. Desde la comodidad de Cátedra de la Universidad de Miskatonic el Dr. Henry Armitage me animó a emprender el viaje hacia la unicidad ominosa y desconocida. “Recuerda nuestro lema: ex ignorantia ad sapientiam; ex luce ad tenebras,” me dijo. Ya no queda apenas nada en mi memoria sobre los felices tiempos de la vida docente en la añorada Arkham, ni de las largas horas dedicadas a la investigación sociológica de las culturas primigenias.

El comportamiento educado de aquellas gentes no era de la rudeza típica de los pobladores de Innsmouth y su aspecto físico era en lo general de lo más normal, sin aquellas inquietantes hendiduras en la cabeza parecidas a agallas, manos palmeadas ni rostro ceniciento. Todos se afanaban ordenadamente en sus quehaceres diarios hasta que comenzó una inusitada agitación, que según uno de los sacerdotes de Dagón me confesó, se debía a que quedaban pocos días para La Ceremonia.

Estaban llamados a la La Ceremonia todos los mayores de edad. En ella según me explicó Randolf, los sacerdotes de Cthulhu, Nyarlothep, Shub-Niggurath y Yogh Shothoth serían encumbrados con la dignidad del ritual, tomando así la posesión de los Sellos Arquetípicos que mantienen a aquellos en su Su Sueño de Orden. Mientras Azathoth, el Dios ciego e idiota, en su trono bendeciría el resultado de La Ceremonia manteniendo alejados a aquellos rebeldes, seguidores de Los Antiguos, bajo la amenaza de despertar a Los Primigenios de su sueño en el lecho marino.

Que no está muerto lo que duerme eternamente; y en el paso de los eones, aún la misma Muerte puede morir”, me espetó con el terror marcado en su rostro.

Todo estaba en el libro. El Necronomicón así lo establecía desde que todo quedara atado y bien atado por su inspirador, el árabe loco Abdul Alhazred. La versión del rito actual, según tuve ocasión de investigar en oscuras bibliotecas, se debía a la moderna adaptación de Olaus Wormius, quien tradujo el libro en consonancia con los nuevos tiempos, manteniendo sin embargo la unidad primigenia garantizada a la secta del elegido, a quien se confiaba el Sello de Rayleigh, que le permitía controlar a las divinidades menores.

Fhatagn-nagh, ia!, ia! ia! Cthulhu fhatagn! Era la llamada a La Ceremonia. Todos dejaron sobrecogedoramente sus quehaceres para acudir a ella. Después, como si hubiera pasado un temporal invisible pero devastador, llegó la calma y todos retomaron sus ocupaciones habituales. Hasta dentro de otros cuatro años en que La Ceremonia se repetiría.  

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Pablo Vila Vayá

Oye, pues si se presentase C’thulhu a las elecciones habría que replantearse el tema de la abstención. Puestos a que gobierne un percebe, mejor un calamar y cuanto más tocho, mejor…. XD 😛

Un abrazo.

Condorcet

Me das a mi pensar y tomo; pues como sumo la Ceremonia passa escatre años en Esbargallofa, y yo cabila, mas que un Camalaro por muy Choto, prefesio el voto a un Cthulhu de allí, de toda la esbargallofia, de donde se esmusetja bellasu la garlofa mentre envidilivida el dia, el dia de los votareiros , es natural. Sempre radiluya el sol ese dia et sorti per sobre la ensumadera de C´thulu que es próxima a Nyarlothep y desgraxaven y desllunen tota la Marlofa y ven des lluym a res ” ex luce ad tenebros” per votar . Votar y Votar…
Salud!