Érase una vez

6

Érase una vez, en el limbo, una reunión entre la libertad, la corrupción y la traición. Las dos últimas, casi siempre juntas tan solo por interés, preguntaron un día a la libertad:

  • Oye, Berta, ¿qué te pasa últimamente? Ya ni siquiera hablan de ti ni pronuncian tu nombre.
  • Estoy en los corazones de todos los hombres. Algunos me sienten y lo saben y otros aún no lo han descubierto.
  • Había un idealista, un andaluz, de Granada creo, que andaba siempre llamándote. ¿Qué ha sido de él?
  • Sigue conmigo. Es mi embajador. Ni se cansa ni se rendirá nunca. Es infatigable. Durante bastante tiempo estuvo solo. Ya no lo está.
  • Contra nosotras no vas a poder nunca, y lo sabes. El dinero lo domina todo. No hay sitio para ti en el mundo actual.
  • No necesito sitio. Soy. Existo. Soy la clave de todo. El ser humano no sería lo que es sin mí.
  • ¿Cómo piensas derrotarnos, pobre ingenua?
  • Ya estáis derrotadas. Sois los símbolos de la derrota, de la bajeza, de la podredumbre.
  • No nos va tan mal. En cambio tú… Eres muy bella, sí, pero estás sola, olvidada, apartada de las aspiraciones de la mayoría.
  • Fíjate si seré la esencia de todo que hasta corromperse es un acto de libertad. El que quiere traicionar o corromperse, lo hace con absoluta libertad, ya que si no sería chantaje o extorsión. Para que vosotras existáis, yo tuve que existir antes. Recordadlo siempre. Soy previa a cualquier decisión, no se me concede, no se me puede otorgar. Soy la consecuencia del existir del ser humano. Están condenados a ser libres, y lo serán, todos ellos, más pronto que tarde. Cora, Tray, nunca entendéis nada. Llevamos así siglos.
  • En los años 70, en Canarias, el señor García-Trevijano me convocó y acudieron decenas de miles de personas solo para gritar mi nombre. Fue apoteósico. Este mismo verano se reunieron muchas personas en el Ateneo de Madrid. Al fin los encontré. He hallado a quienes jamás dejarán de hablar de mí hasta que todos los demás recuerden, pues lo han olvidado, que soy irrenunciable.

Y colorín colorado, Libertad desapareció de la vista de las malolientes Cora y Tray, dos pobres engendros perdidos, que empezaron a reír a carcajadas ante la falta de argumentos, mientras jugaban con monedas, billetes, sobres y puñales.

0 0 voto
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Raúl Cejudo González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
6 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Gonzalo Alvarez

El patriotismo de Ley Fundamental borbónica de 1978,el patriotismo de partido y el patriotismo de Estado son sensaciones infames que han corrompido,mediante un hipócrita consenso de traición a la causa democrática,la sensación española de la patria.La libertad,acompañada de la verdad y la lealtad,todas las veces prevalecerá.

Rosario Roces González

El joven MCRC ha conquistado a Berta y con sus amigas la honestidad y la transparencia,recorren con el Maestro,el estropeado lugar donde habitan,para que conozcan la Libertad.

“No necesito sitio. Soy. Existo. Soy la clave de todo. El ser humano no sería lo que es sin mí.”

Simplemente genial, conmovedor. Una vez más demuestras no solo inteligencia sino creatividad… atributos dignos de un hombre libre. Me ha encantado.
Verdaderamente he disfrutado leyendo esta pequeña historieta alegórica, honestamente. Si aceptas un consejo Raúl, este es el camino correcto: sencillo, didáctico, honesto, contundente, certero. Enhorabuena.

¡Salud e ímpetu!