Intuición de injusticia

2
Diario Español de la República Constitucional

Como cada año, el Ministerio de Justicia se ve en la tesitura de explicar el desastroso resultado del último barómetro del Centro de Estudios Sociológicos (CIS) sobre la situación de la Justicia española. Nuevamente ofrece una “valoración crítica” de la ciudadanía de la que, según el gobierno, también se pueden extraer conclusiones positivas “que responden a las demandas de los ciudadanos”.

Se trata de justificar con estos pésimos datos estadísticos que la opinión general avala el diagnóstico del departamento. La desastrosa nueva oficina judicial, la caótica transición al “papel cero”, y la retirada sólo parcial de las tasas judiciales se muestran como hitos históricos. Fruto de ello, según la propaganda ministerial, y como resultado de un mayor esfuerzo inversor presupuestario, se valora positivamente la percepción ciudadana sobre el funcionamiento de la Justicia, el aumento de la confianza en los tribunales y la consideración sobre “honradez e independencia”, de los Magistrados.

Sin embargo, mientras no exista separación presupuestaria de la Justicia, más dotación significará más control, haciéndola más dependiente de quien la provee de fondos, es decir del poder ejecutivo. Y mientras no exista separación funcional, la aprobación de más medidas legislativas sobre la Justicia servirán para aumentar los lazos de su dependencia del poder político que señorea el parlamentarismo de esta monarquía de partidos. Por eso no es de extrañar que las conclusiones del Ministerio de Justicia, como desde tiempos inmemoriales, achaquen simplemente el problema de lo judicial a una cuestión dotacional resaltando que las quejas ciudadanas simplemente se centran en “que la Justicia disponga de más medios, más tecnologías, y unos procedimientos más sencillos y ágiles”.

Además, difícilmente puede establecerse una opinión fiable de la ciudanía sobre la Justicia cuando el monopolio de la iniciativa legislativa relevante para su funcionamiento proviene del Ministerio dependiente del ejecutivo que se ratifica en una cámara legislativa que previamente ha designado a ese mismo ejecutivo. La información que precisa la asamblea para llegar a reformas verdaderamente útiles al ciudadano sólo puede tener lugar a través de las posibles soluciones que se transmitan a verdaderos representantes, cercanos al justiciable, que eleven a categoría de propuesta de ley las necesidades del día a día de nuestros juzgados y tribunales. Mientras ésto no ocurra, la separación entre el devenir de la actuación jurisdiccional y los anhelos de los justiciables estarán separados por un abismo infranqueable. Hasta entonces, los ciudadanos sólo demandarán a través de sus escritos procesales.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Gonzalo Alvarez

En democracia no tiene razón de ser el Ministerio de Justicia.El motivo de la justicia legal se encuentra en el conociminento técnico de una judicatura libre del poder ejecutivo y del poder legislativo,por lo que no pueden ser proporcionados ni honestos los pronunciamientos de una administración judicial cautiva de los dos poderes.Esta Monarquía borbónica de los partidos no es democrática.

Juan

En España todo es mercancía averiada o pescado podrido en lo referente a “democracia”, “estado de derecho”, etc., etc.; todo es falso de toda falsedad, auténtica porquería y auténtica basura.
Todo es criminal y corrupta partitocracia, abuso contra la población, estafa, engaño, represión, saqueo, idiotización, etc., etc.
En España prácticamente nadie entiende, porque no lo han aprendido, que la DEMOCRACIA son las reglas del juego. Y como no entienden esto, las personas de buena fe lo que entienden es que lo bueno, lo demócrata, lo noble, lo humanamente justo o razonable, etc. se encuentra en la izquierda o incluso en algún tipo de república que tampoco sabrían definir salvo por ausencia de monarquía, etc.
La DEMOCRACIA son LAS REGLAS DEL JUEGO; más del 95% de la población de España ahora mismo firmaría tener LA DEMOCRACIA, ES DECIR, LAS REGLAS DEL JUEGO. Solamente un pequeño porcentaje de asaltacaminos, mega-saqueadores, etc. no estarán nunca de acuerdo con LA DEMOCRACIA, es decir, CON LAS REGLAS DEL JUEGO QUE ES LA DEMOCRACIA.
Contra tanta basura, imbecilidad, manipulación burda, etc., una gran labor de cualquier repúblico consiste precisamente en esto: EN PROPAGAR QUE LA DEMOCRACIA SON LAS REGLAS DEL JUEGO. Y, como dice D. Antonio García-Trevijano, habrá que repetirlo un millón de veces o las que hagan falta.
Saludos amigos repúblicos.