Verdad y apariencia

2

Todo es propaganda. Todo son apariencias. La verdad es la némesis del régimen del 78. La realidad está al alcance de los ojos que quieran ver y de los oídos que quieran oír. Los que se benefician del fraude y del engaño no serán los que llamen la atención sobre la naturaleza ficticia del acontecer político español. Tendrás que ser tú, ciudadano, quien levante la voz y señale la verdad de las cosas allí donde la propaganda viste a la realidad con los harapos de las apariencias.

La princesa infanta Cristina de Borbón se aprovechó, junto con su marido, de su posición en la estructura del Estado para quedarse con dinero de los contribuyentes, tu dinero. La hija del monarca de entonces –y hermana del actual– nos robó a los españoles. Y si pudo perpetrar su crimen no fue por su astucia delictiva, sino que le daban nuestro dinero por ser quien es, en virtud de su apellido. Lo hizo en connivencia con su marido, que era quien pasaba el cepillo para que se lo llenaran con el dinero que el Estado toma de nuestros bolsillos.

Hoy te dicen que la única parte que se ha personado contra Cristina de Borbón son una banda de extorsionadores. La propaganda está creando en estos momentos una nueva historia de apariencias: quieren hacerte creer que la princesa infanta no es una ladrona, sino la víctima de una extorsión. Prescindamos de la especulación sobre la realidad o no de este chantaje de opereta. Ciñámonos a los hechos y olvidemos las apariencias. ¿Es cierto que el Instituto Nóos se lucró con dinero de los contribuyentes? ¿Es cierto que Cristina de Borbón formaba parte de su consejo de administración? Todo lo demás son distorsiones, ruido para desenfocar la atención de los hechos. ¿Acaso la golfería de Ausbanc o de Manos Limpias puede amnistiar los delitos que haya cometido Cristina de Borbón?

Y a todo esto, ¿dónde están los partidos estatalizados que presumen de republicanismo y que sacan la bandera a pasear el 14 de abril? Ninguno de personó en la causa. Nada dicen de la corrupción de la monarquía, todo lo callan. Se dicen republicanos cuando la realidad y los hechos gritan que son los sostenedores de la monarquía impuesta por Franco. PSOE, Podemos, IU, sois la aristocracia de la monarquía franquista. Debería avergonzaros, pero desconocéis el decoro y la dignidad humana porque vuestra integración en el Estado os ha deshumanizado: sois la barbarie totalitaria. No importa que las apariencias os presenten como honrados agentes políticos, la verdad no cambia.

En estos momentos se gesta un nuevo engaño de la propaganda. Habrá elecciones y cuando ya sea imposible ocultarlo más con reuniones y negociaciones que no conducirán a nada, bombardearán nuestros oídos desde los medios de comunicación con el mensaje de que se trata de una segunda vuelta. Mentirán. Los pilares del régimen del 78 están hechos de mentiras. Tratarán de engañarte de nuevo para esconder que la imposibilidad de formar Gobierno es, en realidad, el producto de la carta otorgada que llaman Constitución de 1978. Si es imposible formar Gobierno es porque la naturaleza el régimen del 78 lo impide. Esta imposibilidad es la evidente manifestación de que a los españoles se nos impide elegir a nuestro Gobierno. Esta imposibilidad es la evidencia de que son agentes ajenos a los ciudadanos los únicos con capacidad para elegir el Gobierno.

La imposibilidad de que los gobernados elijan su Gobierno de forma directa sumada al hecho de que su elección esté en manos de un pequeño grupo de personas es la definición de la tiranía.

¡Abajo las apariencias! ¡Viva la realidad!

@Javier_Torrox

Creative Commons License

Este trabajo de Javier Torrox está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Alonso Quijano

Hemos asitido estos meses penoso espectáculo de ver a los políticos en negociaciones imposibles, sin verguenza ni sofoco arrastrarse pidiendo árnica, antes de someterse a la decisión del Soberano. El Soberano debe tener la primera y la última palabra y los políticos deben sentirlo en sus carnes, viendo como el Soberano les pone y les quita con una gesto de su mano. La única forma de que esto sea posible y efectivo es con distritos unipersonales, donde el diputado pida personalmente el voto al Soberano cara a cara sin mediación y que conozca personalmente al Soberano, porque del Soberano emanan los poderes y el político aspira a ejercerlos en representación del Soberano. Por cierto el Soberano es el pueblo español como dice el artículo 1.2 de la Constitución Española.

Raúl Cejudo González

En efecto, Javier, todo es mentira en esta España de opereta. Y cada vez inventan mentiras más grandes y más increíbles. Pese a ello, la mayoría aún traga con todo. Habrá que concluir que muchos españoles no desean vivir en la realidad, sino en la permanente apariencia del “como si”.
Por cierto, buenísimo artículo.