PSOE y Podemos U. se pelean por una etiqueta totalmente descolorida: la socialdemocracia.

3

En la primera parte del programa D. Antonio García-Trevijano analiza la prensa: PSOE nueva socialdemocracia y CUP veta los presupuestos y divide el frente separatista.

La segunda parte se retransmite a través de Periscope y García-Trevijano responde a las preguntas de nuestros oyentes, tanto las enviadas a nuestro buzón ([email protected]) como las realizadas en directo.

0 0 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
3 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Javier Sueiro Lopez

Hola amigos, a ver si me podéis ayudar!

Me han convocado como vocal en una mesa electoral y por supuesto no quiero participar en la farsa. Había leído que alguien se declaró objetor de conciencia pero no conozco como acabó el caso y no sé de qué manera alegar para no acudir como vocal el día de elecciones.
Muchas gracias.

Aitor Céspedes Suárez

Buenas noches repúblicos. Excelente programa, como siempre. Escribo este comentario porque tengo una pequeña discrepancia (más ficticia que real por lo que diré al final) con don Antonio sobre la socialdemocracia. Coincido en que uno de los mayores problemas tanto de España como de Europa occidental es el nihilismo político, pero no creo que la socialdemocracia defina esa nada política, sino que es una “ideología” llamada socioliberalismo. Para explicarme, voy por partes:

1-Desde el punto de vista político y económico la socialdemocracia nace con unos objetivos claros, dar mayor presencia al Estado en los sectores estratégicos de la economía con el fin de realizar una mejor redistribución de la riqueza y de limar las asperezas sociales que el capitalismo provoca. Habría que distinguir también entre socialdemocracia marxista, que es la original, y cuyo objetivo era llegar al comunismo a través de la vía democrática; y la socialdemocracia no marxista, que es lo que en la práctica se convirtieron todos los partidos socialdemócratas, ante la imposibilidad manifiesta de alcanzar sus objetivos. Pero como la socialdemocracia no marxista también está condenada al fracaso a medio y largo plazo, solo le ha quedado dos vías: 1-Abandonar cada vez más su ideario esencial, convirtiéndose así en la práctica en un partido socioliberal. 2-Sucumbir y desaparecer debido a su fracaso. En ese sentido Podemos, al menos de boquilla, sí es socialdemócrata, mientras que el PSOE es socioliberal. Para resumirlo brevemente, podríamos definir al socioliberalismo como esa ideología donde el Estado interviene en la economía, pero sin especificar si será mucho o no, y donde se deja teóricamente vía libre al libre mercado. Igual de impreciso es en el resto de aspectos. Realmente esto se traduce en un “sí pero no, y un no pero sí”. …(continuo en siguiente comentario).

Aitor Céspedes Suárez

2-Por otro lado, desde el punto de vista moral, la socialdemocracia siempre ha sido progresista. El problema para los progresista viene cuando se realizan todas las conquistas sociales que reclamaban hacía varias décadas y, para sobrevivir como colectivo, retuercen cada idea progresista (feminismo, ecologismo, pacifismo, relativismo, etc…) hasta el absurdo, llegando nuevamente a la nada, esta vez, moral. Aquí sí encontramos claramente a Podemos y, claro está, al PSOE, que es doblemente nihilista, por ser socioliberal y progresista.

La confusión del primer punto esbozado se entiende por el hecho de que los antiguos partidos socialdemócratas que se han transformado en partidos socioliberales siguen llamándose así mismos socialdemócratas, de la misma forma que el PCE se llama así mismo comunista.

Creo que don Antonio conoce este hecho, pues su sabiduría política excede en mucho a la mía. Pero considero importante ser puntilloso en este tema, pues si no se generan confusiones terminológicas que sólo benefician a aquellas personas que originan dichas confusiones, aumentando de este modo esa nada política tan nociva para nuestro país.

Un afectuoso saludo.