Trío de reyes

4

No hay dos sin tres. Ahora tenemos tres reyes, Juan Carlos, Felipe y Pedro. Trío de reyes. El esperpento aumenta cuando creíamos que había alcanzado el máximo posible.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no sabe quién es él mismo ni el puesto que ocupa, desconoce la naturaleza política del régimen de poder en el que se desenvuelve. Tras el fracaso de Rajoy, Sánchez quiere ser rey. Ha iniciado una ronda de contactos con los partidos del Estado. Como un niño, afirma que se descarta a sí mismo con la infantil ilusión de que los demás verán en él a un estadista que se sacrifica y que eso provocará que lo aclamen como el líder que su equipo de aduladores le dice que es.

Hace unos meses, le dijo el monarca que intentara formar Gobierno. Y a Sánchez se le llenaba la boca con “El rey me ha encargado”, “El jefe del Estado me ha pedido”,… Ya ven, un secretario general socialista que se regodea adulando a un monarca. Pero ahora no tiene el encargo. Así que ha decidido asumir el papel del rey y encargarse a sí mismo la formación de Gobierno renunciando antes a ella, no vaya a ser que alguien pueda pensar que le impulsa la ambición de ser presidente del Gobierno.

Esta es otra manifestación del estado agonizante del Régimen del 78. El jefe de una de las facciones políticas del Estado se ha encaramado al peldaño que está reservado al monarca. Sánchez ha iniciado estos contactos para dar la imagen de que actúa para desbloquear la situación. Pero los objetivos que persigue con esta conducta no son relevantes. Lo que sí es relevante es que ha entrado en conflicto con la monarquía al disputarle los actos que la constitución del 78 reserva a Felipe: hablar con los partidos para proponer un candidato a presidente del Gobierno.

Tampoco importa que no tenga intención de realizar la chufla disputarle el puesto a Felipe y ser coronado rey Pedro. Importa que disputa el espacio de la monarquía. Y también importa el silencio del monarca acerca de este hecho.

¿Qué corolario obtenemos de todo ello? El rey, su posición y los actos inherentes a su cargo han dejado de ser acreedores de respeto. La monarquía es pompa, formalidad y protocolo; cuando sus sostenedores dejan de atender a estas formas, estamos ante un síntoma de que la monarquía se deshace como un azucarillo. Si a ello añadimos que el rey asiste con impotente silencio a estos hechos, estamos ante un monarca sin recursos para afirmar su posición.

La forma sin firmeza de su sustancia es materia en descomposición.

@Javier_Torrox

Creative Commons License

Este trabajo de Javier Torrox está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
4 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Vicente Carreño

¡Magnífico!¡Excelente!. Felicitaciones por esta reflixión tan bien construida.

Atanasio Noriega

Muy grande Javier Torrox. Muy buen artículo y acertadísima reflexión. Me ha hecho reír mucho con la frase “Así que ha decidido asumir el papel del rey y encargarse a sí mismo la formación de Gobierno renunciando antes a ella”. Una imagen realmente hilarante 🙂

Gonzalo Alvarez

En España no hay formación de Gobierno porque no hay democracia.España se está tragando un gran engañabobos monárquico:Estos reyes borbones no fueron elegidos por los que con su dinero contribuyen a la Cosa Pública.En esta Monarquia borbónica todo es falso,desleal y sometimiento.El peter pan de la rosa es un arlequín del Poder.

Juan

Por todo ello está en marcha la Beatificación o Santificación (disculpes, no sabría precisar) del rey; ahora habrá que recitarlo así: “SANTO, SANTO, SANTO ES EL BORBÓN” (en lugar del El Señor).

En la Diada de Catalunya unas personas quemaron, al parecer, unas fotos del rey (no sé de cuál ni me importa) y unas páginas de un libro para absolutos imbéciles políticos; por ello se le quiere dar entretenimiento a unos burócratas-funcionarios para que persigan a estas personas por un “delito contra la corona”. Hace pocos meses se ha creado o ampliado una serie de delitos “contra la corona” y otros con grandiosa e infinita ambigüedad para así dar entretenimiento a burócratas y otros inútiles para la sociedad civil y para la libertad política colectiva.

Creando y ampliando ad nauseam toda serie de delitos para SANTIFICAR O BEATIFICAR al rey, etc.; es de risa.

Pero, ¿qué ocurre, por ejemplo, en EE. UU. DE NORTEAMÉRICA?; ya dije aquí otra vez que allí pueden quemar en la vía pública (si está permitido hacer fuego y no dañas a nada ni a nadie) su propia bandera de las barras y las estrellas y no es delito, ni nada de nada; ¿por qué ocurre esto?, pues porque su TRIBUNAL SUPREMO determinó que es CONSTITUCIONAL Y ESTÁ AMPARADO POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN el hecho de quemar un símbolo (¡¡¡incluyendo, por supuesto, su símbolo que es la bandera nacional!!!); así mandó a la mierda a los caciques, metomentodo, etc. y al que la moleste LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN, que está por encima de cualquier símbolo, pues que se aguante.

SALUDOS, AMIGOS REPÚBLICOS.