Sobre la Libertad (III-1): florilegios para «Liberamantes»

0
[Dedicado a la memoria de Friedrich Nietzsche, amigo del alma [Psique]; a la de Jesús de Nazaret, amigo en espíritu; y, también éste, a la memoria del español Jorge Ruiz de Santayana, amigo. Dedicado, extensiva e igualmente, a los grupos locales de acción «líbero-política» en proceso de «Preparación» y «MCRC»; grupos de acción interpersonal directa, nódulos de Libertad, auténticos pilares basales y pioneros principales, decisivos y fundamentales para la extensión reticular y la persistente consolidación consciente de la Libertad política en España].


 

Nos limitamos a «re-unir», en esta extensión o corolario del artículo anterior, citas dispersas con el propósito de que el lector amigable las interprete e, hilvanando sus propias deducciones, prosiga «co-siendo» sus propias conclusiones. Estamos seguros de que, con el lector atento, nos encontramos en condiciones de definir lo que es (y lo que, durante la acción «líbero-política», verdadera y libremente, «está-siendo») la persona «Liberamante». Enlazamos los florilegios con el artículo donde, en su caso, aparecieron.

> Friedrich Nietzsche (1873): “sólo en la ilusión del amor, sólo al resguardo de la ilusión del amor, es decir, sólo en la incondicional creencia en lo perfecto y justo, el hombre es capaz de crear. Obligar a alguien a no amar incondicionalmente es cortarle la raíz de su fuerza. Por verse obligado a abandonar su sinceridad, se disecará.”(1)

> Aristóteles (s IV a. de C.): “El hombre es el único animal que tiene «logos» [palabra, razón,…] Y esto es lo propio del hombre frente a los demás animales: poseer, él solo, el sentido del bien y del mal, de lo justo y de lo injusto, y de los demás valores.”(2)

> Jorge Ruiz de Santayana (1951): “La Psique, al ser esencialmente una forma de vida, una suerte de código animado de higiene y de moral, es un principio muy selectivo: está distinguiendo continuamente entre bueno y malo, correcto y erróneo. La selección es el aliento de sus narices. Todo los sentidos, instintos y pasiones son sus exploradores.”(3)

> Daniel C. Dennet (1984): “¿Cómo logró «la razón» hacerse un sitio en un Universo mecánico y material? En el principio no había razones, sólo causas. […] La explicación es sencilla: no había nada que tuviera intereses. Pero, después de milenios, aparecieron los simples replicantes […] ¿Cómo llegaron a cobrar vida propia los intereses de los «replicantes»? Simplemente así: los replicantes se fueron convirtiendo, poco a poco, en guardianes de sus propios intereses. […] Cuando entra en escena una entidad cuyo comportamiento retarda, aunque sea de forma rudimentaria, su propia disolución o descomposición, esa entidad lleva al mundo «su bien».(4)

> Friedrich Nietzsche (1886): “Lo que se hace por amor acontece, siempre, más allá del bien y del mal.(5)

> Jesús de Nazaret (siglo I):

>> “Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy en medio de ellos”.(6a)

>> “Éste es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando. […] Esto os mando: que os améis los unos a los otros.(6b)

>> “- «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?»(6c)

> Jorge Ruiz de Santayana (1942): “La humildad, la piedad, son requisitos previos de la espiritualidad, son mucho más que una virtud prudente, buena para los que desean prosperar en el mundo. Permiten al espíritu reconocer la verdad; y ser constante, claro, valiente e irreprochable. […] Nada hay iluminado en el esnobismo moral; y el espíritu se siente más a gusto entre cosas sencillas, si son perfectas, que en mentes ambiciosas. Su propia perfección consiste en la caridad, en la percepción y el amor de perfecciones posibles en todas las demás cosas. Así, la humildad innata del espíritu se vuelve no sólo hacia el reino de la materia, el poder universal del que depende el espíritu, sino también hacia el reino mismo del espíritu, hacia todas las vidas, lenguajes y amores en los que el espíritu pueda ingresar. A las obras corporales de misericordia, Cristo añade caridades espirituales. Paciencia, perdón, comprensión, defensa del corazón contra la gazmoñería, la hipocresía, el aislamiento y las locuras de la conciencia.(7)

> Hannah Arendt (1953): “El logicismo es lo que atrae a seres humanos aislados, pues el hombre, en completa soledad, sin otro contacto con sus congéneres humanos y, por tanto, sin ninguna posibilidad real de experiencia, no tiene otra cosa a que recurrir que las reglas más abstractas de razonamiento. […] El aislamiento es, en términos humanos, la enfermedad de nuestro tiempo.(8)

> Friedrich Nietzsche (1878):El amor no reconoce poder alguno; nada que separe, discrimine, establezca superioridad o inferioridad.”(9)

 

> Friedrich Nietzsche (1878):

>> [En parágrafo 208: «El libro se convierte casi en un ser humano»]. “Todo escritor se sorprende al comprobar que el libro, cuando se desprende de él, cobra vida propia; […] busca sus lectores, enciende vida, hace feliz, sobresalta, engendra nuevas obras, llega a ser alma de propósitos, en una palabra, vive como un ser dotado de espíritu y alma y, sin embargo, no es un ser humano. El autor más afortunado es el que, en su vejez, pueda decir que cuanto había en él de pensamientos y sentimientos generadores de vida, fortalecedores, edificantes y esclarecedores, perdura en sus escritos; […] Si se considera que todo acto humano, no sólo un libro, se convierte de algún modo en móvil para posteriores actos, decisiones y pensamientos, que todo lo que acaece se ensalza indisolublemente en todo acaecer futuro, se percibe la verdadera inmortalidad que existe, la del movimiento: lo que alguna vez ha movido está integrado y eternizado en el conjunto de todo lo que es, como un insecto en un trozo de ámbar.(9)

>> [En parágrafo 263. «Talento»]. “En una humanidad tan evolucionada como la nuestra, cada uno tiene de por sí acceso a muchos talentos. Cada uno nace con talentos ingénitos, pero pocos, por naturaleza y educación, poseen el grado de tenacidad, perseverancia y energía que se requiere para llegar a ser, en efecto, un talento; es decir, a ser lo que se es; o sea, descargarlo en obras y actos.(9)

>> [En parágrafos 411, «La inteligencia femenina»; y 415, «El amor»]: “La inteligencia de la mujer se manifiesta como cabal dominio y presencia del espíritu […]. El culto que las mujeres rinden al amor es, en el fondo y originariamente, una invención de su inteligencia.(9)

> «Inter-esse»: “El «Inter-Esse» es una «co-afirmación» pura, es un puro «Entre-Sí»; sin otro interés que «Él» [«Inter-esse»] mismo; y, por tanto, sin juicio y sin prejuicio.”

«Personificación»: “un recíproco «per-feccionarse»; un hacerse «Entre-Sí»; un estar «co-siéndose» y mutuamente confirmándose.”

> Mujer: “es el organismo «vivo» más perfeccionado de la Naturaleza (de la «Madre –Mater– Naturaleza»; de la espiritualizada «Madre-Materia»); es, «puede-ser», de forma milagrosamente innata, simultáneamente receptáculo y manantial de Amor: es el «Sí-Tú» que tan magistralmente bien prepara al «No-Yo» para que afirme «Sí-Tú-también».”

> Del Interés al «Inter-esse» (VI): “serie de artículos cuyo contenido oscila entre el «psiquista» «interés» (necesariamente involucrado en relaciones del tipo «sujeto-objeto» o «individuo-mundo») y el espiritual «Inter-esse» (referido a relaciones «persona-persona» cuando, con palabras de Hannah Arendt su “razón de ser es la Libertad(10) en el sentido específico de que “sólo hay Libertad en el particular ámbito del «entre» de la Política (11a)).

> Ser humano: “El «ser humano» (inexistente género de especies existentes), que ni es ni se manifiesta sino en la singularidad de «cada ser humano» (especie) […] como «ser-amado»; es decir: «ser afirmado», «ser comprendido» y, poco después de nacer, «ser Nombrado».”

> «Liberamor»: “tipo de Amor penetrante y receptivo, virilmente femenino y femeninamente viril (o sea: comprensivo), que, manteniéndose casto, fertiliza y se alimenta de verdades personales; que se recrea de memoria, presente, promesa y previsión. Que, abriéndose paso hacia la Libertad, reclama y proclama: «mis principios, mis verdades, no son otros, no son otras, sino cada uno de vosotros: ser-es espiritual-es». Que libra del «sí-mismo» a través del «Entre-sí».”

> «Liberamante»: ¿no se desprende ya de todo lo anterior, amigable lector? Y si, en el artículo anterior, dijimos del «Liberamor» que es un “veraz Amor que libera Amor veraz”; y si el origen etimológico de la palabra «inteligencia» combina los significados de «entre» -inter- y «leer» -legere-; y siendo las personas, ellas mismas, verdades presentes…, sólo falta que, presentándose voluntariamente y a la luz entrecruzada del espíritu, «se lean Entre-sí» en voz audible para, en verdad, «personificarse» libremente, convirtiéndose realmente (no metafóricamente como «el libro» de Nietzsche), en «Liberamantes». Quizá, entonces, lleguen a comprender los gravísimos errores «psico-ideológicos», y las ominosas omisiones, en el citado texto de Aristóteles.

 


(1) NIETZSCHE, Friedrich. “Segunda consideración intempestiva. Sobre la utilidad y los inconvenientes de la Historia para la vida”. Libros del Zorzal, 2006. [Ed. orig. 1873].

(2) ARISTÓTELES. “Política”. Editorial Gredos, S.A. 2000. [escrito s. IV a de C.].

(3) SANTAYANA, George. “Soliloquios en Inglaterra y Soliloquios Posteriores” >> 49-“La Psique”. Trotta, S.A. 2009. [escrito entre 1918 y 1921. Ed. original: 1922].

 (4) DENNETT, Daniel C. “La libertad de acción” . Editorial Gedisa, S.A. 2000. [edic. original 1984].

(5) NIETZSCHE, Friedrich. “Más allá del bien y del mal”. Ediciones Folio, S.A. 2002. [Ed. orig. 1886].

(6) “Biblia de Jerusalén”. Editorial Española Desclée de Brouwer, S.A. 1967.

(6a) En Evangelio de Mateo 18, 20.

(6b) En Evangelio de Juan 15,12-14; 17.

(6c) En Evangelio de Juan 20,15.

(7) SANTAYANA, George. “Los reinos del ser”. Fondo de Cultura Económica. México, D.F. 1.959. 2ª Reimpresión-2.006. [Ed. original 1.942].

(8) ARENDT, Hannah. “Ensayos de comprensión. 1930-1954”. Caparrós Editores, S.L. 2005.

(8a) “De la naturaleza del totalitarismo. Ensayo de comprensión” (1953).      

(9) NIETZSCHE, Friedrich. “Humano, demasiado humano”. Jorge A. Mestas; Edic. Escolares, S.L. 2002. [Ed. orig. 1878].

(10) ARENDT, Hannah. “Entre el pasado y el futuro”.  Ediciones Península, S.A. 2003. [Ed. original: 1954].

(11)  ARENDT, Hannah. “¿Qué es la política?”. Ediciones Paidós Ibérica, S.A. 2001.

(11a)  Fragmento I, titulado “¿Qué es la política?”. [escrito en Agosto/1950].

0 0 voto
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Paco Corraliza está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Suscripción
Notificar si
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios