Doctrina Parot – UGT – Abogados Catalanes – Wert – Uso del Español – Futbol con Guinea.

4
Radio Libertad Constituyente - Diario Español de la República Consitucional

El Tribunal Supremo ha dictado sentencia anulando la Doctrina Parot. Por doce votos a cuatro, se ha pronunciado y ha dicho prácticamente lo que ya habíamos comentado en nuestro programa. Una vez más, D. Antonio se adelantó a todos los medios y citando al magistrado del Tribunal Supremo Julián Sánchez Melgar, que fue el ponente de la sentencia del Pleno de la Sala Segunda que creó la Doctrina Parot en febrero de 2006, se diserta sobre la interpretación hermenéutica.

Un nuevo caso de corrupción, esta vez, el sindicato UGT, que convierte la formación en un lucrativo negocio. El entramado gira en torno a IFES (Instituto para la Formación y Estudios Sociales) que pertenece al sindicato. Entre sus empresas, encontramos la denominada “Formación 2020” cuya dedicación se centraba en la compraventa de libros cuyos beneficios netos el año pasado fueron de 1,4 millones de euros, el 24% de la facturación.

Unos 100 abogados catalanes han denunciado ante los tribunales el acuerdo adoptado a mediados de octubre por el Consejo de los Ilustres Colegios de Abogados de Cataluña (CICAC) en el que este organismo se adhería al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir. El recurso pide la retirada del acuerdo ya que los abogados consideran que afecta a “derechos fundamentales de la persona”.

Hablamos sobre el malentendido del Sr. Wert y sus declaraciones respecto a los recursos para las becas Erasmus que otorga la Unión Europea. Comentamos las declaraciones del portavoz de la Comisión de Educación de la UE.

Por último, tratamos los temas: El Lenguaje Español, a propósito de la publicación, por parte del Instituto Cervantes, del libro Las 500 dudas más frecuentes del español y el partido de futbol, que se va a disputar el próximo sábado, la selección española con la selección de Guinea Ecuatorial. Algunos partidos políticos españoles no están de acuerdo con este evento. D. Antonio conoce muy bien Guinea y nos aporta su criterio.

 

Ha conducido el programa Jesús Murciego, con la intervención de D. Antonio García Trevijano y la colaboración técnica de Pedro Gómez, Baldomero Castilla y Manu Ramos.

 ESCUCHAR EL AUDIO (PODCAST) 

Si tiene problemas con el reproductor o no se reproduce el sonido, por favor, compruebe el bloqueador de anuncios de su navegador y desactívelo

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
4 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Manuel Ramos

El jugador de fútbol guineano se llama Juvenal. Aquí está en el programa Punto Pelota:
http://www.intereconomia.com/video/punto-pelota-josep-pedrerol/juvenal-si-guinea-ecuatorial-una-dictadura-que-espana-yendo-jugar-

Ricardo García Nieto

MAULLIDOS
El otro día se me presentó en casa el Diablo Cojuelo. Venía un poco despistado después de una siesta de siglos, me preguntó en qué año estábamos y qué podía hacer por mí. Le serví un café y le puse al día.
-Si pudieras –le dije-, dada tu condición de diablo bromista, me gustaría que los diputados españoles soltaran un maullido cada vez que conjugaran públicamente el verbo trabajar.
-Ya te veo venir –me guiñó un ojo-, quieres que, cuando intenten decir “trabajamos por el bien común”, les salga “miau por el bien común” .
-Eso, eso –señalé, jubiloso-, pero que no sea una onomatopeya, que emitan un verdadero maullido de gato.
-¿Algo así?
Y como si de magia se tratase, se encendió mi televisión y la pantalla mostró un pleno del Congreso de los Diputados. El portavoz del partido gubernamental decía:
-Miau para que España sea más competitiva; miau sin cesar para salir del túnel; miau…
Eran unos “miaus” auténticos, de primera calidad. La bancada de la oposición estalló entre risas y burlas: ¡eres el gato con botas!, ¡Si pareces Garfield!, ¡Doraemon!
-Señor portavoz –intervino el presidente- no le tolero que maúlle, por muy bien que lo haga.
-Señor presidente no he maullado –respondió y, acto seguido, se lamió el dorso de su mano derecha y se lo pasó por un ojo.
-Concluya.
-Ya concluyo, señor presidente –hizo una pausa, volvió su cuello hacia los bancos de la oposición y, poniéndose solemne, añadió-: en definitiva, señorías, ¡miiiiiiiiiaaaaaaauuuuu! por España.
Aquel último maullido no se podía superar, era largo, lúbrico, engolado, como el de una gata en celo.

Reí hasta toser y, eufórico, pregunté:
-¿Es real? ¿Está pasando?
-No –contestó-; es mi inconsciente de diablillo juerguista, que se ha colado en esa máquina tuya de imágenes.
-Pues es justo lo que deseo que hagas por mí.
-No lo haré.
-¿Por qué?
-Porque lo vas a escribir.
-No es lo mismo –objeté-. Quiero que suceda.
Y el Diablo Cojuelo desapareció con una sonrisa socarrona.

Cuando me puse frente al teclado de mi ordenador, apareció mi gata con un saltamontes en su boca, lo dejó en el suelo, lo aplastó con una pata y me dijo:
-Miau.
Comprendí que estaba trabajando.

Ricardo García Nieto.

http://lacomunidad.elpais.com/ricardogarcianieto/2013/11/14/maullidos

Ricardo

Que no, don Antonio, que no, que la llamada doctrina Parot, o sea, el aplicar la redención de penas a la pena impuesta por los jueces y no al “límite máximo de condena a cumplir”, es lo que dice la ley de 1973 por la que se juzgó a los etarras:

“Art. 100.- Podrán redimir su pena por el trabajo, desde que sea firme la sentencia respectiva, los reclusos condenados a penas de reclusión, presidio y prisión. Al recluso trabajador se abonará, para el cumplimiento de la PENA IMPUESTA, un día por cada dos de trabajo, y el tiempo así redimido se le contará también para la concesión de la libertad condicional.”

Más claro, agua.

Por qué la ley –respecto a la redención de penas- se venía aplicando ilegalmente –si es que se realmente se venía aplicando así- lo ignoro.

Pero lo cierto es que objetivamente la sentencia del Tribunal de Estrasburgo ha respaldado la práctica de una ilegalidad en contra de lo que inequívocamente dice la ley de 1973, como se ve más arriba.

Por cierto, que alguien me explique si el TS cometió una barbaridad al servicio de los políticos cuando estableció la doctrina Parot ¿Como podemos confiar en dicha institución y no creer que ahora no haya cometido otra tropelía, pero de signo contrario y según manda los tiempos y la coyuntura?

e.sánchez

D. Antonio y seguidores
Siendo un completo lego en materia de Leyes, Doctrinas, etc no puedo aportar ni una mínima opinión sobre la traída y llevada “Doctrina Parot”. Lo que sí -parece- es que la liberación de asesinos no es un plato de gusto para mucha gente. Vds. me corregirán si me equivoco, pero lo que habitualmente se denominaba gente de bien y/o gente de orden, se asigna instintivamente a gente de “derechas”, y -por ende- gente retrógrada y poco o nada deseable en una sociedad “moderna”. Quizás -y como corolario- la sociedad democrática y “progresiva” se encuentra mucho más confortable con gentes que ni sea amantes del bien ni mucho menos del orden.
Desafortunadamente, la inconsistencia democrática, demuestra que esto no es cierto, y de hecho los dirigentes “democráticos” se sienten francamente incómodos ante manifestaciones, algaradas, ya no digo de desórdenes públicos, escraches, y otras yerbas. Naturalmente no dudan en usar -pardójicamente- las fuerzas denominadas -por ellos mismos!- de *orden público*, dejando muy en entredicho las ideas que supuestamente defienden. Resumiendo, pretender orden con el desorden, eso sí convenientemente enmascarado en leyes que suscitan controversias más allá de matices o precisiones en una dirección, zigzagean como pollo sin cabeza.
El marco de todo ello está en el mantra habitual de que siempre hay que luchar por tener más democracia. Una ideología, que continuamente reclama su insuficiencia continuamente como motor inmanente, queda en evidencia, e incluso resulta poco atractiva o convincente. ¿quién puede estar entusiasmado con una ideología a la que *siempre* le queda por desarrollarse más?
Probablemente -y parodiando al exquisito humorista “el Roto”- “el sistema democrático lo lleva una casa de apuestas”.