El Factor Republicano XIV: sindicalismo de estado y feminismo de cuota

1
Factor republicano - Diario Español de la República Consitucional

EL FACTOR REPUBLICANO XIV: SINDICALISMO DE ESTADO Y FEMINISMO DE CUOTA

La dominación ideológica de lo social sobre lo político es una de las claves del estado de partidos. La integración de masas en partidos de identificación estatales y sindicatos también de estado traen como frutos el sindicalismo de estado y el feminismo de cuota

 ESCUCHAR EL AUDIO (PODCAST) 

Si tiene problemas con el reproductor o no se reproduce el sonido, por favor, compruebe el bloqueador de anuncios de su navegador y desactívelo

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
1 Comentario
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Thulio Moreno

En el momento en que el artículo 28 de la ley de 1978 se amoldó a los intereses partidarios de los sindicatos, para atraerlos a la falsa democracia, se corrompió el sentido de lo que allí se dice.
Son los trabajadores quienes tienen el derecho de fundar sindicatos, o NO. Son los trabajadores, quienes tienen el derecho de sindicarse, o NO. Son los trabajadores quienes tiene el derecho de hacer huelga, o NO. Son los trabajadores quienes tiene el derecho de internacionalizarse, o NO.
La lectura y perversión de lo que se escribió, ha situado al sindicato como un ente previo a los trabajadores, como un ente que emana derecho, causa inherente al concepto Estado; sea éste del tipo que sea.
El artículo 7 habla de sindicatos de trabajadores, NO hay sindicato sin trabajadores; bueno, sí, el del crimen. Sin embargo, los sindicatos españoles actuales, lo son, sin que tengan el respaldo y apoyo de los trabajadores (un 10% de afiliación). Detentan la representación y potencia de actuar en nombre del mundo laboral, sin democracia interna, sin participación en los centros de trabajo, sin solidaridad colectiva.
Se ha impuesto al sindicato como un cubilete de los necesarios para el trile.