Optimismo de la inteligencia, pesimismo de la voluntad

Teoría política para la acción constituyente de la Libertad Política Colectiva

2
Niño enciende la luz

El dilema planteado para elegir entre la libertad o el dinero que fabrica el economicismo, alejado ya de las finanzas ordinarias, hace normal que prime lo cuantitativo sobre lo cualitativo y en el terreno de las leyes, lo punitivo sobre lo normativo. Es normal por lo tanto que sin ningún pensamiento político impulsado por la Libertad, a la opinión pública la arrastren los economistas, que son quienes más a menudo se equivocan en todo lo político y su porvenir.

La degradación cultural actual y la quiebra moral, que hace que cunda el desánimo para refugiar al optimismo de las inteligencias en el determinismo de lo planificado, es la misma que produce el pesimismo de la voluntad que las anima. Carentes de todo impulso moral, no pueden más que ampararse en la simpleza lógica de las cantidades y los números, que es la más básica de las inteligencias que el ser humano posee.

Una cosa hay cierta en esta situación planteada desde el poder absoluto e incontrolado de un Estado de partidos, en manos de apátridas y dementes: ahora será más fácil distinguir a la verdadera oposición por su compromiso. Observen a quien haya denunciado el fraude de la epidemia desde un primer momento, la claridad con que lo hizo, y así sabrán la medida de veracidad que deben conceder a quien les hable de Libertad y de democracia. El que es verdaderamente demócrata no puede tolerar esta barbaridad ni este aumento impune de la barbarie con bozales, causada por unos partidos que son estatales, es decir, corruptos.

Creative Commons License

Este trabajo de Atanasio Noriega está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

4.7 3 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Antonio Sebastián Aragón Gotarredona

Pues si, en nuestros días está bastante generalizada esa “resignación” de las personas a las cosas. Para plantearse la cuestión de la libertad, hay que ir mucho más allá de las cosas. Tal vez sea por eso que haya que ir más allá de los derechos, sino empezar por el principio, asumir obligaciones, deberes y responsabilidades.

Gonzalo Alvarez

Esta Monarquía borbónica y oligocrática dentro de un Estado de partidos y de autonomías,como todas las formás oligárquicas de gobierno,está cargada por la irremediabiidad de la corrupción.