Casimiro, el senador de los ojos vidriosos

0
Diario Español de la República Constitucional

Es Julio casi Agosto y en el cielo del Macizo de Anaga los alisios han colocado la ‘panza de burro’, esas nubes que evocan a Platero y ocultan el sol sin que el bochorno deje de afectar al veraneante, ese ser que nació en España en torno a los años 60 cuando el 600 era escenario para carreteras bacheadas y amores escondidos. Anteriormente hubo gente que veraneaba, pero no veraneantes. Y viajeros, pero no turistas. Todo se volvió más gris, como la ‘panza de burro’, y en cielo y tierra comenzamos a construir ese ‘progreso decadente’ del que ya habló Racionero antes de saber de Norman Foster, caballero, arquitecto y creador de porvenires espaciales.   Pensaba, pienso, a la luz de noticias sueltas pero sutilmente amarradas, que pronto llegarán cambios importantes a esta España nuestra. Ya la Biblia señala la multiplicación de sucesos aislados pero significativos y la aparición de falsos profetas como características de los Apocalipsis. Del Apocalipsis habla, que el plural es mío y se basa en mi devoción intelectual por la teoría del Big Bang. Es necesaria una gran explosión para que la creación sea posible. A sus mentes dejo establecer el alcance de las acepciones de mis palabras, que no tienen ninguna vocación de tópicas ni primitivas. Así, se acabaron las regatas para el Rey, algo muy triste porque yo también amo la mar y la navegación a vela. Algo natural por otro lado que indica que se van los tiempos. Al unísono, continúan apareciendo esos miles de casos de corrupción que siembran la vida de nuestra polis bajo las sombras de la repugnante partidocracia. Las Elecciones Generales se acercan y los dictadores embozados pero a la luz muestran sus plumajes enviando mensajes que me acercan aquel cartel impresionista que alertaba de la sífilis. En él aparecía un señor embelesado mirando libidinoso a una prostituta, mientras ella esconde un brazo tras la espalda con un áspid en la mano. Pero de todo eso sabe mucho más Toulouse Lautrec que yo.   En Madrid, bajo ese sol de Sol más fuego que pollino, caminantes de caminos han desparramado sus cuerpos sobre el kilómetro cero desde donde nacen las españas. Y allí sientan sus repúblicas exigiendo cambios que cambios habrán de ser si no ceden al engaño y la prestidigitación de aquellos que, desesperados, buscan no perder lo que lograron vendiendo oligarquía por democracia, mentiras por supuestas bondades, infamias en nombre del nombre del pueblo, pueblo súbdito que no ciudadano. Siempre me produjo repulsa entrar a juzgar personas físicas en vez de dirigir mis análisis a los regímenes  o  sistemas.   Pero,   a  la  vez  he advertido que los comportamientos comunes de las personas determinan el comportamiento de la clase, como no podía ser de otra forma. Y pensaba, pienso, que lo que hace muy poco denominábamos como clase política ha sufrido mutaciones resultado de la acción de la podredumbre que la posee. La casta es una formación social endogámica que se mantiene alejada del resto de la sociedad donde se inserta y se define más por su procedencia étnica que por otras características, como ocurre por ejemplo en India. La clase suele ser también endogámica pero no desdeña poner en práctica interesadas ‘utes’ para lograr beneficios económicos. En la clase no importa la etnia, pero en ocasiones es determinante la ‘cuna’.   Saltemos a Marx y Tocqueville y vayamos directamente a Max Weber para apoyar mi tesis, que ahora mismo expongo. Weber: “Los partidos políticos pueden acceder al poder estatal y alterar con mandatos concretos las reglas abstractas de la sociedad, utilizando su influencia para obtener beneficios ideales o materiales para sus miembros, los cuales unifican en forma institucional intereses y estatus sociales comunes preexistentes al Estado o generados desde él”. Es claro que ello está ocurriendo y que la clase política se ha bifurcado en casta y clase social, obviando claro el componente étnico al que me referí antes. La casta está ahora determinada por la lista electoral y es la que ostenta el poder. Su distanciamiento del pueblo es más que evidente. La clase social ‘política’, de otro lado, es la beneficiaria del ejercicio corrupto de ese poder y, consecuentemente, posee una amplitud tal que forma una intrincada red ‘politemática’ difícil de acotar y penetrar. Además, la clase social se inserta dentro de la casta. Constituye un poder fáctico con capacidad operativa para influir sobre aquella. No son cosas éstas para tomarlas a la ligera, así que necesitan un estudio en profundidad más allá del artículo. El navegante sabe que hay tierra cuando vislumbra el faro, pero debe navegar hasta puerto. Luz verde a estribor, luz roja a babor y ya estamos en la bocana.   Hoy he decidido ponerme serio para reírme mejor. No hay nada como ponerse serio para reírse a pierna suelta (o enyesada en caso de fractura). Y no hay nada como la risa para sentirse bien. Por ello, aprovechando aquello que comentaba más arriba referente a que la suma de comportamientos personales determinan el comportamiento de la clase, me voy a referir al reciente caso del ahora ex senador y todavía presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, entuerto más propio del Medioevo que de los tiempos que corren. Aunque creo que en este aserto me equivoco rotundamente.   He tenido acceso al atestado del que fuera senador, antes de que, como decía Cela, se viera envuelto en un alevoso y nocturno asunto con ‘izas, rabizas y colipoterras’. Y dice el Atestado 14732/11 de la Comisaría de Tetuán (Madrid):   -Diligencia de encierro en calabozos: “Se extiende para hacer constar que el Sr. Instructor dispone que los detenidos Casimiro Adáys Curbelo Montañéz y Casimiro Curbelo Curbelo sean ingresados en los calabozos…   -Declaración del camarero del “establecimiento” Gola (eufemismo para puticlub) : “Que sobre las 03.00 horas entran en el referido establecimiento tres varones, dos de ellos entre 20 y 25 años, y el otro varón de unos 60 años…   -Desde el momento de entrada en el establecimiento, el dicente puede observar desde su puesto de trabajo como la actitud de esas personas es “muy agresiva, grosera y chulesca hacia las señoritas que trabajan en este local … presentaban síntomas de encontrarse en alto estado de embriaguez … uno de ellos no cesaba de increpar e insultar a las señoritas …”   -En cierto momento, entran en una sala contigua “más reservada” con unas cuantas señoritas … pasados unos minutos, se oyen gritos y un fuerte golpe…   -El camarero entra y se encuentra a los tres varones y a otro hombre más forcejeando. El camarero los saca a todos a la puerta del reservado y procede a comunicar la situación al Departamento de Seguridad. El fuerte golpe había sido la rotura de un cristal valorado en 500 euros como consecuencia de la pelea.   -En su declaración, el camarero señala a la Policía que entre los insultos que los detenidos proferían estaban: “Yo me meo en las putas. Yo no pago putas”.   -Cinco agentes de la Comisaría de Tetúan presentan a los detenidos en Comisaría señalando que habían sido requeridos por ellos señalando haber sido agredidos en el Gola.   -Los agentes destacan que el senador Casimiro Curbelo y sus dos jóvenes acompañantes presentaban un evidente estado de embriaguez, dificultad en el habla, boca pastosa, ojos vidriosos, pupilas dilatadas, halitosis etílica y un estado de excitación propio del consumo de bebidas alcohólicas.   -Los detenidos se niegan a colaborar en la denuncia y Casimiro Adáys Curbelo Manifiesta a uno de los policías: “Tu eres un pringao y estás hablando con un senador” (refiriéndose a su padre)…   -Cuando se le solicita la documentación, el hijo del senador agrede a un agente de la Policía propinándole un puñetazo en el pecho. No les canso más y termino con las siguientes palabras del senador, ahora ex senador, pero todavía presidente del Cabildo de la Isla de La Gomera por el PSOE: “Esto es un abuso. Os voy a denunciar por detención ilegal. Sois unos terroristas. Borrachos. Hijos de puta. Sinvergüenzas. Soy senador y voy a ir uno a por uno de vosotros. Voy a acabar con vuestras carreras, que estáis pagados por los putos fachas del Partido Popular… Me quedo con vuestras caras. Voy a tener el mejor abogado del mundo y voy a arruinar vuestras carreras… Deseo a todos los policías que estáis que os muráis de cáncer y veré con mis ojos como se mueren todos vuestros putos hijos, terroristas de mierda, maricones. Lo que más me jode es que me haya detenido un puto moro gangoso de mierda … Que se vaya con su puta familia de Ceuta”.   Es un caso concreto, cierto, pero no una actuación aislada de aquellos que rigen los destinos de España. Y sé de lo que hablo. Las ‘virtudes’ comunes a quienes forman una clase – me repito – dan la catadura moral a esa clase. A esa casta. La casta política que constituye una partitocracia carente de moral y de vergüenza. Tanto, que el ex alcalde de Las Palmas y dos veces ministro, Jerónimo Saavedra, ha señalado en defensa de Casimiro que “irse de putas no tiene nada que ver con la política. No seamos tan puritanos”. Esta historia es la gran sinécdoque de los oligarcas españoles. La parte por el todo.   Casimiro Curbelo Curbelo, un político ‘profesional’. Canario nacido en San Sebastián de la Gomera (La Gomera, España) el 29 de noviembre de 1955 y Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de La Laguna y presidente del Cabildo Insular de La Gomera. En 1982 ingresa en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), su vida laboral exclusivamente se ha basado en la política, llegando a ella un año antes de finalizar su licenciatura en Filosofía y Letras, siendo elegido al año siguiente secretario general de la Agrupación Socialista de La Gomera y miembro de la Comisión Ejecutiva y Comité Regional del Partido Socialista Canario (PSC-PSOE). Es elegido alcalde de su municipio natal, San Sebastián de La Gomera, entre 1983 y 1986.1 Es parlamentario Regional por la Comunidad Autónoma de Canarias durante el periodo 1987-1991 y de nuevo otra vez en 2007.1 Fue Vicepresidente del Consejo de Entidades Canarias en el Exterior (desde 1991 hasta 1993). En las elecciones de 1991 resulta elegido presidente del Cabildo Insular de La Gomera, y desde 1993 es Senador por la Isla de La Gomera.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios