La política de los vándalos y la Prensa del espectáculo

El consenso político degenera el idioma

0

La degeneración y deformación del idioma se observa de forma constante en todos los principales medios de comunicación del régimen, en los que los periodistas no conocen su propio idioma y adoptan palabras aberrantes y conceptualmente incomprensibles.

El nuevo término “vandalizar” para no decir “cometer actos vandálicos” (o propios de los vándalos) demuestra la propia falta de reflexión intelectual sobre la procedencia conceptual y la construcción acorde a la etimología de los términos, es decir, desconocimiento de la morfología.

La metáfora de lo vandálico proviene de aquello que fue propio de los pueblos Vándalos,  los que llegaron a saquear la Roma de los clásicos en varias ocasiones, y a los que se consideraba bárbaros y dados al salvajismo. Tiene por lo tanto un sentido propio aplicado al comportamiento de los individuos, pero resulta intelectualmente incomprensible cuando se trata de convertir en un concepto que se aplica sobre las cosas, en los objetos inanimados.

Decir que algo “se vandaliza” implicaría que el acto de la barbarie, de lo incivilizado, recae sobre lo inerte, lo que padece la degradación o destrucción a la que lo somete el sujeto; quien carece del respeto o la consideración por el propio objeto sometido. Es por esto que para utilizar la expresión “vandalizan la estatua” es necesario no saber lo que fue el pueblo vándalo, la connotación propia de sus acciones bélicas, y más allá de eso, pensar de un modo tan deformado, tan platónico incluso, que lleva a hacer incomprensibles las frases en nuestro idioma.

Puesto que en España no existe una prensa libre, y los periodistas no tienen libertad de pensamiento, su actividad lúdica y recreativa reside en la deformación del idioma a través de anacolutos y transgresiones lingüísticas, que los lleven a aparecer ante la opinión pública como creadores espectaculares y originales. Fabricantes de palabras espectaculares y que no significan absolutamente nada.

Lo que llama la atención de la noticia aquí señalada, es que es igualmente propio de los vándalos el titular, que el atentado contra una estatua, que forma parte del patrimonio cultural de los habitantes de esa ciudad. Es tan lesiva la ignorancia de los periodistas y su incapacidad y barbarie, como el acto destructivo, propio del populacho, sobre una pieza artística.

Siendo alguien particularmente generoso, podría ser admisible, a través de una consideración espiritual, el verbo “vandalizar”, si fuese aplicado sobre los individuos de una sociedad. Por ejemplo, “vandalizar” sería lo que hace el régimen franquista de partidos estatales sobre los españoles. Pero eso necesariamente implicaría la transmisión de un comportamiento sobre el objeto sometido, algo que es absolutamente imposible que se produzca sobre objetos inertes e inanimados, incapaces de ser educados en una conducta determinada.

Un análisis aún más profundo de esta cuestión, que nos llevase a las propias causas que motivan este mal uso del idioma, la adopción de neologismos sin sentido, se encuentra en el miedo permanente y cobarde al conflicto. Al considerarse algo abstracto como causa delictiva, se exime de responsabilidad a los individuos y se provoca que recaiga en cuestiones espirituales indeterminadas.

Para no hablar de delitos, si los hubiese, contra un patrimonio público, se utilizan expresiones vacuas e incomprensibles como “vandalizar”. Como si el vandalismo, el comportamiento bárbaro, fuese propio de las cosas inanimadas y no tuviese causas que comprometan a individuos concretos.

Es un miedo permanente, patológico, insano, e incluso abyecto por sus consecuencias, al conflicto; a que se pueda romper el consenso político. Y para preservar el consenso político se destruye el consenso social, que es el natural y civilizado, lo propio del cives.

5 8 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Atanasio Noriega está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Suscripción
Notificar si
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios