Consenso e Impunidad

1

La Monarquía es la bóveda protectora de la partidocracia. Las vigas que la sustentan son la corrupción. Cuando aquella se resquebraja, los que temen que caiga sobre sus cabezas utilizan siempre el mismo instrumento reparador, el consenso. La transacción indecente, la piña de los felones, no entiende de ideologías. Desde su momento fundador ha quedado de manifiesto como la ausencia de separación de poderes iguala las ideologías. La razón de estado consensual no entiende de izquierdas ni derechas sociales cuando la máxima de la autoconservación es el fin de prebendas, subvenciones y sinecuras sin fin.

La imputación de la familia Urdangarín-Borbón y los malabarismos jurídicos para salvar a la esposa de este dúo dinámico han alertado a PP y PSOE de que, a pesar de sus diferencias ideológicas, deben hacer frente común para defender a la Corona como garante del sistema de partidos en el que éstos son los únicos agentes políticos reconocidos. Porque hay oligopolio partidista de la vida política hay oligarquía de partidos, que es el nombre correcto de este régimen.

El caso Urdangarín ha conseguido que gobierno y oposición se pongan manos a la obra para legislar sobre el blindaje de la Familia Real. Se han dado cuenta de que salvo el Rey, el resto de la Familia, incluido el Príncipe, carecen de inviolabilidad judicial. El ejecutivo no duda, porque ya lo conoce de antemano, que contará con el apoyo de D. Alfredo Pérez Rubalcaba para aprobar un texto que regule específicamente el estatuto jurídico, funciones y fuero de la Familia Real lato sensu.

Pero la necesidad de esa reglamentación especial de la respuesta judicial por razón de la persona y parentesco con la monarquía no se limita a los dos grandes partidos. De hecho fue Izquierda Unida quien ya presentara en el Congreso una iniciativa a mediados de enero de 2.012 en forma de proposición no de ley para establecimiento de un estatuto jurídico particular de los miembros de la Casa de Su Majestad en la que mostraba su preocupación por “el limbo jurídico” que destapó el proceso incoado al yerno de Su Majestad. La propuesta legislativa de la coalición fue vendida a su clientela ideológica electoral como un avance para el control de las cuentas y actividades de la periferia personal del monarca, pero la determinación de un fuero propio, como expresamente subrayó el propio Llamazares, supone más al contrario la extensión de las especialidades en razón de competencia judicial “por ser vos quien sois”. Es el republicanismo monárquico de la izquierda social en el uniforme conservadurismo político que monopoliza lo político.

Gaspar Llamazares saludando a Juan Carlos de Borbón, jefe del Estado en la monarquía de partidos

Llamazares saludando al Rey. Fuente EL PAIS

0 0 voto
Valoración
Suscripción
Notificar si
1 Comentario
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Paco Bono

Más claro, agua. Magnífico.