Desde una butaca del Ateneo

2

MANUEL VEGA.

Un hombre, un ideal, un acto histórico, un evento apoteósico, un despertar, un día no para recordar sino para revivir. Así fue el impresionante encuentro con un maestro que tuvo que contar cada paso que daba hasta llegar a una lejana tribuna pero que no fue capaz de contar el entusiasmo, el afecto, y los aplausos de un público que le ha reconocido como al único representante de la lucha por la Libertad Colectiva, entonces con la dictadura y ahora con la oligarquía de partidos.

Desde mi asiento, como otros muchos que veníamos desde otros lugares de España y el extranjero, pude entender enseguida la importancia de este acto, su significado, lo que implicaba que un lugar tan simbólico como el Ateneo estuviese a rebosar, desbordado de asistencia, pero sobre todo de energía, de unidad en torno al ideal de la Libertad Colectiva.

Fue un día en que D. Antonio García Trevijano se emocionó, nos emocionó y nos esperanzó. Nos habló del pasado, presente y futuro, pero no del año 2100 como lo haría Isaac Asimov, ni tampoco del 2025 sino de un futuro inmediato, del por llegar, de lo que está ya en camino en meses, un año o poco más, donde las oligarquías políticas, ante el creciente descontento de sus gobernados, han blindado sus regímenes de poder a través de mecanismos como el de la concesión de escaños sacados de la nada y otorgados a las listas más votadas de los partidos estatales de los Estados en los que, como Italia, ya se están implantando.

Algo que nadie hoy en España denuncia porque nadie lucha por la Libertad o casi nadie. Porque ese casi nadie ha demostrado ser mucho más que un “casi”, una representación tras la que se puede ver un autentico iceberg humano concienciado en un mar revuelto que cada vez se hace más pequeño para contenerlo. Una muestra de esa parte creciente de la sociedad congregada en torno al ideal de la Libertad política, un movimiento ciudadano que crece al tiempo en que el Estado y su gran farsa del 78 va siendo descubierta por la sociedad española y que, como un ladrón recién descubierto, se defiende atacando con agresiones como la ley mordaza. Un ejemplo de ello fue esta misma conferencia, prohibida unas semanas antes y apenas sin previo aviso. Una conferencia cuya conclusión fue su frase inicial: “no vamos en búsqueda de la Libertad, la Libertad viene en nuestra busca ”.

En los días sucesivos todos los asistentes pudieron comprobar el silencio oficial y de todos los medios de comunicación sobre el arrollador éxito de esta celebración evitando así otorgar la más mínima difusión al acto. El MCRC está luchando por difundir las ideas de la República Constitucional, abogando para alcanzarla por la abstención y la ruptura con el régimen actual. Se insiste en la importancia de llevar este simple pero desconocido concepto a todas las capas de la sociedad pues es fundamental conocerlo para así poder diferenciarlo, reclamarlo, exigirlo porque es nuestra libertad, la de todos, la colectiva.

0 0 voto
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Manuel Vega está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Vicente Carreño Carlos

Una excelente reseña Manuel, felicitaciones.