Los hijos de Noé

1

El viejo prejuicio eclesial que llamó prudencia al hábito de esconder las miserias del padre espiritual enfrentó a los hijos de Noé. Y puede estar en el origen de una mentalidad que con tanta naturalidad como cinismo prefiere tapar los abusos cometidos por algunos de los egregios árboles podridos de la iglesia.

El padre Noé decidió emborracharse sin pudor y quedar desnudo delante de todos. Uno de los hijos, Cam, de quien la exégesis bíblica ha dicho ser el padre de la raza camita, los actuales africanos, salió corriendo a contar la ignominia del padre ebrio. Los otros dos hijos, Sem y Jafet, decidieron tapar el cuerpo desnudo, entrando de espalda, con piedad hacia el exceso. Convenía que no se supiera. Y esa práctica, heredada con fuerza por las congregaciones religiosas, ha alejado la dignidad y el respeto por las víctimas del seno eclesial.

Si los 3 hijos de Noé han querido simbolizar la división tripartita de la sociedad, cabría decir que Cam, el hijo digno, representaría el tercio laocrático que prefiere la verdad a la prudencia porque sabe que sin verdad no hay dignidad que valga su nombre.

Solo la doctrina de los parámetros del dolor y de la pena que a través de Stuart Mill entraron en la práctica judicial anglosajona sobre indemnizaciones por daños morales, ha podido hacer volver a la Iglesia al redil del sentido común. Solo cuando las archidiócesis norteamericanas tuvieron que enfrentar condenas de reparación altísimas, pusieron orden en casa. Solo cuando los hijos de Maciel (de su carne) pidieron dinero para comprar el silencio de sus hermanastros espirituales, los legionarios dijeron basta. Solo cuando ya no pudieron seguir tapando al padre borracho.

No hay caridad en la ocultación de la verdad. Hasta la prudencia entendida como silencio al exceso del superior acaba convirtiéndose en un pozo pestilente que termina por contaminar todo. Cam lo entendió perfectamente y eligió la libertad de hablar. Sus hermanos, bendecidos por Noé, callaron y son hoy maldecidos por las víctimas de los falsos prudentes.

Creative Commons License

Este trabajo de Vicente Dessy está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Si desea realizar un pequeño donativo para contribuir al mantenimiento del Diario Español de la República Constitucional y los gastos de alojamiento, puede hacerlo pulsando el siguiente botón:

Donar

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
1 Comentario
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Raúl Cejudo González

Y es que verdad=libertad. Es una fórmula perfecta que se cumple siempre.