El cuento del corrupto y los bañistas

5
Diario Español de la República Constitucional

Érase una vez un corrupto que se hallaba chapoteando dentro de una charca de barro e inmundicia. Por allí paseaba un cándido muchacho que, al ver al corrupto rebozado de barro hasta las cejas, pero disfrutando cual gorrino, le preguntó:

– Oye, tú, ¿no te da asco nadar ahí, en esa charca infecta?
– Asco dices… Esto es una piscina olímpica, estoy haciendo mis ejercicios natatorios de cada día. El agua está cristalina, pura, ni siquiera tiene cloro, es de lluvia. Es el agua más limpia donde podría bañarse nadie.
– Pero si está todo negro, marrón, da asco, hiede desde lejos. Casi no puedo soportarlo.
– Chico, o tienes problemas de vista o me estás tomando el pelo. ¡Qué bromista pareces! Anda, quítate la ropa y ven a darte un baño, el agua está buena, ideal para hacer unos largos.
– No sé… ¿seguro que es agua limpia? Tiene pinta de lo contrario.
– Venga, salta.
– Cómo voy a saltar, si habrá menos de cuarenta centímetros de profundidad.
– Bueno, como gustes, baja por la escalera de plata, entonces.

El joven se desvistió y entró en la charca asquerosa, a regañadientes al principio, pero acostumbrándose poco a poco y finalmente disfrutando aún más que el corrupto, buceando entre el detritus.

Poco a poco fueron llegando más y más personas, y el corrupto, a todas ellas, les decía lo mismo que al primer muchacho. La mayoría acababa entrando en la charca sucia, nadando y chapoteando felices. Los últimos de ellos ni siquiera recelaban, viendo a tantos otros braceando felices, extasiados.

Un hombre mayor, digno, con bastón, se paró a unos 50 metros de la charca y les gritó a los bañistas:

– Pero ¿no veis que os está engañando? Estáis nadando en mierda, en basura en descomposición. ¡Salid de ahí! Enfermaréis gravemente. Al principio, todos veíais con claridad la realidad de la charca, pero bastaron unas pocas frases del corrupto para empezar a engañaros a vosotros mismos.

Los bañistas, que ya eran multitud, miraron a aquel anciano con pena, diciéndose entre ellos: “Pobre hombre, tendrá alucinaciones, a su edad…”

Uno de ellos le gritó:

– Venga, abuelo, báñese usted también, venga para acá, que aquí se está muy bien. Necesita refrescarse. Luego no se queje de que hace calor, ya le hemos avisado. Fuera de la piscina no se puede vivir. Solo aquí se disfruta de la naturaleza, de la pureza de los elementos. ¡¡Es el agua más pura que hayamos visto nunca!! Fuera de aquí nos espera el calor, las fatigas, la lucha por la vida. Aquí es más fácil todo. Chapoteas, te revuelcas, nadas un poco, te haces el muerto. Se está en la gloria.

El anciano se alejó de allí entre atónito e irritado, sin entender cómo un corrupto cualquiera podía engañar de aquella burda manera a tantísimas personas. El griterío de fondo se había convertido en verdaderos aullidos salvajes de placer. Algunos bañistas incluso planeaban salir para ir a buscar al anciano y llevarlo a rastras hasta la charca. El más lúcido de ellos zanjó la cuestión diciendo:

– Dejadlo, pobre hombre, harta desgracia tiene al vivir fuera de esta piscina de ambrosía. Él se lo pierde.

Creative Commons License

Este trabajo de Raúl Cejudo González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
5 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Gonzalo Alvarez

La Transacción política del 78 es un ejemplo de que las clases dominantes dejan de confiar en modelos culturales que las sostengan en línea,y originan instituciones de poder que la sociedad civil no controla.El gran embuste de los reyes borbones,de los borboneos y de los borbonarios.

Vicente Carreño

Muy bueno, muy bueno. Así de claro, como el agua cristalina. Felicitaciones Raúl.

Juan

Sí, el cuento es claro.

Por una parte están los gorrinos corruptos chapoteadores que sí sacan suculentos beneficios materiales (corrupción material) y que animan a cándidos (presuntos cándidos, que yo creo que ya van corrompidos previamente, con ansias de bienes materiales y de engordar sus ridículos egos).

Y por otra parte están los corruptos morales; éstos no tienen acceso (por regla general, salvo a las migajas, si acaso) a ningún tipo de bienes materiales; los corruptos morales se reconocen antes (aún si cabe) que los corruptos materiales; un corrupto moral es un auténtico imbécil, un auténtico necio y tonto (se hace daño a sí mismo y a los demás).

Los corruptos morales son más del 99% del total de la corrupción (apenas el 1% puede llegar a ser corrupto material, y moral, claro); los corruptos morales son los que sustentan el sistema de corruptores y corruptos.

En fin, es un decir, pues todo este régimen criminal, antidemocrático, estatalista, fascista, usurpador, etc. está básicamente sustentado en la violencia que necesita su ilegitimidad. No hay más.

Saludos amigos repúblicos.

MATIAS OTEROS ORDONEZ

Evidentemente me quedo con el anciano coherente.

Elena

Creo que ,cuando algo se comprende de verdad,resulta muy fácil de explicar,incluso a un niño.

Tu cuento ,Raúl,lo demuestra. Me ha gustado mucho.Se lo contaré a unos jovencitos que andan por casa…

Saludos