La gran mentira de la Prensa española

La propaganda al servicio del Estado de partidos

7
Imagen paródica de los colaboracionistas del Régimen

En España, toda la Prensa, sin excepción, y con especial incidencia en los grandes Medios, lleva mintiendo sistemáticamente durante más de cuatro décadas en todas las cuestiones públicas, culturales y políticas. Al parecer ahora, con un fenómeno de propaganda médica incorporado, resulta sorprendente para algunos o novedoso.

No se ha dado un sólo argumento, de orden científico, que sea epistemológicamente aceptable, para demostrar que en España hay democracia y del mismo modo, y con la misma falta de rigor y ausencia de fundamento, tampoco se ha demostrado, de acuerdo al ordenamiento jurídico, la aplicabilidad de un estado de excepción que mantuvo en arresto domiciliario, confinados, a millones de españoles durante semanas.

Existe una epidemia, enteramente mental, cuyos efectos son exclusivamente psicológicos, que paraliza a la sociedad, y que llega incluso a tal grado, como para que los padres estén voluntariamente perjudicando a sus propios hijos, y los hijos adultos, a sus padres en residencias de ancianos.

Los españoles son incapaces de ver que quien está causando su propia ruina moral, la quiebra económica de sus empresas, la recuperación de la incidencia de los chivatos entre la población, sintomáticos de los régimenes totalitarios, son ellos mismos con su aquiescencia y obediencia indebida. Culpan a una clase estatal incapaz, que miente sistemáticamente, que se lucra a través del engaño, de lo que ellos mismos podrían hacer ignorándoles y no hacen, por miedo a no poder recuperar la corrupción reinante en los años anteriores, que es lo que parecen esperar.

En todas las televisiones se recurre, de forma reiterada, a los argumentos ad verecundiam, ad populum, al juicio de valor y a la simple y sencilla afirmación de algo, como si eso, por sí mismo, tuviese la fuerza o una capacidad probatoria. Cualquier cosa, por el simple hecho de poder afirmarse mediante palabras pronunciadas o escritas, no es la prueba de nada. La única fuerza del argumento es, por lo tanto, la de la fe que los ignorantes tienen en los medios de comunicación de masas y en las personas mentirosas que trabajan en ellos.

El desprestigio de la Prensa española es ya de tal grado, que se tardarán muchas décadas hasta que vuelva a recuperar su credibilidad. Pero sin embargo la gran mayoría de personas siguen consultando ahí, contemplando la televisión, compartiendo en las redes sociales sus noticias, como si fuesen a encontrar algo verdadero, digno de ser escuchado o útil para sus propias vidas.

Inexplicablemente, y aún suponiendo que el pueblo español sea uno de los mas cobardes y dóciles, fáciles de gobernar, del mundo conocido, las personas siguen caminando por las calles con unos bozales que están legalmente exentos de llevar, poniendo de esa forma en riesgo su propia salud, además de admitir la humillación como hábito de conducta. Recientemente además, así lo confesaba un dirigente del Partido Popular, Jesús Aguirre, en la Junta de Andalucía, cuando explicaba literalmente que de lo que se trata en realidad, es de crear un hábito en la población (un hábito servil, se entiende).

Caminen entonces todos con un bozal, pero háganlo de rodillas, y vayan arrastrándose sin dignidad hasta las urnas de corrupción, cuando sean llamados a votar por las facciones estatales.

Y ahora corran… ¡corran todos a votar!

4.2 11 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Atanasio Noriega está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
7 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Gonzalo Alvarez

Es antiestético,incomódo,inelegante y enfermizo llevar rmascarilla por la calle¿En qué decreto-ley se contempla la recomendación,NO obligación,de llevar mascarilla?Parece ser que el Gobierno de la Nación ha recomendado la mascarilla por lo que las Comunidades Autónomas no pueden obligar a los siervos a llevarlas.Contra esta bacteriacoronaborbónica la mejor vacuna es la libertad,la verdad,la lealtad.

Jesús Roberto Cecilia Bermejo

El cuarto poder no recupera su credibilidad nunca.
Ese hábito ya esta creado mañana dicen que no es necesario el uso del bozal y saldrá la gente a la calle con el.
La fe(del lat. fides) Creencia firme en algo, sin que sea necesario probarlo o demostrarlo.
Los bozales minan tu salud. El uso de la mascarilla es inmoral. Sociedad occidental en decadencia.

Emilio Llinares Buchón

Buen artículo Atanasio. La prensa al servicio del poder. Fue la prensa la que hizo subir a los nuevos partidos y la que los hace bajar. Recuerdo perfectamente como pasaron de apoyar a Ciudadanos sin fisura a machacarlo desde que quiso sustituir al PP. Fue un cambio tan radical, de un día a otro y por todos los medios, que me llamó la atención. Y con la pandemia ya ni hablo. Todos repitiendo las mismas mentiras sin sentido.
Comentas que se está exento de llevar mascarilla. ¿En cualquier caso? ¿Sabes donde puedo buscar la base legal de esa exención? La semana pasada me multaron por esto!! Si hay una base legal la recurro.

Un saludo

Emilio Llinares Buchón

Muchas gracias por dedicar tu tiempo a aclararme el horror de los bozales. Un saludo y Feliz Navidad !!