Por la independencia (de la Justicia)

2
Diario Español de la República Constitucional

PEDRO M. GONZÁLEZ

Ni los titulares del poder ni sus actuaciones pueden estar exentos de control, ya que si esto ocurriese nos precipitaríamos hacia el totalitarismo. Aunque el Derecho ponga límites al poder, los gobiernos, cualquiera que sea su ideología, tienden a removerlos. Partiendo de esta tendencia natural, la separación de poderes es elemento esencial de la Democracia y la independencia judicial su garantía y piedra de toque al erigirse la Justicia como árbitro de las conductas sociales.

La auctoritas declarativa de las Leyes que pertenece a la Nación tiene su correlato en la potestas judicial del ejercicio exclusivo de la facultad jurisdiccional, juzgando y haciendo cumplir lo juzgado, lo que configura a la Justicia como función estatal. Ese carácter arbitral de conductas la define como facultad neutra (presque nulle, según Montesquieu) y como titular monopolístico de la capacidad de dar y privar derechos genéricamente reconocidos.

Esa neutralidad de la Justicia exige que para su misión de concreción y privación de derechos, el juez, en el ejercicio de sus funciones, esté libre de influencias o intervenciones extrañas que provengan no solo del Gobierno o del Parlamento, sino también del electorado o cualquier otro grupo de presión.

La independencia judicial no se podrá alcanzar nunca si la Justicia depende del poder político en la elección de sus órganos de gobierno. Esa independencia funcional queda vacía de contenido si no existe una correlativa autonomía económica garantizada por vía constitucional con un presupuesto propio. Tampoco si la investigación penal se otorga a la policía administrativa dirigida por los titulares gubernamentales encargados de la represión delictual y seguridad interior, lo que de facto supone auspiciar la impunidad de la corrupción política.

La limitación de ese poder estatal en manos de la Jurisdicción queda garantizado por la identificación de la Sociedad Civil tanto con la lege data como con la lege ferenda, gracias a los mecanismos verdaderamente representativos de la República Constitucional para la producción normativa, sustituyendo al arbitrario y desfasado concepto de “orden público”, aún presente en el vigente ordenamiento jurídico.

Así la Ley, por fin manifestación de la voluntad ciudadana, junto con la elección del órgano de gobierno de la Justicia de forma mayoritaria por el amplio cuerpo electoral técnico de todos los operadores jurídicos, no solo jueces, canaliza los intereses contrapuestos intrínsecos al ejercicio del poder estatal y ordena su vida diaria, que queda higiénicamente delimitada por el ámbito de actuación, que le es propio, y ningún otro más, evitando a la vez tanto las perniciosas injerencias políticas como el juicio social paralelo y preconcebido, por muy repugnante que sea el ilícito juzgado.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Si desea realizar un pequeño donativo para contribuir al mantenimiento del Diario Español de la República Constitucional y los gastos de alojamiento, puede hacerlo pulsando el siguiente botón:

Donar

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Juan Sin Miedo.

Por desgracia en España quienes hacen las leyes y demás normativas suelen ser los CORRUPTORES, esos poderosos entes empresariales, dinerarios, bancarios, etc.; o, así al menos lo creemos muchas personas, viendo lo visto.
Los mismos que conceden Premios Nobel de la Paz a mega-genocidas, por ejemplo. Este es el nivel aquí en España y en otras “democracias” (disculpen el uso y abuso de comillas).
No es difícil de averiguar que si unos terroristas y genocidas de estado como fueron los franquistas han sido los “padres de la Constitución, etc.”, el engendro que de ahí ha salido será cualquier cosa menos la democracia. Este tipo de sujetos son los que hacen decretos diciendo que la Tierra es plana y el que Sol gira alrededor de ella.
Insisto: TODO REPÚBLICO SENTIRÁ UN GRAN PLACER DEL DEBER CUMPLIDO SI PRACTICA LA LABOR DE DIFUNDIR SIN TREGUA (en lugares públicos como bibliotecas públicas, etc.) LOS PRINCIPIOS Y OBJETIVOS DEL MCRC, ASÍ COMO LOS ARTÍCULOS DE SU WEB O BIEN HACIENDO PANFLETOS, ETC. O DIFUNDIENDO EN OTRAS WEB NUESTRA EXISTENCIA.
Igual que cuando a la población se la imbecilizada, reprimía, pisoteaba, etc. con monsergas frailunas e inquisitoriales, ahora mismo es igual con la ESTAFA DE LA VIGENTE OLIGARQUÍA ESTATAL DE PARTIDOS DEL ESTADO, ETC.
Cada día más personas repudian esta tremenda estupidez y crimen social y oligárquico.
Viva la Democracia, la libertad política colectiva y el proceso de libertad constituyente.

Gonzalo Alvarez

Para que la justicia sea independiente tiene que prevalecer la verdad instructora y no la prudencia sentenciadora del juez.El motivo de la justicia legal se encuentra en el conocimiento técnico de una judicatura libre del Poder ejecutivo y del Poder legislativo,por lo que no pueden ser imparciales y ni decentes los pronunciamientos de una administración de justicia subordinada a los dos Poderes.