Lo niño que puedo llegar a ser (por inocente)

2

El domingo por la noche, escribí este mensaje en mi muro de Facebook:

Las 20:00 h, afortunadamente nadie más podrá votar ya. Gracias a todos los ilusos, cómplices y corruptos que habéis ratificado con vuestro voto la corrupción del régimen de partidos. Sois responsables del horror que atraviesa España, sois responsables de que Mariano Rajoy, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez se repartan el botín del Estado. ¿Representación ciudadana? Ninguna. ¿Control del poder? Cero. Pagaréis por vuestro crimen, y el precio lo pondrán aquellos a quienes habéis votado. ¡Libertad constituyente ya! (A continuación, aclaré que el sufrimiento continuaba, puesto que hasta las 21:00, hora peninsular, podían votar los canarios).

Una amiga me contestó con el siguiente comentario:

Paco, por favor, me asustas, y me sorprende lo niño que puedes llegar a ser (por inocente). ¿En algún momento pensaste en serio que cambiaría algo?

Ante lo que repliqué con el texto que muestro a continuación y que es el motivo de la publicación de este artículo:

No comprendo tu mensaje, ¿quieres decir que soy inocente porque pienso que se puede cambiar mediante la abstención ese “algo” al que aludes? Interpreto que te refieres a eso. ¿Te asusta mi inocencia o te asustan mis palabras? Porque mis palabras no son nada inocentes, desde luego que no.

La situación política de España es como para asustarse. Un régimen de poder, con sistema electoral proporcional (el mismo que sirvió a Hitler para convertirse en Canciller de Alemania) sometido por la voluntad de los jefes de los partidos estatales, financiados estos por el Estado, órganos del Estado, sin que haya representación ciudadana, sin que exista separación de poderes, es decir, un régimen de poder incontrolado, en manos de unos oligarcas que no saben dónde tienen la mano izquierda ni dónde la mano derecha, bajo un rey que hace el ridículo cuando habla sobre la unidad de España apelando al sentimiento y a la voluntad (bebiendo de la fuente de Ortega y Gasset y su erróneo concepto subjetivo de la Nación, de José Antonio Primo de Rivera y su “unidad de destino en lo universal”, del falangismo puro y duro)  y que además no tiene el carácter necesario para afrontar la gravísima crisis de Estado que se le viene encima.

Un ejército acobardado, que esperemos no esté repleto de generales como el exJEMAD Julio Rodríguez. Un Estado con un gobierno en funciones débil y un futuro gobierno que será aún más débil tras estas votaciones. Un parlamento en el que hay una mayoría de federalistas (suicidas, porque para establecer un sistema federal en España, primero hay que separar lo que está unido, el Estado español, es decir, hay que trocear España, una locura) y un gran número de independentistas declarados y troyanos. Podemos apoya el derecho a destruir la nacionalidad española de millones de catalanes (y con ello de millones de Españoles, porque España sin Cataluña no es España y Cataluña sin España no es Cataluña) que desean seguir siendo españoles.

No hemos de olvidar que la nacionalidad no se puede decidir por la vía de la democracia, porque ni siquiera el 99,99% de los habitantes de una región, ni tampoco de una nación entera, tendrían derecho a despojar de su identidad a un solo hombre, para ello habrían de matarlo. Y esto es lo que defienden esos locos. Y nosotros permanecemos a expensas de ellos. Es para asustarse, verdaderamente. ¿Inocente yo? De ninguna manera.Yo acuso con este comentario a quienes han votado. Ellos legitiman este régimen horrible y ellos son los responsables de las consecuencias que vamos a pagar todos. Yo seguiré luchando por la unidad histórica e involuntaria de España y por la libertad política para que el movimiento en el que humildemente participo conquiste la hegemonía cultural en el seno de la sociedad. La unidad de la Nación y del Estado españoles no se discute. La forma de Estado y de gobierno sí. Pero sólo durante un periodo de libertad constituyente, de libertad colectiva, y no podemos permitir que dicho periodo de libertad nos sea otorgado, porque sería falso. No habrá libertad colectiva si no la alcanzamos nosotros con la acción valiente, constante, efectiva y pacífica. Jamás cambiarás tu situación de servidumbre y de indefensión política votando en unas elecciones fraudulentas y meramente ratificatorias de lo elegido previamente por los jefes de partido. A los resultados me remito. Cada legislatura que pasa, España está peor. Y tenemos en Cataluña un parlamento que ha declarado la independencia. El asunto es muy serio.

0 0 voto
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Paco Bono está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Raúl Cejudo González

Paco, muy bueno tu artículo de hoy. Das en la clave de por qué muchos siguen votando aún. Creen que la abstención general no cambiaría nada, pero creen que votando alguna vez, algún día, en algún lejano futuro hipotético, estos mismos políticos a las órdenes de los oligarcas económicos, van a decidir cambiar todo, poner patas arriba un sistema del que viven y vivirán muy bien sin dar ni golpe. ¿Quién es aquí el ingenuo, el niño, el inocente? Pero no me dan pena porque tienen cerebro, igual que nosotros, y podrían utilizarlo de vez en cuando, pero no les da la monárquica gana.

Además, si es que es muy sencillo. Dejemos que la realidad os dé a vosotros o nos dé a nosotros la razón. Vamos a abstenernos todos una vez, una sola vez, todos los que no formamos parte de esta oligarquía, claro. Habrá unos pocos millones que irán siempre. Pero eso puede ser un 10,15%, exagerando mucho. Nosotros probamos y nos atrevemos a desear esto. Los demás, ¿qué temen?

Un abrazo, Paco.

Alex

Es que el tema es espinoso. Yo naci en el 82, y se lo que es estar sumido en la ignorancia politica. Porque desde pequeño el regimen, los medios y la sociedad manipulada influyen en uno y acabas por creer que hay elecciones y que vivimos en un pais decente. Pero claro, llega un momento en el que llegas a cierta edad y ves como funciona este pais, y empiezas a hacerte preguntas y a investigar. Porque realmente huele todo tan profunda y asquerosamente mal, hay tantas evidencias de que algo no funciona bien, que no hace falta ser un genio para sospechar que te han estado engañando. Pero yo reconozco que si no hubiera descubierto a Trevijano es posible que ahora mismo estuviera votando nulo o en blanco. Por lo que en parte entiendo a las personas que siguen viviendo en una ilusión…pero no las excuso del daño que hacen a la sociedad. Trevijano esta en la red y cualquiera puede ver sus videos o leer sus articulos.