Adicciones peligrosas

6
Diario Español de la República Constitucional

Como todo el mundo sabe, la adicción es una dependencia de sustancias nocivas para la salud física o mental.

También es adicción la afición extrema a alguien o algo.

Los españoles somos adictos a comer, a celebrar, a hablar en un tono de voz bastante elevado, a hacer todo en el último momento, cuando ya es tarde y se hará mal, a los puentes, al tapeo, etc. También hay adictos al trabajo, a las drogas, al juego, al mus o a la petanca sobre tierra.

Algunas de las anteriores adicciones son peligrosas para la persona que las sufre. Pero hay otras que son peligrosas para el conjunto de la sociedad. No es otra que la adicción a votar por votar. Como dejó escrito Antonio García-Trevijano en su, para mí, mejor obra, Pasiones de servidumbre, votar es una pasión. Yo voy un poco más allá y la considero ya, a estas alturas de la interminable transición hacia la nada más triste, adicción pura. Los adictos a votar cada cuatro años no escarmientan. Jamás tienen bastante decepción. Como es una adicción, sabe que les perjudica, que es fatal para la vida, que es pésima para la convivencia de todos. Algunos saben y muchos intuyen que no está bien eso de ir cada cuatro años a introducir una papeleta en una urna, sin otra responsabilidad, sin saber ni siquiera a quién, sin saber para qué. Aun así, acuden y seguirán acudiendo porque esa acción se ha convertido en adictiva para ellos, y no pueden quedarse en casa ni salir fuera de la ciudad ese día. Y no tendrán bastante con el corto paseíllo hasta el colegio electoral, sino que se pasarán la jornada entera pendientes de encuestas a pie de urna, cálculos de los famosos analistas de siempre, expertos en elecciones. Son licenciados en “siyalodijeyoísmo”. Siempre aciertan. Los adictos se tragarán todos los especiales electorales, esos circos mediáticos que, en lenguaje estúpidamente correcto, se llama la “fiesta de la democracia”. Si alguien les habla de estadísticas en cualquier otra esfera de la vida, con porcentajes con decimales, con cálculos complicados, en dos minutos perderán el interés diciendo que no son estadísticos profesionales. Pero mucho ojo cuando se trata de los porcentajes de las elecciones españolas. Ahí cambia todo. Y como todo es un circo, los medios de comunicación suelen tener un truco especial al término de la actuación. Siempre se escruta un noventa y tantos por ciento, jamás el 100%. Esto es para que nuestros queridos adictos se aferren a una última esperanza de que venzan los suyos, su equipo político, sus colores, sus siglas, sus corruptos, que sí, son corruptos y ladrones, pero son los suyos. Un día decidieron que serían de izquierdas o de derechas, rojos a azules, naranjas o morados, y ahí siguen. No existen derechas ni izquierdas. Se han adjudicado ellos mismos esos nombres, para disimular, para que parezca que hay bandos, pero no hay nada más que oligarquía y partidos estatales, todos iguales, que consensúan lo que solo a ellos interesa.

A los drogadictos, ludópatas o alcohólicos, para intentar curarlos de su fuerte adicción, se les ingresa en centros especializados, durante largos periodos de tiempo. A los adictos electorales nadie les dice que basta con que tiren el televisor de casa, que apaguen la radio durante unas semanas y que utilicen los diarios nacionales para avivar la hoguera de la chuletada. No hay que hacer nada más. Se curarán. Es mano de santo. Simplemente no se conecten a la propaganda que está hecha para crear esta adicción. Desengánchese de la propaganda socialdemócrata. Es por su bien y por el de todos los demás.

Creative Commons License

Este trabajo de Raúl Cejudo González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
6 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Gonzalo Alvarez

En el sistema proporcional de listas de diputados de partido,se votan listas de diputados de amistad política,y no personas responsables.En esta Monarquía borbónica y oligocrática dentro de un Estado de partidos el voto no es un acto razonado por el pensamiento o entendido por el discernimiento.TENEMOS que cambiar esta manera inmadura y cerril de votar.La solución es la abstención y la afiliación al M.C.R.C..

Luis García Abad de Corpa

Luis “er Maki” dice:
Como todas adicciones, la partidocracio-mania se estimula de falsas promesas de paraísos lejanos que se alcanzan por vía de estímulos artificiales, ¿nos suena, verdad..? : “la Democracia que nos hemos dado”, “el deber de votar”, “las excelencias del consenso”, no… a los repúblicos “no nos la cuelan” tan fácilmente, tenemos el antídoto ideal, está escrito en el frontispicio que ilustra nuestro emblema, en abreviatura L V L (Lealtad, verdad, libertad) y donde se extraen los principios y fundamentos de la acción política LIBERTAD CONSTITUYENTE. Saludos repúblicos.

Juan

Buen artículo, Raúl Cejudo, gracias.

Y buenos comentarios también.

Hace muchos años asistía a algunas charlas de psicoanálisis que daban expertos y aún recuerdo cómo se explicaba todo aquello de la REPRESIÓN Y LA A-DICCIÓN (desde el psicoanálisis, pero extrapolable aquí); aún recuerdo cómo explicaban que la sociedad de hoy en día es una sociedad de ADICTOS, de A-DICTOS (sociedad a la cual han idiotizado o infantilizado y que está REPRIMIDA, siendo este mal, el de la REPRESIÓN, uno de los más graves, horribles y terroríficos que puede padecer cualquier ser humano). Ya lo dice D. ANTONIO GARCÍA-TREVIJANO cuando critica a los que votan, llamándoles BEBÉS, por ejemplo.

Yo también estoy deseando poder disfrutar de su libro PASIONES DE SERVIDUMBRE, estoy esperando a adquirirlo en papel.

La Pasión de Tranquilidad, o la Pasión de Parecer Idiota, en fin, todos estos crímenes contra los seres humanos, toda esta fealdad, toda esta brutalidad, bestialidad, toda esta rutina básicamente genocida, es la que se ha instalado y en la que se profundiza con verdadera pasión en España.

¡Bueno, y para qué insistir en los corruptores, analfabetos, corruptos, etc. que andan de burócratas en los partidos políticos que son órganos del Estado y todo lo demás!

SALUDOS, AMIGOS REPÚBLICOS.