La flauta de Víctor de la Serna

2

El artículo publicado por el Sr. Víctor de la Serna, tiene una imprecisión notable, al suponer que el Sr. García-Trevijano se atribuye la paternidad del sistema electoral mayoritario.

La pasión de parecer idiota termina por hacer idiotas a los que la padecen. Pues no son capaces de captar la realidad de los hechos visibles, sin que el miedo o la ideología puedan justificar la pequeñez de sus capacidades intelectivas.

Creen, por ejemplo, que los diputados representan a sus electores, y no a la dirección de los partidos que los ponen y quitan de las listas; que los partidos son organizaciones democráticas, pese a que ningún asunto se decide por votación de la militancia; que el consenso es la suprema expresión de la democracia, ignorando que ésta se define formalmente sólo por reglas de mayorías y minorías; que votar es un acto de deber cívico y no un derecho político; y finalmente, que el pueblo elije cuando solamente puede refrendar listas de partido.

Aunque el principio representativo no ha sido un descubrimiento de la democracia, sino del liberalismo, su ausencia en el estado de partidos priva a los electores de su facultad de control de sus representantes. Y donde no hay representación política de los electores de distrito por su diputado personal, no puede haber control político del poder.

Antonio García-Trevijano no tiene la paternidad del sistema electoral mayoritario, pero sí la autoridad moral de ser el único intelectual que lo ha defendido y lo defiende para conseguir la libertad política y acabar con la partitocracia. Esta es su fórmula mágica: poner la pasión de igualdad formal y material de los individuos a la orden de la pasión de libertad política colectiva.

Los diputados de lista de partidos no representan a los votantes. Tampoco a ideas o ideologías. Son meros funcionarios a las órdenes de los jefes de partido que confeccionan las listas de candidatos.

Y cuando los partidos están financiados por el Estado, el sistema proporcional lleva al Parlamento el eco de la sociedad política, donde los partidos han dejado de ser medios, para convertirse en fines, o sea, en representaciones de sí mismos.

La reforma que siempre ha defendido D. Antonio García-Trevijano, en esta materia, responde a la triple necesidad de cambio institucional en que se encuentra España desde la desmembración de su antiguo Imperio. Nacionalización del Estado de autonomías; transformación del corrupto Estado de Partidos en Estado de la sociedad civil; sustitución del impotente Régimen de Partidos en un operativo Sistema Presidencialista. Por razón de esta triple necesidad hay que dotar de garantías constitucionales a la libertad política colectiva, a los derechos individuales y sociales; y a los derechos ciudadanos en los procedimientos administrativos. La primera piedra de esta revolución de la libertad colectiva está en el cambio del sistema electoral proporcional por el sistema mayoritario de distrito a doble vuelta.

Estas son las teorías políticas que siempre ha defendido D. Antonio García-Trevijano, con rigor intelectual, con honestidad y con valentía como sello de identidad inequívoco frente a una legión de títeres del poder cuya hoja de ruta es siempre la impostura.

0 0 voto
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Juan Seoane está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Angelruizcanton

Que razón tiene en todo lo que apunta.
Además de la pasión de parecer idiota, está la otra razón que Don Antonio ha descrito muy bien, la pasión de servidumbre.
Personalmente creo que hoy en día la inmensa mayoría de los periodistas, al menos estos personajes de una dilatada trayectoria profesional, no es que posean mermada su capacidad intelectiva.
Es algo mucho peor.
Son parte del problema y no parte de la solución.
Son unos cínicos que militan en esta otra pasión, la pasión de servidumbre.
Todos sirven a su señor, que nunca es la libertad política colectiva.
Todos sirven a una serie de intereses espurios creados a lo largo de estos últimos 40 años de Régimen no democrático.
Han sido los colaboradores necesarios para llegar a la situación en la que se encuentra esta nación, sin conciencia de sí misma, moralmente vacía y políticamente vergonzante.
Siguen atacando a Don Antonio, el único que lleva defendiendo la libertad política colectiva de todos los españoles desde mucho antes de que este nuevo regimen echara a andar.
Sólo queda añadir aquello de: “ladran, luego cabalgamos”.

Luis García Abad de Corpa

Víctor de la Serna, Santiago González, dos comunicadores, en principio de verbo prudente de juicio a veces acertado. De pronto sucumben a la zafiedad, difamación y mentira, ¿alguna especie de locura?, ¿acaso un ataque de enajenación les ha hecho caer en el disparate? NO, miedo, les ha pillado descolocados, el modelo se les ha caído, agotado, ahora tras 40 años de vigencia quieren encontrar un recambio, saben..(porque tontos no son) en la teoría política de D. Antonio se encuentran condensadas las respuestas, pero claro, a estos panolis les cuesta reconocer el carácter rupturista que acompaña y esto les obliga a malabares dialécticos incurriendo otraaaa vez mas en ridículos argumentos y engaños. Ya es tarde, nosotros y ellos sabemos: de persistir en el fraude, solo ganaran un poco mas de tiempo, hasta que el tinglado de la llamada transición y modelo actual se desmorone.
LIBERTAD CONSTITUYENTE, HACIA LA REPÚBLICA CONSTITUCIONAL..je..je.. y no hay otra. Salú2 y buen verano.