Injusticia y Administración Pública

1

La triplicidad administrativa del estado autonómico subraya la necesidad del control judicial de una burocracia que inunda las parcelas más importantes de la acción humana, desde la económica, hasta la familiar. La garantía de ese control no sólo debe alcanzar a la ciudanía, sino también controlar las relaciones recíprocas de las distintas administraciones en los conflictos que entre ellas surjan, lo que por su multiplicidad eleva exponencialmente la posibilidad de litigio, sobre todo de orden competencial.

García-Trevijano descubre y demuestra en su obra “Teoría Pura de la República Constitucional”, como sin separación de poderes en origen, el control jurisdiccional de la actuación administrativa resulta imposible. Mientras la organización de la autoridad estatal de juzgar y hacer cumplir lo juzgado dependa económica y funcionalmente del Ministerio de Justicia o de las Consejerías de Justicia en los casos de competencia transferida, la propia administración será juez y parte en todos y cada uno de los asuntos que se solventen en vía contencioso-administrativa. Entretanto un Consejo General del Poder Judicial elegido por la sociedad política designe el escalafón y destino de los jueces y magistrados de este orden jurisdiccional, como ocurre en los restantes, nos seguiremos moviendo en el terreno del “como si” existiera una independencia judicial imposible donde sólo hay división de funciones de un único poder.

 Motivos de interés y orden público guían así las resoluciones contencioso-administrativas con consideraciones de oportunidad, alcance económico o político del asunto a resolver como premisas para decidir sobre la juridicidad de actos administrativos y normas emanadas de las distintas administraciones públicas. La Razón de Estado elevada al estrado, con toga, chapa y puñetas.

La independencia judicial del orden contencioso es idéntica al de las antiguas Magistraturas de Trabajo franquistas, que fuera de la jurisdicción y sin ser verdaderos tribunales, se encargaban de aplicar la normativa laboral del régimen en los conflictos surgidos en las relaciones de trabajo entre patronos y obreros mediante una actuación administrativa paternalista, que se declaraba así misma protectora de los importantes intereses en juego.

Creative Commons License

Este trabajo de Pedro M. González está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Si desea realizar un pequeño donativo para contribuir al mantenimiento del Diario Español de la República Constitucional y los gastos de alojamiento, puede hacerlo pulsando el siguiente botón:

Donar

No hay publicaciones para mostrar

0 0 votos
Valoración
Suscripción
Notificar si
1 Comentario
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Gonzalo Alvarez

La separación de poderes es imprescindible,pero no sería suficiente para consolidar la independencia judicial en esta Monarquía borbónica de partidos y de autonomías.La independencia judicial no estará consolidada,ante el reino del poder legislativo,mientras los jueces no tengan capacidad de apreciar la inconstitucionalidad de las leyes.Tampoco la independencia judicial estará consolidada,ante el descaro del poder ejecutivo,mientras haya una sola actuación de gobierno,que no esté sometida a la jurisdicción contencioso-administrativa.