Perífrasis política

0

¿Dónde ‘exiliamos’ a Juan Carlos? EL ESPAÑOL 09·06·2020

“Dentro de 10 días, Felipe VI celebrará su sexto aniversario desde que fuera proclamado nuevo rey de España…”

DRAEL: PROCLAMAR
2. tr. Declarar solemnemente el principio o inauguración de un reinado u otra cosa.
4. tr. Conferir (conceder o asignar) a alguien, por unanimidad, algún cargo.

6. prnl. Dicho de una persona: Declararse investida de un cargo, autoridad o mérito.

El Rey abdica El País Madrid 2 jun 2014
No se va cuando algunos se lo pedían, en 2012 o 2013, sino cuando él ha decidido, ya recuperado de su operación de cadera en plena actividad con múltiples viajes oficiales. El Rey ha decidido abdicar para dejar paso a su hijo. “Una nueva generación reclama el papel protagonista para afrontar con renovada intensidad los desafíos”.

DRAEL: ABDICAR
1. tr. Dicho de un monarca: Ceder la soberanía de su reino o su corona (si no tiene soberanía) a otro, o renunciar a ella; dejación voluntaria, dimisión, apartamiento, desistimiento.

https://elpais.com/politica/2014/06/02/actualidad/1401697005_470180.html

Por favor leer con detalle el párrafo cuarto de la noticia de El País. Primero solucionar los asuntos económicos, cerrar las finanzas con los hermanos árabes y tras ingresar en Suiza, me voy.

Cada verbo, cada acción, cada medida y cada propuesta está calculada para no incurrir en fallo, pero si se cotejan esas decisiones con su sentido etimológico y sintáctico, se observa la falsedad del mensaje. Parece más bien esto:

Real Decreto de 24 de julio de 1889 por el que se publica el Código Civil

Artículo 661. Los herederos suceden al difunto por el hecho solo de su muerte en todos sus derechos y obligaciones.
Artículo 991. Nadie podrá aceptar ni repudiar sin estar cierto de la muerte de la persona a quien haya de heredar y de su derecho a la herencia.
Artículo 997. La aceptación y la repudiación de la herencia, una vez hechas, son irrevocables, y no podrán ser impugnadas sino cuando adoleciesen de algunos de los vicios que anulan el consentimiento
Artículo 1003. Por la aceptación pura y simple, o sin beneficio de inventario, quedará el heredero responsable de todas las cargas de la herencia, no sólo con los bienes de ésta, sino también con los suyos propios.

La proclamación la hace el Parlamento, por lo que Felipe no se proclama (en este caso el verbo NO es pronominal), le proclaman, como en 1975 lo hicieron las Cortes Españolas con su padre.

La facultad de nominarle “rey” la hace una institución ajena a la monarquía, el poder legislativo. En cuyo caso, también lo puede revocar y deslegitimar, cuando así se prevea por ley. Por favor, obviar la “voz en off”, que solo dice bobadas. Observar quién está tras Juan Carlos y que será intérprete destacado de sus trapicheos.

Felipe Borbón NO es heredero, todavía, de su padre, pues éste NO ha muerto. No hereda la corona, la recibe como donación, por renuncia de Juan Carlos. Esa donación no contiene soberanía, pues la ley de XII-1978 lo excluye taxativamente. Por ello, Juan Carlos no abdica, pues carece de soberanía, Juan Carlos dimite del cargo conferido; o en otros términos de la lengua: dejación voluntaria, dimisión, apartamiento, desistimiento. Queda más ampuloso e hiperbólico decir que abdicó, pero carece de verdad.

Felipe Borbón renuncia a la herencia de su padre como comisionista con los árabes y “donaciones” del Golfo Pérsico, pero debe saber, que no puede legalmente, pues se lo impide el art. 991 del C.C. Si sobrevive a su padre, ese capital -en cuentas opacas- lo rechazará para sí mismo y su descendencia en la orfandad. Por cierto, una vez abierta la cuenta en Suiza, con los titulares conocidos y avisados sus beneficiarios, hace un año y medio ¿por qué no se averiguó el origen de la fortuna, las rentas y su situación fiscal? Si no cabía aclaración, ¿por qué no exigió su exclusión? Añado: si el contenido pecuniario no es transparente, ¿han renunciado sus hijas? ¿Quién más es beneficiario? ¿Intervendrá la Fiscalía Anticorrupción y Crimen Organizado? ¿Se ha pedido a Suiza, Comisión Rogatoria, para toda cuenta a su nombre, o de sus testaferros?

Análisis de la noticia de El País de junio 2014: tras los sucesivos escándalos de cacerías, de faldas, de comisiones, de salud, negligencias políticas, viajes, etc., es indecente y mentira afirmar, que se va cuando ha decidido. Ha presionado su hijo (tal vez su nuera), su casa, los medios de comunicación, sus médicos, los partidos, ejemplos foráneos, incluso se incrementa el republicanismo. No ha sido motu proprio, sino una concatenación de hechos incidentes y propelentes, que no permitían su obcecación. Él mismo lo explica: “una nueva generación reclama el papel protagonista…”. Dice El País: “el Monarca, una vez tomada la decisión, multiplicó sus actos y sus viajes de contenido económico, en especial al Golfo Pérsico…” Esa era su voluntad: acudir para cobrar las operaciones en marcha; tras ello, dimitió.

En otro orden de temas. La sucesión en 2014 de Felipe a su padre, ¿se realiza por el artículo 1003 del C.C.? ¿Afecta a su condición de sucesor una solicitud de inventario? La línea de sucesión tomada por Felipe implica aceptar unos derechos y rechazar otros, ¿se extenderá a la integridad de la casa Borbón? ¿Es tolerable acoger sólo lo que conviene? Por cierto en 2014, cuando dimite Juan Carlos, ¿dónde está el movimiento feminista, que no lucha por otra mujer?

La propiedad del lenguaje es facilitar la exacta comunicación de los hechos, para que todos sean partícipes de lo sucedido y puedan analizar y decidir su apoyo, su rechazo o la neutralidad en su interpretación y diligencia. La comunicación no se efectúa con absoluta limpieza y claridad, si se oculta parte de ella, o se tergiversa lo sucedido, o se añaden detalles inexistentes, o se camuflan y maquillan las palabras duras y categóricas. En España hace decenas de años, que llamamos a las cosas cobardemente: consenso, diálogo, adhesión, unanimidad, foros, mesas, ajuste fino, coloquios, etc., para transigir, tolerar, acomodar, pactar, etc., lo que es inmoral e indecente colectivamente.

Los eufemismos, símiles, sinónimos, semejanzas, analogías, perífrasis… han destrozado la verdad. España ya no es España, es el Estado español; los territorios son nacionalidades preestatales; las antiguas agencias españolas ahora son estatales, como la Agencia Española de Meteorología, ahora Agencia Estatal; la Fiscalía del Estado es del Gobierno; el Erario es divisible autonómicamente; la soberanía es cultural y lingüística; la sanidad pública es fraccionaria y partidaria; el Centro de Investigaciones Sociológicas es gubernativo; no se llama AVE en Cataluña; y así cada día, cada mes, cada gobierno da un hachazo a la Nación. Nos hemos propuesto desmentir a Otto von Bismark, que dijo:

“España es el País más fuerte del mundo, los españoles llevan siglos tratando de destruirla y no han podido”.

Bismark no imaginó la falsedad, que hemos acumulado tras la muerte del dictador.

4.7 10 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Thulio Moreno está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Suscripción
Notificar si
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios