San Pablo y los partidos

3

Hemos pasado del non est potestas nisi a Deo de San Pablo al non est potestas nisi a partibus del Estado de partidos: del “no hay poder que no provenga de Dios” al “no hay poder que no provenga de los partidos”.

La sentencia del de Tarso no es poca cosa. Implica que el poder terrenal es irreal, dado que el poder último reside en la omnipotencia divina. El poder de Dios es creador, constituyente de todo lo que existe. El mundano, en cambio, es un poder constituido sin capacidad de creación, limitado por lo existente. Andando el tiempo, esto provocó un largo conflicto entre la Iglesia y los monarcas –sobre la legitimidad del ejercicio del poder terrenal– que acabó por saldarse con el derecho divino de los monarcas –que, a su vez, fue superado cuando Napoleón se negó a ser coronado emperador por el Papa y se coronó a sí mismo–.

Los siglos enseñaron a la humanidad que no tenía por qué aceptar pasivamente que la toma de decisiones en los asuntos que le afectaban estuviera, por gracia divina, en manos de monarcas, aristócratas o la Iglesia. Con las revoluciones inglesas, americana y francesa, descubrió que tenía derecho natural a tomar parte en esas decisiones. Y aún más importante: la humanidad descubrió que el conjunto de sus individuos era el único legítimo depositario del poder constituyente terrenal.

Los distintos cuerpos sociales se reunieron, entonces, en grupos para defender sus intereses comunes. Cada uno de estos colectivos adoptó el discurso de que la defensa de los intereses de sus integrantes implicaba la defensa de los intereses de todos, aún incluyendo a los que no formaban parte de ese grupo. Hoy reciben el nombre de partidos.

¿Qué ha cambiado desde entonces? Si los monarcas y la Iglesia ayer se arrogaban el poder constituyente –el que establece cuáles son las reglas del juego político–, ese espacio está hoy ocupado por los partidos. No está un peldaño más cerca de los ciudadanos, el obstáculo ha cambiado de nombre. Pero aún es el mismo obstáculo: “El poder es mío por derecho, yo velaré por ti”. Este era el discurso de los monarcas, de los aristócratas, de la Iglesia y hoy de los partidos.

Los partidos son imprescindibles. Son el producto de la libertad de asociación, que es irrenunciable. Ahora bien, es enemigo de la sociedad cualquier partido que pretenda o de hecho se arrogue los poderes políticos que son natos a cada individuo: el de elegir de forma directa a su Gobierno, el de ser representado y, aún más importante que los anteriores, el de constituir las reglas del juego político bajo el que vivirá. Los divinos que usurpan –mediante su integración en la maquinaria del Estado– los poderes políticos de cada ciudadano son enemigos de los ciudadanos.

Esta es la realidad contra la que trabaja el divinizado Estado de partidos: no hay poder que no provenga de los ciudadanos.

 

 

0 0 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Javier Torrox está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
3 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Hola, Javier: dices, que “los partidos políticos son imprescindibles” por ser productos de la libertad. Es cierto, pero requiere una reflexión. Los socios, afiliados, militantes, partícipes o colegiados lo son voluntaria y libremente, pero todo cambia, cuando el estatuto, reglamento, normativa, ordenanza o norma de régimen interior, no permite que exista plena libertad política colectiva.
Los estatutos de partido suelen decir, que hay vías para proponer, corregir, suprimir o aprobar ideas y medidas de acción. Se aportan a la asamblea de agrupación, que la eleva a la local, que la eleva a la provincial, que la eleva a la estatal, que la inserta en los acuerdos para el comité ejecutivo. ¿Crees, que lo original concuerda con la acción de la ejecutiva?
Pero además, las ejecutivas sucesivas, que se deben -cada una de ellas- al cacique inmediato superior, ¿crees que admitirán el posible cambio, o se resistirán?
Y añado, los partidos en España, -y en cualquier país- funcionan como empresas, ¿en qué empresa deciden los trabajadores, quién será el director general? Lo eligen exclusivamente las cúpulas. ¿En qué empresa existe régimen disciplinario para el presidente o el secretario general? ¿Cuándo la afiliación básica y colectiva, depone a un presidente o secretario general? Lo hacen los barones.
¿Acaso no conocemos expulsiones de asociados, que acusaron con evidencias a sus gestores y fueron condenados por deslealtad?
¿Son necesarios los partidos que existen en el Estado y no, si son ajenos?
Cuando hablamos de partido, de qué hablamos, ¿de los traidores a la sociedad civil? Nuestro concepto de partido NO es el que ellos son. ¿Acaso no conocemos a secretarios generales consentidores de asesinatos de Estado? ¿Hubo investigación, incriminación y condena? Están por encima de la ley. Esos partidos son PRESCINDIBLES.

¡¡Qué magnífico y esclarecedor artículo!!… Felicitaciones Javier.

Otra vez muy atinado, como siempre.