¿Lo llamaban democracia?

2
Fig. 17. Equipo Diorama. Otoño 1976. S.P.

Podemos volver entonces sobre nuestra pregunta: ¿todos lo llamaban democracia? Acabamos de plantear que entonces había mucha gente que no tendría por qué hacerlo. Para demostrar que, además, mucha gente activamente no lo hacía, basta con interpretar otro graffiti, también aparecido en el otoño de 1976 [fig. 17]. Alude, de nuevo, al referéndum de diciembre. La pintura tribal de la escena tiene su pequeña historia: una televisión representa las directrices propagandísticas que conducen a unos alegres ciudadanos hasta una urnainodoro, donde depositan su voto (“por favor después de votar sírvase de tirar de la cadena”). Aquellos que no lo hacen son perseguidos por la policía (los “guardianes de la democracia con urna y fusil en su cruzada contra los no creyentes”). Aquí resultan transparentes el descrédito del sistema representativo, la relación entre el proceso de transición y la violencia política y la valencia poderosamente negativa que, en ese contexto, adquiere la palabra “democracia”. Desde los datos que proporciona este mural, para los jóvenes de la transición la democracia es el discurso legitimador del estado postfranquista.

Esta bivalencia entre una falsa democracia existente y una democracia verdadera por venir reaparece obsesivamente en muchos textos de la época. Si vamos a un editorial de la revista Ajoblanco, contemporáneo de la pintada, esto se hace todavía más claro:

 

Hay quien afirma que este país va encontrando la normalización […]. A nosotros nos parece que [no] […] porque, después de 40 años de dictadura e imposiciones fascistas, la España cotidiana no tiene interlocutores ni organizaciones; en su día fueron todas acribilladas por la fuerza. Las fuerzas de izquierdas que actualmente se esfuerzan por resurgir o nacer no pueden hacerlo con normalidad. Han de ir pactando constantemente con el gobierno. […] Libertad, nada de nada; el pueblo no la tiene y si en algún momento la consigue, luego la paga muy cara (muertes-multas-secuestros-amenazas). […] El pueblo real necesita libertad […] para realizar asambleas en todos los lugares (Fábricas, Barrios, Pueblos y Ciudades); […] para poder crear […] sus organizaciones y sus representantes auténticos; […] sus verdaderos objetivos y su política. Entonces […] podremos creer en el proceso de la reforma, en el proceso de la soberanía popular y en todas estas cosas que hoy, sin ningún respeto y con toda la confusión del mundo, proclaman con tanto orgullo los que no son ni pueden ser nunca Demócratas. Si han olvidado el verdadero significado de Democracia nosotros no, así como tampoco tenemos miedo a no ser olvidadizos (Ribas 1976).

 

Las cursivas son mías. Señalan los lugares del texto donde el lenguaje oficial de la transición a la democracia (normalidad, normalización, pacto, reforma, soberanía…) aparece inflexionado en una perspectiva ciudadana. La lengua consensual de los años setenta es presentada así como un discurso de la falsa democracia (“los que no son ni pueden ser nunca demócratas”), opuesto al “verdadero significado de Democracia”. Si el estado en transición asumía la posibilidad de crear la democracia sin la existencia previa de ciudadanos, presuponiendo su aparición como efecto derivado de la acción de las estructuras políticas adecuadas, este texto defiende la existencia de una ciudadanía sin representación (“la España cotidiana”) a la que no se permite emerger. Desde la ya mencionada importancia que estos jóvenes atribuyen a la conformación del espacio público (a la unión entre urbanismo y política), que el propio título recoge (“Hyde Park”), el texto reclama una democracia basada en el ejercicio de las libertades civiles y políticas, como precondición para el desarrollo de una representación política legítima (“representantes auténticos”).

 


Fragmento del artículo original: ¿LO LLAMABAN DEMOCRACIA? La crítica estética de la política en la transición española y el imaginario de la historia en el 15-M, de Germán Labrador Méndez (Princeton University).

http://www.archivodelafrontera.com/wp-content/uploads/2014/01/Lo-llamaban-democracia-de-Germ%C3%A1n-Labrador.pdf

 

0 0 votos
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Germán Labrador Méndez está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Si desea realizar un pequeño donativo para contribuir al mantenimiento del Diario Español de la República Constitucional y los gastos de alojamiento, puede hacerlo pulsando el siguiente botón:

Donar

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
2 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Thulio Moreno

La palabra DEMOCRACIA no tiene “copy rigth”. La palabra democracia, que originalmente aludía a parte de la población y NO a toda, carece de interpretación adecuada usualmente; sólo quien ha estudiado con profundidad su origen y su evolución, puede discernir entre la paja y el grano. La palabra democracia, prístinamente, no era lo que pedían las organizaciones y grupos políticos de entonces. La palabra democracia es torticeramente empleada, para descalificar la dictadura, pero no para reclamar la LIBERTAD colectiva. La palabra democracia era la apariencia de la felonía y la deslealtad a las masas históricamente ignorantes. La palabra democracia en labios de aquellos “siete padres de la prostitución”, es perjurio de compromiso. La palabra democracia, en fin, es lo que NO tenemos.

Juan

En los tiempos en que la plebe creía a pies juntillas que La Tierra es plana y que El Sol gira alrededor de La Tierra (fíjense que brutalidad e ignorancia tan monumentales), ¿alguien podría haberles hecho entender que no era así?

De igual manera suceda ahora con esa PARTITOCRACIA, en la que casi nadie está preparado para conocer la verdad ni tampoco para denunciar tal nivel de mentira.

Fijaos que D. Antonio García-Trevijano acuñó el término de RUPTURA DEMOCRÁTICA basándose precisamente en el concepto de RUPTURA DE PARADIGMAS CIENTÍFICOS.

En España pueden hacer la prueba, yo suelo hacerla con personas que no están en alguna pocilga de corrupción ética o moral; hablen a personas honradas acerca de LA PARTITOCRACIA, de LA DEMOCRACIA REPRESENTATIVA, DE LA LIBERTAD POLÍTICA COLECTIVA; háblenles de cuán confundidos y errados están, explíquenselo todo ello lo más despacito y clarito que puedan (como si trataran con alguien de esos siglos que creían a pies juntillas lo de La Tierra plana, etc.); pues bien, comprobarán que responden con algún tipo de PASIÓN QUE A LA QUE SEGURAMENTE D. ANTONIO YA HABRÁ PUESTO UN NOMBRE ACERTADO, es decir, casi que no habrá manera, en un principio, de que asimilen, entiendan, acepten y se rebelen contra todo lo que un REPÚBLICO ya sabemos a CIENCIA CIERTA.

Hay que tener paciencia; pero, por eso puntualicé que hagan la prueba con personas honradas (por ignorantes y confundidas que están) y no intenten hacerlo con personajes corrompidos moral y éticamente (a nadie se le ocurre que si le explicas a un CORRUPTO DE LOS MUCHÍSIMOS, INFINIDAD, QUE HAY EN ESTE RÉGIMEN DE PODER OLIGÁRQUICO-ETC., los claros conceptos de DEMOCRACIA REPRESENTATIVA, LIBERTAD POLÍTICA COLECTIVA, ETC. un corrupto, pesebrero, etc. vaya a convertirse en alguien honrado, ético, etc.).

Ergo, ¿qué nivel de podredumbre moral, ética, etc. existe en España?

Saludos, amigos repúblicos.