La sinrazón de Estado

5

Cuando más útil sería un abierto diálogo sobre las materias espinosas que preocupan a la opinión, en los efímeros momentos de comunicación de la sociedad política con la civil, los partidos las retiran de sus campañas electorales, por un sentido de la responsabilidad que sólo ellos padecen. La «responsabilidad de Estado» sustituye la información y el conocimiento por el secreto y el rumor para que el sigilo haga verosímil la grandeza del gobernante.

Lo sucedido con la peseta puede repetirse con otra brusca devaluación de la ley y la judicatura. Y cuando ocurra, también se explicará por razones de Estado. La transición ha cambiado el lecho del patriotismo desde la nación al Estado. Maquiavelo creó, para el Príncipe de la fuerza, un nuevo título de nobleza, la «Razón de Estado». El nuevo patriotismo pone títulos de grandeza a todo lo que puede llamarse «de» Estado. Funerales y bodas, almuerzos y viajes, hombres y políticas alcanzan la excelencia suprema si son «de» Estado. Todo se santifica, incluso la alcantarilla y el crimen, con la razón de Estado. Una piadosa reverencia, hacia las cosas «de» Estado, justificaría la rectificación de la injusticia cometida con los héroes «de» Estado.

Expusieron su vida, más allá del deber y de la ley, en defensa del monopolio estatal de la violencia. Y combatieron el terrorismo, con terrorismo, sin delatar a sus jefes. Pero dejemos que el análisis desplace a esta cruel ironía de los hechos. No hay disculpa para el terror. No hay excusa para el crimen. Pero como hay terror y crimen, necesitamos protegernos. La sociedad confía esta misión a la parte de ella misma que retiene el monopolio de la violencia, al Estado.

Por ser parte de un todo, el Estado represivo no somos todos. El hecho de que represente a todos no quiere decir que actúe en interés o por cuenta de todos. Eso dependerá de que acepte comportarse, en materias de orden público, conforme al criterio civilizador del todo social de que forma parte y a quien, en realidad, pertenece. Pero si el Estado se arroga la tutela de la sociedad, si tiene razones para actuar que la sociedad no debe o no puede conocer, como las del adulto frente al niño, entonces no puede exigirnos colaboración o asentimiento.

La concepción patriarcal de la autoridad, que no es rasgo privativo de las dictaduras sino denominador común de los Estados de partido o de partidos, nos condena a permanecer en la infancia moral y en la idiotez mental. Si la sociedad gobernada no tiene tutela efectiva sobre el Estado gobernante, si no existe control democrático del poder, como en España, las razones de Estado se oponen a la razón que no las comprende. Y la «sinrazón» se instala para que nos inclinemos ante la violencia de las acciones, como los pueblos primitivos, sin pedir conocimiento de causa.

El Estado no puede tener una razón distinta de la que tiene quien se la presta. Porque el Estado, que sólo es acción, carece de fuentes propias de pensamiento. No ve ni conoce las raíces de la violencia. Actúa sobre lo único que puede ser actuado cuando falta la inteligencia de las «cosas» sociales. Sobre sus efectos visibles e inmediatos. Y a fuerza de tratar sólo con efectos llega a creer, como ocurre con las acciones rutinarias, que son ellos la causa de sí mismos.

Entre un jefe de Gobierno y un agente de policía no hay, en esta materia, la menor distancia de mentalidad. Ambos creen que atacando a los perturbadores del orden se desmorona la causa social o política del desorden. Esta es la buena conciencia de todas las políticas represivas. Y el motivo de que el Ministerio del Interior pueda ser dirigido, de la misma manera, por un catedrático fascista, un aristócrata carlista o un electricista socialista. No puede haber diferencia entre el orden público de la dictadura y de la democracia, si la sociedad no proporciona al Estado desde el exterior, en un clima de libertad de pensamiento, la reflexión que necesita sobre las causas que originan la violencia. Y esto es lo que falta. La única reflexión de que es capaz el Estado, la represiva, jamás puede alcanzar, por la naturaleza material de los medios y del campo donde se aplica, a las relaciones invisibles que ligan las aspiraciones concretas de los grupos sociales, a las ideas abstractas y éstas a la acción terrorista.

La inteligencia de la sociedad, bloqueada por el miedo de parecer disculpatoria, sustituye la indagación de las causas sustantivas con la acumulación de adjetivos inculpatorios sobre los terroristas. Pero tolerar el crimen o el terror de los fondos reservados, por desconocimiento de la manera civilizada de acabar con el terrorismo, es comenzar a legitimar la barbarie contra una sociedad anestesiada con la «sinrazón» de Estado.

Artículo aparecido originalmente en EL MUNDO a 21 de mayo de 1993

5 1 voto
Valoración
Creative Commons License

Este trabajo de Antonio García-Trevijano está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diarioerc.com/aviso-legal/
Si desea recibir notificaciones cuando nuevos contenidos sean publicados en el Diario Español de la República Constitucional, siga este enlace y suscríbase para recibir los avisos por correo electrónico.
Si desea realizar un pequeño donativo para contribuir al mantenimiento del Diario Español de la República Constitucional y los gastos de alojamiento, puede hacerlo pulsando el siguiente botón:

Donar

No hay publicaciones para mostrar

Suscripción
Notificar si
5 Comentarios
mas antiguos
nuevos mas valorados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Spinoza

carta de Spinoza a G.H. Schuller escrita en 1674

“Una piedra recibe de una causa externa, que la impulsa, cierta cantidad de movimiento con la cual, después de haber cesado el impulso de la causa externa, continuará necesariamente moviéndose (…) Y lo que aquí se dice de la piedra, hay que aplicarlo a cualquier cosa singular … es decir, que toda cosa es determinada necesariamente por una causa externa a existir y a obrar de cierta y determinada manera (…) Esa piedra … creerá que es totalmente libre y que la causa de perseverar en el movimiento no es sino que así lo quiere. Y ésta es esa famosa libertad humana, que todos se jactan de tener, y que tan sólo consiste en que los hombres son conscientes de su apetito e ignorantes de las causas por las que son determinados.”

Ese es precisamente el drama del pueblo español: es consciente de sus febriles deseos y ciegas pasiones, pero le falta todo proceso de autoreflexion que le del el conocimiento de las causas por la que es determinado. Pueblo pasional por tanto. De toros y fútbol no de universidades libres. Solo a través de la educacion puede invertirse el proceso, pero esta también es presa de las pasiones irracionales, como demuestra nuestros ministro.

Tomás García Bayarte

De acuerdo, Spinoza.

Luego, se debe ser leal a la causa de una idea debidamente estudiada y reflexionada. Por consiguiente, servir a un ideal y no, a los partidos políticos al servicio del Estado, ni a personas que se puedan morir. ¿Es así, la verdadera libertad política de la persona?.

Gracias, una vez más, por sus comentarios fundamentados en conceptos éticos.

Salud, Libertad y R.C.
Bcn.,29/02/2012(10:54).

Sergio G-M

Magnífico articulo, y como ya se comento en otro, convendría bastante separarlo en parrafos.

Gran comentario, Spinoza. En el caso de la cuestión española ,sí, es verdad que el nivel de conocimiento en este país puede diferir con respecto a otros . Aunque no es solo un tema de instrucción, la cuestion de las pasiones y los instintos humanos explotados con fines concretos, es un drama universal en el siglo del yo.

Carlos Prada

Totalmente de acuerdo Spinoza.

No es la represión del sentimiento la clave sino la gestión inteligente del mismo. No es eliminar la pasión sino aceptarla, asimilarla y si cabe sublimarla.

Por desgracia, y anque hoy día sabemos que eso se puede fomentar en las escuelas y en casa, no lo hacemos, porque al fin y al cabo todos los que somos padres deberíamos saber que ése es uno de los objetivos fundamentales de la educación, generar la capacidad de autocontrol del niño y posterior adulto.

Supondría generar espíritu crítico y eso es peligroso.

Saludos

Luis "er Maki"

Cuando se renuncia a principios de Justicia y se vulneran derechos en nombre a la razón de Estado, el problema se dará SIEMPRE: “hasta donde ponemos el límite” y nos podemos encontrar con verdaderas aberraciones comos las sufridas en nuestro solar patrio: Hoy OTAN de entrada NO y luego OTAN SI y hasta les ponemos su Secretario General, en la lucha antiterrorista…mas de lo mismo unas veces toca GAL y Guerra sucia, luego “por razón de Estado” arrastraremos las togas por el polvo del camino. En el Sistema financiero, en el 2008…contamos con el Sistema Financiero mas solvente del Mundo y meses después tapando las grietas con fondos públicos y salvando “culos” con perdón, para tapar responsabilidades no se si penales pero por lo menos administrativas SEGURO.

Tener “pufos” por todos lados, por “razón de Estado” debería proporcionarnos la premisa que nos venden…lo que perdemos en libertad, lo ganamos en seguridad y bienestar…¡¡ Miren por donde…!! PERDEMOS LIBERTAD Y ENCIMA, NUESTRO INDICE DE BIENESTAR ES INEXISTENTE.

Amigos repúblicos nosotros no tenemos dudas, Libertad, Democracia y República Constitucional.

Salú2.